Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Los videojuegos se han convertido en uno de los pasatiempos preferidos

De los rompecabezas digitales a las aventuras fantásticas, esta es la razón por la que son tan populares.

Pareja juega videojuegos en casa

Getty Images

In English | ¿Qué es lo que lleva a casi la mitad de los adultos mayores del país —e incluso a un porcentaje mayor de jóvenes— a jugar tantos juegos en un teléfono, en una computadora o en una consola conectada a un televisor? ¿Por qué son tan atractivos para los adultos mayores? ¿Por qué se convierten en una actividad diaria y perpetua, incluso para los de cincuenta y pico como yo, que he estado jugando desde los tiempos de las salas de juegos en la década de los 80?

La respuesta más sencilla es que nos permiten escapar un rato de las presiones del mundo real, una distracción esencial, especialmente el año pasado. Además, muchos de los juegos en línea constituyen una maravillosa distracción. Por ejemplo, una gran cantidad de personas en el país pasan parte del día jugando sudoku, Candy Crush, Angry Birds y otros juegos de ingenio en su teléfono o su tableta.

En este momento, más de 5 millones de personas están jugando Fortnite. El mes pasado, casi 240 millones de personas jugaron Candy Crush. El año pasado, 31 millones pagaron un poco más de $50 por una nueva versión de Animal Crossing.

Sin embargo, ese es solo un segmento del mercado de los juegos. Más allá de los juegos para teléfonos que ofrecen una gratificación inmediata, hay un mundo en el que el jugador es más que nunca un participante activo en la narrativa del juego. Tus decisiones y tus acciones cambian la dirección de la historia, a diferencia de lo que ocurre cuando miras una película o la televisión mientras reposas cómodamente en un sofá. Un buen juego te permite no solo abandonar tu realidad, sino también crear una nueva. No estás limitado por tu edad, tu altura, tu sexo ni tus discapacidades físicas. Tal vez no puedas lanzar un tiro libre en la vida real, pero en un partido de NBA 2L21 puedes enfrentarte a Michael Jordan en un mano a mano, y hasta ganarle. Los jugadores adquieren destrezas con la práctica y se enorgullecen al acertar un difícil juego de ingenio o al ascender a un nuevo nivel de dificultad. Nunca olvidaré la expresión de profundo orgullo en el rostro de mi hija Alyssa, de 13 años, cuando se regocijó tras conseguir su primera victoria en el juego de acción Fortnite.

Para comprender los juegos, debes olvidar la tecnología y pensar en la humanidad. Es parte de nuestra naturaleza sumarnos a la lucha, aprender las reglas y dominar el sistema, construir objetos (y para algunos de nosotros, hacerlos explotar), ganar y perder, relajarnos y acumular puntos —e incluso jactarnos de nuestro puntaje— y crear mundos con tan solo la imaginación. Y como a mí y a mi hija, también nos gusta ganar.

No debe sorprendernos que las tensiones de la pandemia llevaron a más personas al mundo del juego. Una encuesta que llevó a cabo Deloitte, una empresa de servicios profesionales, reveló que el 34% de los participantes habían probado una nueva actividad de videojuegos en el 2020. Estas actividades incluyen participar en un nuevo juego o suscribirse a un servicio para mirar jugar a otras personas en el incipiente fenómeno llamado deportes electrónicos. Además, los analistas de la industria sostienen que muchas de esas personas probablemente continúen haciéndolo. “En lo personal, me gusta competir y jugar bien”, señala P.J. McNealy, director ejecutivo de Digital World Research. “Jugar una, dos o tres rondas rápidas a muerte en línea puede ser un buen espacio de entretenimiento para mí y permitirme escapar de Twitter, la COVID-19 o, bueno, cualquiera de las crisis nacionales”.

De izquierda a derecha un juego de fútbol portátil de los setenta un game boy de nintendo de los ochenta y un teléfono móvil actual

Alamy / Getty / Zynga

Los videojuegos han evolucionado con el tiempo y se han vuelto más interactivos con pantallas mejoradas. (Izquierda Mattel Electronics Football; Medio: Gameboy de Nintendo; Derecha: Words With Friends en un teléfono inteligente).

“Sabíamos que la interactividad era genial”

¿Deseas ser piloto de un avión comercial, encarnar a un héroe de acción o simplemente crear un yo alternativo en un mundo alternativo? Si los videojuegos todavía te parecen cosas de niños o el equivalente a un juguete electrónico, te estás perdiendo la forma más sofisticada de entretenimiento disponible. Es cierto que los videojuegos consistían en eliminar objetos de la pantalla —de todo: asteroides, puntos, ciempiés, invasores alienígenas— mientras evitabas morir hasta alcanzar un gran puntaje. Sin embargo, hoy muchos juegos modernos crean experiencias interactivas con diversos objetivos. Algunos son como una película en la que tú eres la estrella. Tus opciones determinan el desarrollo de la historia. Otros juegos aún recurren a lo existencial y ofrecen entornos en los que los jugadores no compiten tanto, sino que construyen, exploran y comparten.

“Puedes exteriorizar tu aspecto creativo, más que el competitivo”, advierte McNealy. Un ejemplo es la serie de juegos para computadoras Civilization. Fueron lanzados en 1991 por Sid Meier, de 67 años, una gran estrella de la industria cuyo nombre aún ilustra la caja. Al leer la descripción de Civilization en Wikipedia nos damos cuenta del increíble avance de los videojuegos desde los tiempos en que un disco amarillo devoraba puntos: “El jugador debe dirigir toda una civilización humana durante varios milenios en los que controlan varias áreas como urbanización, exploración, gobierno, comercio, investigación y milicia”.

“Siempre supimos que teníamos algo especial, que estábamos haciendo algo único que permitía que los jugadores crearan su propia historia y fueran su propia estrella”, me dijo Meier. “Nuestros gráficos no eran tan buenos como los de las películas. Nuestro sonido no era tan bueno como el de los discos. Pero teníamos algo especial. Sabíamos que la interactividad era genial”.

La franquicia de Civilization, que ahora tiene trece juegos, es más popular que nunca. La última entrega, Civilization VI, de Sid Meier, salió a finales del 2016 y el editor de Take-Two Interactive Software la cita cada trimestre como uno de sus productos más lucrativos. Es uno de varios juegos —que incluye Final Fantasy, The Elder Scrolls y Doom— que han circulado lo suficiente como para cautivar y entretener a generaciones de jugadores.

Otro es la serie SimCity y su derivado, The Sims. Un juego sobre planificación urbana y la vida de habitantes ficticios puede no parecer muy divertido, pero ambos han cautivado a jugadores durante décadas. En SimCity, que se lanzó en 1989, los jugadores controlan la zonificación, la infraestructura y los presupuestos municipales. Fue curiosamente atractivo y desencadenó una serie de juegos de simulación. El creador Will Wright, de 61 años, ahora es un gigante de la industria, y conversamos sobre su inspiración. Resulta que su revolución se basa en el azar. “SimCity se derivó de un juego anterior que había creado —Raid on Bungeling Bay— y que consistía en ‘incendiar y hacer explotar todo’”, señala, al describir un juego típico de la época. “Tenía que crear un mundo para hacerlo explotar, así que inventé una herramienta para construir el mundo, y descubrí que era mucho más gratificante crear el mundo”.

Trivias, juegos y más gratis

AARP te ofrece juegos gratis, algunos solo para miembros, que incluyen rompecabezas, versiones en video de juegos de mesa y de cartas, y los clásicos arcade de Atari.

Beethoven, ¿compositor de música para videojuegos?

En 1995, nos preguntábamos si los videojuegos alguna vez tendrían la misma fidelidad visual de Toy Story, de Pixar. En la actualidad, el programa Unreal Engine, de Epic Games, el motor de juegos como Fortnite y Gears of War 5, también se utiliza para crear efectos visuales en empresas de cine y televisión para programas como Westworld (de HBO) y The Mandalorian (de Disney+). La influencia de Hollywood también se siente en los videojuegos, muchos de ellos, en particular los más cinematográficos, contratan actores para que hagan el doblaje o incluso para que “actúen” en los juegos por medio de la tecnología de captura de movimiento.

La música ha avanzado bastante. Los días de las melodías de 8 bits, como el conocido tema de Mario Bros., han dado paso a complejas piezas para orquesta. Y eso nos llevó a sinfonías que incluyeron música de videojuegos en giras por el país. Esos temas han sido parte del repertorio de espectáculos en vivo durante ya veinte años y se han transmitido en PBS. “Siempre dije que si Beethoven viviera hoy, sería compositor para videojuegos”, advierte Tommy Tallarico, un compositor de música para videojuegos de 53 años que ha trabajado en más de 300 títulos y ahora también lidera el resurgimiento de la marca de videojuegos Intellivision. “Su objetivo principal era controlar las emociones de la gente. ¿Qué mejor recurso que el de los videojuegos actuales? ¿Crees que Beethoven habría compuesto para películas? ¿Crees que habría querido que los actores hablaran encima de su música durante dos horas? ¡Ni en sueños!”.

Scalia v. Schwarzenegger, comienza el juego

Aplicación de Candy Crush Saga

Mano Kors / Alamy Stock Photo

3 videojuegos que puedes jugar con tu teléfono inteligente o tableta

Los juegos móviles se prestan para un buen comienzo en el mundo de los videojuegos. La mayoría tiene un teléfono inteligente o una tableta. Los juegos son económicos o gratuitos (pero ten cuidado con los recargos dentro del juego). Comienza probando esto tres:

1. Words with Friends. Es como un juego de Scrabble a larga distancia. Te conecta con la gente. Solo toma tu turno cuando tengas un momento libre.

2. Candy Crush Saga. Mueve los caramelos para crear grupos de colores. Este es un juego rápido, fácil y adictivo, y la franquicia tiene casi 250 millones de jugadores.

3. 2048. Te puede parecer extraña la combinación de este juego, acertijos deslizantes y matemáticas, pero 2048 te enganchará rápido. Se necesita una capacidad fuerte de usar lógica y adivinar acertijos, pero es divertido para todos.

Al igual que las historietas, la música de rock y las películas, los videojuegos también han recibido su parte de culpa por los problemas sociales. En particular, se ha cuestionado el nivel de violencia de algunos juegos y el impacto que tienen en los jugadores. La preocupación es comprensible, especialmente por su popularidad entre los jugadores jóvenes. Sin embargo, hasta la fecha no ha habido estudios significativos que demuestren que estos juegos sean más perjudiciales que otros medios de comunicación. Eso fue lo que llevó a la Corte Suprema en el 2011 a defender los videojuegos. El caso —Brown v. Entertainment Merchants Association— giraba en torno a una ley de California del 2005 según la cual era ilegal que los minoristas vendieran videojuegos violentos a clientes menores de 18 años. Arnold Schwarzenegger, que entonces era gobernador, había argumentado que los juegos violentos se equiparaban a los productos sexuales, en lo que respecta a la regulación gubernamental. La Corte rechazó firmemente ese argumento. “California se basa principalmente en la investigación del Dr. Craig Anderson y algunos otros psicólogos investigadores que, con sus estudios, se proponen demostrar un vínculo entre la exposición a los videojuegos violentos y los efectos perjudiciales en los niños”, escribió el juez Antonin Scalia en la opinión mayoritaria. “Estos estudios han sido rechazados en todos los tribunales que los consideraron, y con un buen motivo. No prueban que los videojuegos violentos causen conductas agresivas en los menores de edad”.

Podría parecer que los títulos calificados con M (la calificación de “público maduro” que con frecuencia reciben los juegos violentos) se llevan la mayor parte del protagonismo, pero en realidad no constituyen la mayoría de los juegos del mercado. En el 2019, representaron solo el 13% de los juegos para consola. Más recientemente, el interés se desplazó hacia las compras de mejoras en los mismos juegos, cuando aumentaron los juegos móviles y la estructura de la industria de juegos pasó de vender la mayor cantidad de unidades posible a mantener a los clientes interesados durante más tiempo. Con la descarga digital de juegos, el costo inicial puede ser bastante bajo o incluso cero. Sin embargo, los jugadores reciben ofertas regularmente para comprar algo actual para los juegos. Por ejemplo, un juego gratuito para el teléfono en el que juegas al billar contra adversarios casuales intenta repetidamente que gastes unos cuantos dólares para obtener un taco de billar con mejor efecto y control de las bolas (y un diseño increíble). A veces, también, un juego es gratuito por un tiempo limitado cada día. Si estás atrapado en el juego y realmente no puedes dejarlo hasta mañana, bueno, saca tu tarjeta de crédito.

