Skip to content
 

La audición y el conducir

Los cambios en tu audición pueden afectar la manera en que conduces. Aprende cómo identificarlos y cómo tomar el control.

In English l El sentido de la audición nos ayuda a detectar situaciones dentro del vehículo o a su alrededor que quizá exijan una respuesta de nuestra parte, como la bocina, los ruidos del motor y los vehículos de emergencia. Con el transcurso del tiempo, nuestra audición puede disminuir gradualmente y tal vez ya no podamos escuchar algunas señales que antes escuchábamos.

Los sonidos, la música o la conversación a niveles altos dentro del automóvil pueden distraernos y quizá desvíen toda o parte de nuestra atención de la tarea de conducir.

Consejos prácticos para la audición

  • Mantente atento a los cambios en tu audición.
  • Visita a tu médico si crees que tienes una pérdida de la audición.
  • Date tiempo para acostumbrarte a un nuevo audífono.
  • Ajusta el control del ventilador del aire acondicionado o de la calefacción en el nivel más bajo posible.

Antes de conducir

  • Considera usar dispositivos de adaptación debidamente instalados en tu vehículo, como un espejo retrovisor más ancho.
  • Asegúrate de que los espejos laterales se encuentren correctamente ajustados.
  • Minimiza el nivel de volumen de la radio, el reproductor de CD y otros dispositivos para escuchar música.

Mientras conduces

  • Verifica los espejos con frecuencia para observar el tráfico a tu alrededor y mantente atento a las luces intermitentes de los vehículos de emergencia.
  • Presta atención a los trenes o luces intermitentes siempre que te encuentres en las proximidades de un cruce ferroviario.
  • Pídeles a los pasajeros que mantengan el volumen de conversación al mínimo si te están distrayendo.
  • Verifica la luz indicadora de la señal de viraje en el tablero, para asegurarte de que la señal no haya quedado encendida.

También te puede interesar:

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO