Skip to content
 

Francia

Arte y cultura, colinas y playas atraen a la región de Languedoc-Roussillon, en la costa mediterránea.

In English | ¡Oh, soñar con Francia! Très cher? Oui, pero es asequible si se evitan París, la Riviera y Provenza. Nuestra sugerencia: la región de Languedoc-Roussillon, en el Sudeste. Esta región abarca Nimes, con sus ruinas romanas; la bulliciosa ciudad de Montpellier y el elegante pueblo de Perpiñán, con sus tiendas y plazas. Otrora remota, la región está ahora tan sólo a tres horas de las luces brillantes de París, vía el tren de alta velocidad a Montpellier. Es de una gran riqueza histórica, con pueblos y castillos medievales, y antiguos olivos y viñedos. Además de ofrecer una enorme cantidad de museos, festivales y conciertos, es también un buen destino para los amantes de la vida al aire libre, quienes realizan caminatas por sus colinas rocosas y pintorescas y recorren sus encantadoras playas mediterráneas en busca de caracoles.

Ed Ward, de 61 años, un neoyorquino expatriado e historiador de rock and roll del programa Fresh Air, de la Radio Pública Nacional, se ríe al describirse a sí mismo como un “escritor muerto de hambre”. Alquila un modesto apartamento en Montpellier y se deleita introduciéndose en alguna comunidad francesa: “Me relaciono diariamente con agricultores, artistas, jubilados, músicos y extranjeros, tanto expatriados como marroquíes y argelinos. El clima es agradable y el lugar es muy tranquilo. Si bien Provenza recibe toda la atención de la prensa, me gusta más esta parte de Francia”.

Ethel y Paul Hammer-Hultberg, de 79 y 84 años, son artistas del estado de Nueva York que ahora viven en la encantadora villa medieval de Sauve, a una hora al oeste de Nimes. Son dueños de una casa de cuatro pisos que compraron por $210.000, hace tres años. Según Ethel, están encantados con “las vistas brillantes, soleadas y sensacionales que tenemos desde nuestras ventanas, terraza y balcón, que miran hacia el Río Vidourle”. A ambos les impresiona la asistencia médica francesa, que ha sido calificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la mejor del mundo. Ethel la describe como “astronómicamente más barata y mucho más humana que” la que se ofrece en Estados Unidos. “A Paul lo operaron de la próstata el pasado mes de septiembre”, revela. “Cinco días en una habitación privada, con todos los honorarios y medicamentos pagados, costó $3.000, que cubrió nuestro seguro. ¡La misma operación, en Nueva York, dos años antes, nos costó $25.000!"

qué ofrece languedoc-roussillon

<h3><span>Clima</span></h3>

Mediterráneo: veranos calurosos y secos; inviernos fríos.

<h3><span>COMUNIDAD DE EXPATRIADOS</span></h3>

Es un crisol europeo —británicos, holandeses, alemanes— con relativamente pocos estadounidenses, hasta ahora.

<h3><span>COSTO DE VIDA</span></h3>

No es barato, pero una vida cómoda y frugal puede mantenerse con $30.000 anuales. Salir a cenar: $60 por pareja.

<h3><span>PRECIO DE LA VIVIENDA</span></h3>

Para quienes alquilen, un apartamento modesto en Montpellier cuesta de $1.200 a $1.500 mensuales. Para quienes decidan comprar, las casas y apartamentos de precio intermedio van de los $250.000 en adelante. Los precios sobre la costa son similares o más altos, aunque tierra adentro bajan tremendamente.

<h3><span>ATENCIÓN MÉDICA</span></h3>

Excelente. La asistencia médica francesa ha sido evaluada como la mejor del mundo por la Organización Mundial de la Salud.

<h3><span>CULTURA Y ESPARCIMIENTO</span></h3>

Museos, festivales, excursionismo, natación, bulliciosos mercados, excursiones de un día de duración a la impresionante ciudad amurallada de Carcasona.

<h3><span>Acceso a Estados Unidos</span></h3>

Razonable. Los aeropuertos locales se conectan con ciudades europeas; desde allí hay que elegir algún medio de transporte transatlántico. (O tres horas en un tren de alta velocidad, desde Montpellier a París, y de ahí a un vuelo transatlántico.)

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto