Skip to content
 

Cinco ideas que dan vida a su jardín

Consejos de jardinería que le ahorrarán tiempo y dinero en esta primavera.

In English | Es la época del año en que los amantes de la jardinería se inquietan. Es cuando las plantas de perennes están en condiciones deplorables. Los arbustos necesitan podarse. Antes de ensuciarse las manos, ahorre tiempo y dinero con los siguientes consejos prácticos de jardineros expertos  —que también le facilitarán ocuparse de su jardín a medida que el clima se hace más cálido—.

1. La limpieza

Su casa no es la única cosa que necesita una limpieza de primavera. Deje el cubo y el trapo, y salga con un rastrillo y unas tijeras podadoras. Recoja los desechos. Rastrille los macizos de flores, y quítele las hojas muertas a los árboles y arbustos. Utilice unas pinzas de largo alcance para poder llegar a esos rincones difíciles de alcanzar. (Busque una en una tienda de suministros hospitalarios, no en el vivero local).

Si no podó sus plantas en el otoño, debe hacerlo ahora. Pero a diferencia del otoño, cuando los desechos de poda pueden servir como una capa de abono, el mantra de la primavera es cortar y recolectar. "Recoja todos los recortes", dice Charlie Nardozzi, asesor de jardines de Shelburne, Vermont. "De tal forma evitará la contaminación de los brotes nuevos por plagas y enfermedades que hayan sobrevivido al invierno en el jardín".

“Mientras se desplaza por el jardín, lleve a rastras uno de esos trineos plásticos en forma de platillo para recolectar los recortes y desechos de poda”, dice Melinda Myers, autora, horticultora y presentadora del programa de televisión Great Lakes Gardener (La jardinera de los Grandes Lagos) en Milwaukee. “Le será más fácil arrastrar los desechos a su montón de maleza o a la calle, si los recogen en su barrio”, añade.

2. Deshierbar para cosechar

A los aficionados a la jardinería ni siquiera les gusta pensar en arrancar las malas hierbas, pero si no se demora en realizar esta tarea a medida que brotan dichas hierbas, ahorrará tiempo y energía en el verano. Myers aconseja tomar el café del desayuno en el jardín y dedicarse unos 5 a 10 minutos a quitar la maleza. "Las malas hierbas son fáciles de ver en la primavera, y la tarea no resulta enorme si se eliminan poco a poco", dice.

3. Primero diseñar; luego comprar

Antes de abrir su billetera, camine por su jardín, cuaderno en mano y anote las partes soleadas y las sombreadas. Este paseo le ayudará a evitar comprar plantas o semillas que no puedan crecer bajo las condiciones de su jardín —sea cual sea su deseo—. "No tiene sentido gastar dinero en comprar plantas que necesitan sol la mayor parte del día y si su propiedad está llena de árboles que dan sombra en el jardín", dice Myers.

A medida que florecen los bulbos en la primavera, marque su ubicación en un croquis o plano del jardín, para evitar sembrar plantas anuales o nuevas en el mismo lugar. Mientras explora, busque áreas que pueda rediseñar para minimizar su mantenimiento. Considere sembrar arbustos, cubiertas vegetales o pastos ornamentales para disminuir la cantidad de césped y arriates de flores."Es muy fácil combinar plantas —arbustos pequeños que se extienden rápidamente— para lograr un efecto frondoso que no solamente asfixia a las malas hierbas sino que recuerda el aspecto de las casas de campo", dice Felder Rushing, autor de Slow Gardening: A No-Stress Philosophy for All Senses and Seasons (La jardinería paso a paso: una filosofía sin estrés para todas las épocas y sentidos), libro que se publicará próximamente.

4. Afilar y podar

Algunas plantas —los pastos ornamentales, los rosales y los arbustos que florecen en la primavera, como la forsitia y el lilo— necesitan podarse en la primavera. Corte todas las ramas que estén muertas, enfermas o dañadas, dice Cayleb Long, curador de los arriates de plantas del Jardín Botánico de Brooklyn. Pero no corte demasiado. "No lo tiene que podar todo en forma de compactas albóndigas o caramelos de gelatina", dice Rushing. "Debe permitir que algunos arbustos se desarrollen en forma natural". 

Antes de utilizar las tijeras podadoras, afílelas; según Nardozzi, no tendrá que hacer múltiples cortes en cada rama, así no se le ampollarán tanto las manos y sufrirá menos dolores de espalda. La herramienta más sencilla para el afilado es una lima plana de ocho pulgadas que se encuentra en cualquier ferretería por aproximadamente $8 o $10. Busque una con mango para facilitar su uso, y considere usar lentes protectores y guantes para protegerse. Y no se le olvide el mantenimiento de la cortadora de césped.

"Lo mejor que puede hacer para su césped es hacerle el mantenimiento a las cuchillas de su cortadora de césped", dice Myers. "Será más fácil cortar el césped, este lucirá mejor y utilizará menos gasolina".

5. A plantar las flores de marzo y abril

Ahora es el momento de plantar los perennes para que estén listos cuando llegue el verano; así tampoco necesitará regarlos tanto. Si desea saltar el paso de iniciar la siembra de las plantas y las verduras en interior —y los gastos relacionados con las macetas de turba, los semilleros y las luces— las puede sembrar directamente en la tierra más o menos en la misma época en que trasplantaría las plantas del semillero que estaban dentro de casa. Debe esperar a que no exista riesgo de escarchas nocturnas que puedan causar daño a las semillas aunque los días sean cálidos que, según donde viva, puede ocurrir en cualquier momento desde mediados de febrero hasta mediados de junio. Siembre en hileras alternas y esparza las semillas, como lo indica el paquete, para que al crecer las plantas formen una cubierta densa que ahogue a las malas hierbas. Antes de sembrar, consulte el pronóstico del tiempo para la semana entrante, así evitará ser sorprendido por una escarcha inesperada. Tampoco debe sembrar en días ventosos: las semillas se pueden dispersar. 

"Tiene que colocar soportes ahora para reforzar los perennes con tallos flexibles, como las peonías y los delfinios", dice Nardozzi. Es más fácil que intentar forzar estas plantas en un armazón una vez que están desarrolladas. Utilice las ramas más pequeñas y delgadas que podó como estacas.

La mayoría de los expertos también aconsejan poner una capa de una a dos pulgadas de mantillo alrededor de los árboles y arbustos y en los macizos de flores para reducir el crecimiento de las malas hierbas. Además, la alimentación de las plantas en la primavera con un abono suave las hace menos propensas a las plagas y enfermedades más adelante, cuando desee disfrutar de los frutos (y las flores) de su arduo trabajo.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto