Skip to content
 

7 cosas que debes saber de las amenazas cibernéticas

De sitios falsos a apps para enviar dinero, qué hacer para no caer en la trampa de los cibercriminales.

Sitio web que muestra http y anzuelos que representan el robo de datos

Weerapatkiatdumrong/Getty Images

La tecnología e internet ofrecen muchas oportunidades para mantenerte productivo y conectado con tus seres queridos. Pero también traen riesgos debido a la proliferación de cibercriminales que utilizan sofisticadas técnicas para engañarte y robar tu información personal o dinero.

El 64% de los adultos en Estados Unidos dice experimentar el robo de datos (en inglés), reveló una encuesta del 2016 de Pew Research Center. De hecho, según cifras de la Comisión Federal de Comercio (FTC, en inglés), los estadounidenses perdieron $1.48 mil millones en estafas en el 2018. Las personas que más perdieron ese año fueron los adultos mayores de 70 años, con promedio de $751, comparado con $400 entre los de entre 20 y 29 años de edad.

Estas amenazas podrían afectar particularmente a los hispanos mayores de 65 años que en comparación con el resto de la población hispana tienden a usar menos el internet; apenas un 42% de ese demográfico indicó estar en línea, según una encuesta del 2015 del Pew Research Center. Si no eres un frecuente usuario de internet o no estás navegando en tu primer idioma, podría ser más fácil caer en alguna trampa diseñada por los cibercriminales. Afortunadamente, las situaciones más comunes se pueden evitar con un poco de cuidado y ciertas estrategias. A continuación, te comparto los riesgos de ciberseguridad más comunes y las formas más efectivas de evitarlos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. No respondas a ese correo electrónico o aquel mensaje de texto

Una de las maneras más comunes de engaño a los usuarios, utilizada por los criminales, es la práctica de los mensajes de texto y correos electrónicos falsos, llamada phishing.

Ten cuidado si recibes un email con una factura falsa de una compañía de servicio público pidiéndote que pagues. No hagas clic en ningún link. Debes estar atento, ya que normalmente los proveedores de servicios reales te piden que ingreses a su sitio web para hacer estos pagos con tu debido nombre de usuario y contraseña.

Para evitarlo, nunca entregues por email o mensaje de texto información personal, como tu número de Seguro Social, contraseña o número de cuenta bancaria. Por norma general, los bancos y los servicios digitales nunca te pedirán esa clase de información a través de esos canales. Si puedes, confirma que la persona o institución que aparece como remitente es real.

2. Bloquea el acceso a tus dispositivos

¿Por qué bloquear tu teléfono inteligente o dispositivo móvil? Si no lo haces y lo pierdes, cualquier persona podrá acceder con facilidad a tus datos personales, fotos, correos electrónicos y mensajes personales o profesionales.

Tú puedes bloquear la pantalla de tu dispositivo con una contraseña o huella digital. Si tienes un iPhone o un iPad puedes bloquearla apretando el botón de “Configuración” y posteriormente el de “Touch ID y códigos”. Si tienes un móvil o tableta Android, debes abrir el app de “Ajustes”, presionar en “Seguridad” y luego en “Bloqueo de pantalla”. Además, recuerda siempre utilizar contraseñas seguras y difíciles de descifrar.

3. Actualiza el software y las apps de tus equipos. ¡Siempre!

Imagen muestra la actualización de software en un dispositivo Apple

Si programas tu iPhone, las actualizaciones pueden hacerse automáticamente. 

Mantener al día las aplicaciones y el sistema operativo de tus dispositivos es una de las prácticas de seguridad más eficientes. No solo porque mejoran el funcionamiento de tus dispositivos, sino también porque incluyen soluciones a los virus y otras amenazas.

Descarga las actualizaciones directamente de tu teléfono o dispositivo móvil. Si tienes un iPhone o iPad, ve a “Configuraciones”, aprieta en “General” y “Actualización de software”. Una vez actualices tu dispositivo, también podrás aceptar la “Actualización automática”, de manera que tu teléfono se actualizará todas las noches automáticamente. Si tu dispositivo es un Android, ingresa a “Ajustes”, aprieta en “Sistema”, “Ajustes avanzados” y “Actualizaciones del sistema”.

4. Aprende a identificar la publicidad e información falsa

Cuando navegues por internet o en las redes sociales, ten cuidado de no hacer clic en ciertos avisos publicitarios falsos que, a veces, tienden a saltar en la pantalla porque están diseñados para que los visites. Algunos avisos maliciosos que aparecen con más frecuencia son:

  • Información de que ganaste la lotería o una tarjetas de regalo o (gift card).
  • Avisos con una noticia insólita o increíble.
  • Publicidad informándote que tu número de Seguro Social ha sido suspendido.

En lo posible, nunca hagas clic en este tipo de avisos, ya que los cibercriminales quieren que los visites para pedirte información personal y robarte dinero. Si dudas sobre la autenticidad de un aviso, debes confirmar la veracidad del enlace o página y no ingresar tus datos personales.

5. Evita estafas comunes al transferir dinero

Los criminales utilizan diferentes técnicas para convencerte de realizar transferencias y robarte dinero. Por ejemplo:

  • Si estás haciendo una compra en línea y el vendedor insiste en que el único método de pago aceptable es una transferencia de dinero, inmediatamente pide que te dejen utilizar una tarjeta de crédito, porque es más segura.
  • Si haces transferencia usando apps como la popular Venmo, ten cuidado de los errores de teclado. Tu dinero puede llegarle a una persona extraña, cuyo nombre de usuario es muy parecido al tuyo, o a alguien que tiene el mismo apellido que tú. Entérate de otros ejemplos con el uso de apps.
  • También es frecuente que un supuesto comprador te envíe un cheque por un precio mayor al acordado (el cual es falso), y te pida que le envíes una transferencia por la diferencia.
  • Si te comunicas con tus seres queridos en línea, a través de apps e email, alguien que tiene tus datos podría hacerte creer que uno de tus allegados tiene una emergencia y necesita ayuda para reparar un auto o pagar el hospital, para lo cual te pide una transferencia de dinero.
  • En situaciones de desastres y emergencias es cuando más aparecen cibercriminales para captar donaciones mediante sitios web. Estas falsas fundaciones te pedirán transferencias de dinero y, a veces, tarjetas de regalo.

Como regla general, no transfieras dinero a desconocidos. Siempre verifica la legitimidad de las organizaciones y fundaciones. Una vez realices una transferencia de dinero a un criminal es casi imposible recuperarlo.

Protégete y denuncia el fraude cibernético

Visita el Centro de recursos contra el fraude de AARP donde encontrarás alertas, consejos e información para no ser víctima de estafas.

6. Ten cuidado dónde haces clic en Google, Bing y otros buscadores

Si estás haciendo una búsqueda en internet utilizando Google, Bing u otros, pon atención y revisa dónde haces clic para no caer en las manos de un estafador.

Digamos que estás buscando apoyo técnico con tu computador, sospecha de sitios web que despliegan un número 1-800 de manera prominente. No llames a estos números porque pueden pedirte tus datos personales o dinero para acceder a servicios inexistentes.

También sospecha de sitios web que se abren de repente cuando estás buscando comprar algo, como por ejemplo una mascota. Antes de hacer una transacción, revisa la dirección (URL) del sitio y cada una de sus páginas internas que deben comenzar con “https//”. La “s” después de “http” significa que es un sitio seguro. Hay navegadores como Chrome que no muestran el “https//”, en casos así, deben mostrar un candado cerrado.

Además, verifica la información de estos sitios confirmando que tienen una dirección física, o si aparecen listados en servicios autorizados. De todos modos, nunca des información personal, ni mucho menos tu dinero.

7. Reporta de inmediato los cargos recurrentes a tu tarjeta de crédito

Una modalidad que utilizan algunas empresas en internet para quedarse con tu dinero es la de dificultar la cancelación de cargos recurrentes a tu tarjeta de crédito. Esto sucede cuando das el número de tu tarjeta al aceptar promociones gratuitas por un espacio de tiempo definido, típicamente 30 días, suscripciones a revistas o membresías anuales. Muchas de estas ofertas están diseñadas para que el usuario olvide cancelar o cesar la suscripción o membresía a tiempo, resultando en cargos mensuales o recurrentes a tu tarjeta. Si escribirle o llamarle a la empresa que te vendió el producto o servicio no te funciona, llama a tu tarjeta de crédito y reporta los cargos no autorizados. Si se trata de un caso más grave, puedes presentar una queja ante la Comisión Federal de Comercio (FTC).

Glosario

Pon atención a esta terminología de la jerga de fraudes en internet.

Phishing es la suplantación de identidad. Son mensajes diseñados para que les entregues tu información personal, y así acceder a tarjetas de crédito o cuentas bancarias guardadas en tu dispositivo.

Pharming es el desvío del explorador. Los piratas informáticos usan programas maliciosos para desviarte a sus sitios web fraudulentos (normalmente son copias convincentes de sitios muy conocidos).

Malvertising es la publicidad maliciosa en internet. Contiene programas maliciosos (malware) destinados a dañar o inutilizar computadoras.

Smishing o fraude por mensajes de texto. Son intentos de suplantación de identidad que llegan a los dispositivos móviles por medio de mensajes de texto y piden que llames a un número gratuito. Recibe su nombre de la tecnología SMS (servicio de mensajes cortos).

Haz clic aquí para conocer más jerga de estafas.

LEE ESTE ARTÍCULO