Skip to content
 

Poner las manos en la tierra para ejercitar la mente y el cuerpo

Cuidar el jardín puede alimentar el espíritu, además de mejorar el funcionamiento del cerebro.

In English | Si está buscando un nuevo ejercicio para la mente y el cuerpo, lo tiene allí mismo, en su jardín.

La jardinería no sólo relaja la mente sino que también permite hacer un ejercicio bastante bueno.

Cargar y esparcir el pajote y la tierra, mover las plantas y los arbustos, y pasar el rastrillo y excavar la tierra le harán transpirar y al mismo tiempo le fortalecerán los músculos y los huesos. Es excelente estirarse o doblarse para sacar las malas hierbas o sembrar, porque aumenta su flexibilidad.

¿Y quién necesita una cinta trotadora si tiene una podadora (claro, de las que no tienen motor)? No sólo quemará unas cuantas calorías, sino que disfrutará del aire libre y cuando termine tendrá un jardín muy bonito. ¡Y no tendrá que ir al gimnasio!

Cada primavera, los jardineros —principiantes o experimentados— se sienten atraídos por el aire libre ante la promesa de flores multicolores, césped verde y suntuoso, sol y aire puro. Diversos estudios muestran que estar en la naturaleza, aunque sólo sea con imágenes de la naturaleza, tiene un efecto relajante en la mente y el cuerpo, con lo cual se alivia el estrés y baja la presión arterial, según Karin Fleming, terapeuta horticulturista.  

Coseche lo que siembra

La jardinería también tiene otras ventajas. Si cultiva sus propios productos comestibles, obtendrá frutas y verduras frescas para sus comidas en el verano. Si planta flores en su jardín, podrá decorar su mesa con flores frescas. Y un poco de sol alegra el espíritu y ayuda a absorber de forma natural un poco  de vitamina D, que es tan saludable.

Según Fleming, las personas que han tenido que depender del cuidado de otros, la jardinería les permite convertirse en cuidadores. Fleming ayuda a personas que se están recuperando de derrames cerebrales, lesiones cerebrales y ortopédicas a retornar a la jardinería.  “[La jardinería] les da un sentido a su vida".

La jardinería además es una forma de relacionarse con otras personas. Cuando termine de sembrar podrá intercambiar consejos de jardinería con sus vecinos. O hacerse miembro de un club de jardinería comunitario. Tal vez quiera asistir a una clase de horticultura o de maestro jardinero en un vivero local, un centro docente para adultos o en una universidad. También puede trabajar como voluntario para cortar el césped o podar los árboles, si hay alguien que lo necesita.

Si vive en un apartamento o no cuenta con espacio suficiente para tener un jardín en su casa, puede ayudar a sus amigos a cuidar sus jardines o ir a un jardín comunitario. En algunas huertas comunitarias cada persona tiene su propio pedazo de terreno, y en otros los socios se ocupan de sembrar y de cosechar en todo el jardín. A los habitantes de las ciudades, que están ansiosos por disfrutar de la naturaleza, también les gusta mucho los jardines en las terrazas de los edificios.   

Entonces ¿por qué no hacerle un poco de bien a su cuerpo? ¡Póngase sus guantes de jardinería y salga al aire libre!

Consejos de seguridad

Si bien no se considera a la jardinería como una actividad de alto riesgo, se debe tomar en cuenta algunas cuestiones de seguridad. Como la jardinería incluye actividad física es aconsejable tener mucho cuidado para no lastimarse ni de quedar adolorido hasta el punto que no pueda hacerlo otra vez.

Respete el clima

Si bien es cierto que un poco de sol puede ser saludable, es mejor que se ponga protector solar y ropa que le cubra la piel si va a pasar más de unos cuantos minutos al aire libre. Escoja un buen protector solar (con un índice de protección, SPF, de 15 como mínimo) que lo protege contra los rayos UVA y UVB. Es mejor vestir una camisa de color claro y tela delgada, con mangas largas y un sombrero de ala ancha para protegerse del sol en la cara, orejas y cuello. Recuerde que el sol puede quemarle incluso cuando el día está nublado. Además, tenga a mano una botella de limonada o agua fría para mantenerse hidratado. Si hay relámpagos entre a su casa.