Una mujer mayor juega videojuegos en su sala de estar

Anns Frank/Getty Images

Tres mil amigos

¿Qué hay del estereotipo que ha surgido sobre el jugador desaliñado, solitario y aislado que juega en el sótano? Los videojuegos acercan a las personas, incluso cuando están lejos. Ahora se puede participar en muchos juegos en internet que conectan a amigos y familiares. Si usas auriculares, podrás hablar con la persona que está al otro lado de la pantalla, y las conversaciones con frecuencia van mucho más allá del juego, ya que fomentan o fortalecen amistades. A veces juegas con un desconocido. Otras veces puedes elegir jugar con un amigo o un familiar que vive lejos o en otra ciudad. Sin embargo, si juegan tus nietos, debes revisar la configuración de seguridad y monitorear su actividad. Interactuar con desconocidos en internet presenta riesgos para los niños.

¿Los juegos podrían ser una de las pocas cosas positivas que produjo la pandemia? Las personas que no pueden conectarse en la vida real se encuentran en el mundo lúdico y juegan o construyen juntas. Quienes viven en una misma casa comparten una diversión que les permite olvidarse durante una o dos horas de los peligros que acechan detrás de la puerta. Y los abuelos y los nietos tienen nuevos mundos para explorar juntos, en los que los jóvenes con frecuencia son los que enseñan. Juntos pueden participar en una competencia saludable o unirse para alcanzar objetivos comunes.

“Tengo amigos que conozco prácticamente desde hace cinco o seis años con los que juego RuneScape”, dice Tony Winchester, un jubilado de 67 años que vive en Misuri. “Esta mañana conversé con alguien de Malasia, con alguien de Australia, con alguien de Los Ángeles, con alguien de Canadá y con alguien de Sudáfrica. Realmente es increíble”.

Los jugadores también se conectan en plataformas de transmisión, como YouTube y Twitch, y promueven una comunidad en la que pueden demostrar sus aptitudes mientras otros pueden comentar y conversar. En Twitch, Winchester es más conocido como Sir Tony Ray, quien lleva una barba gris y una corona roja en la cabeza, y es un experto en el juego de fantasía RuneScape, en el que participa en aventuras entre caballeros y dragones. “Por lo general tengo de dos a tres mil espectadores en ese canal cada día”, señala. “Algunos dicen ‘Hola, amigo, hace tiempo que no te veo y quería asegurarme de que estuvieras bien’, y luego se desconectan. Otros llegan y se quedan de cuatro a cinco horas. Trato de hablar con todas las personas que puedo. Tengo bastante buena memoria, y realmente los considero amigos y no espectadores”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Otros jugadores mayores se encuentran en grupos de jugadores, que son entornos en internet en los que los miembros publican mensajes sobre sus actividades de juego. Uno de estos grupos es el Old Timers Guild. Deb Hickerson, de 67 años, juega desde hace mucho tiempo y vive en Provo, Utah. Ella evalúa a los futuros miembros y se adhiere al lema del grupo: “Nada de drama… solo diversión”. Traducción: no empieces a publicar sobre política ni religión en estas carteleras de mensajes; solo publica sobre el interés común por el juego.

Si bien el grupo acepta miembros de 25 años o más —un reconocimiento a los estereotipos de edad del juego sobre lo que constituye un “veterano”—, Hickerson valora su atractivo para las personas mayores que encuentran consuelo en el juego. Uno de los miembros del grupo usa una silla de ruedas a consecuencia de un tiroteo en una tienda, pero en el mundo de los juegos “podría correr por todos lados”. Otro de los miembros tiene lupus, otros padecen de dolor crónico, y la misma Hickerson tiene un trastorno inusual en la tráquea que dificulta su respiración. Sin embargo, cuando participa en un juego de fantasía en internet, no tiene nada de eso. “Puedo volar en EverQuest 2. ¡Me encanta volar!”.

King of Kong, la última palabra

Llegamos a esta conclusión: en este momento, los videojuegos están en todos lados y los usan varias generaciones. Para tener una mejor perspectiva, hablé con Walter Day, quien tiene 71 años y cuyo interés en la legitimidad de los juegos lo llevó a fundar Twin Galaxies, una organización que certifica y mantiene un registro de puntajes récord. (Mira el célebre documental del 2007 King of Kong: A Fistful of Quarters para ver a Day en la película).

“Somos los pioneros. Nosotros, como generación, todavía estamos vivos, todavía estamos probando esto y haciendo que progrese”, me dijo. “El fenómeno de los jugadores mayores está a punto de surgir y prosperar y convertirse en algo realmente importante, porque estas decenas y decenas de millones de personas no se van a jubilar de los videojuegos”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.