Vestirse para protegerse

Además de protegerlo del sol, la ropa apropiada también lo resguarda de posibles peligros que pueda haber en su jardín. Por ejemplo, los guantes de jardinería y un pantalón largo le protegerán las manos y las piernas de picaduras de insectos, espinas, rasguños y plantas venenosas. Los zapatos con suela antirresbalante impedirán que se resbale en el barro o el agua. Y los lentes le protegen los ojos de productos químicos usados en jardinería o de ramas pequeñas, rocas y otros desechos que pueden salir volando cuando utiliza el equipo de jardinería.

Prepare su cuerpo para la actividad física

Caliente el cuerpo de la misma forma como lo haría antes de cualquier otro ejercicio. Haga marcha estacionaria por algunos minutos o dé un par de vueltas alrededor del jardín. Luego estire la espalda, los brazos, las piernas y el cuello antes de empezar a trabajar en el jardín. También debe estirar los músculos una vez que haya terminado de trabajar en el jardín, en especial la espalda, las piernas y los hombros.

Cuide su espalda

Por lo general, la jardinería exige doblarse y muchas veces levantar objetos pesados. Si lo hace mal, puede poner mucha presión en la parte baja de su espalda. Una buena técnica para sembrar plantas o levantar las hierbas es agacharse con una rodilla apoyada en el piso, en lugar de doblarse en la cintura, según recomienda el experto en acondicionamiento físico, Wayne Westcott. Alterne las rodillas cada dos minutos. Es bueno utilizar rodilleras o almohadillas para arrodillarse (disponibles en las tiendas de jardinería o herramientas). También puede comprar una silla de jardinería, para estar sentado y no tener que encorvarse para llegar hasta la tierra.

Cuando levante arbustos o bolsas de tierra o de desechos, mantenga la espalda derecha y doble las rodillas, utilizando las piernas, no use la espalda al levantar peso. Tenga cuidado de no torcer el cuerpo. Si se trata de algo muy pesado, no lo levante solo, pídale ayuda a alguien o utilice una carretilla.

Camine derecho

Otras actividades relacionadas con la jardinería como podar el césped y pasar el motocultivador, pueden presionar la parte baja de su espalda, según Westcott, quien ha escrito 20 libros sobre entrenamiento con pesas y es director de acondicionamiento físico en la YMCA South Shore,en Quincy, Massachusetts. Evite las torceduras manteniendo la espalda derecha en vez de doblarse hacia adelante en la cintura cuando está empujando una podadora o un motocultivador.

Preocúpese por su postura

Una buena postura le evitará dolores y malestares después de usar el rastrillo y la azada. No se incline hacia adelante ni hacia atrás y tenga cuidado de no torcer el cuerpo. Westcott aconseja pasar el rastrillo en forma diagonal frente a su cuerpo, manteniendo los pies a una distancia que sea como mínimo el ancho de sus hombros y los brazos muy cerca del cuerpo. Cuando esté usando una azada, pase por un punto dos o tres veces, en lugar de exponerse a hacerse daño, excavando a mucha profundidad de una sola vez. Si hala diagonalmente cuando alterna los lados se aliviará la presión en el cuerpo.

Haga pausas

Descanse entre los quehaceres o durante actividades que requieren la repetición del mismo movimiento una y otra vez, porque pueden causar dolor o lesiones. Cuando está haciendo una pausa, puede estirar los músculos que ha estado utilizando y así aliviar la tensión.
Siga las instrucciones

Dedique algún tiempo a leer las instrucciones antes de usar productos químicos o equipo de jardinería. Luego, siga esas instrucciones. Además, asegúrese de mantener su equipo en buenas condiciones de funcionamiento, en especial, las escaleras, herramientas mecánicas y cables de extensión.

La limpieza

Guarde las mangueras, las herramientas y otros equipos y suministros que puedan hacerlo tropezar a usted o a otros. Almacene en un lugar seguro los productos químicos y las herramientas mecánicas que pueden ser peligrosos en manos de personas inexpertas, en especial, de los hijos y los nietos.

La jardinería es uno de los grandes placeres de la vida, así como lo es disfrutar de los resultados de su trabajo. Relaje la mente, haga ejercicio físico, luego siéntese y deje que sus sentidos capten toda la belleza que usted ayudó a crear en la naturaleza.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto