Skip to content
 

8 tecnologías para monitorear a la distancia

Sensores, dispositivos de salud, GPS y más ayudan en el cuidado de los padres ancianos.

Tecnología para la población mayor - Dispositivos para salvar vidas

Foto: Mark Hooper

¿Es posible monitorear remotamente y cuidar de tu familia a la distancia? Descubre los equipos tecnológicos que se avocan a esta labor.

In English | Phil D'Eramo tenía la costumbre de llamar por teléfono a sus padres cuatro o cinco veces al día, a fin de asegurarse de que tomaran sus medicamentos. Como hijo único residente en el norte del estado de Nueva York, D'Eramo estaba preocupado, en particular por su padre de 89 años, enfermo de Alzheimer. ¿Estaban comiendo lo suficiente sus padres? ¿Cada oportunidad que su papá salía a dar un corto paseo en automóvil, volvía bien?

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Lo interesante es que ahora D'Eramo ha encontrado la tranquilidad en un moderno sistema llamado Lively. Éste cuenta con seis sensores que D'Eramo ha instalado en los pastilleros de sus padres, el refrigerador, el microondas, la puerta del baño y el llavero de su papá.

Ahora, se conecta a un sitio web por medio de un enlace de telefonía celular para supervisar sus actividades y monitorear sus medicamentos remotamente. Está en condiciones de saber la cantidad de veces que su mamá abre la puerta del refrigerador y cuándo su papá entra al baño o sale de la casa. Si sucede algo fuera de lo común, la empresa puede alertarlo por medio de un mensaje de texto, un correo electrónico o una llamada telefónica.

“Gracias a esta nueva tecnología, me siento emocionalmente confiado y seguro de que mis padres podrán prolongar la permanencia en su hogar”, afirma D'Eramo, de 44 años, vendedor en una imprenta.

Una impresionante serie de tecnologías ofrece la confianza que necesita la gente de la tercera edad en cuanto a su capacidad de vivir sola. Asimismo, contribuyen a que muchas familias eviten la difícil decisión de sacar de su hogar al papá y la mamá para llevarlos a vivir a un asilo de ancianos. Tecnologías “inteligentes”, como sensores, activación por voz, GPS, Bluetooth, conectividad por telefonía celular, aplicaciones de monitoreo de los teléfonos inteligentes y computadoras hoy permiten que sea posible envejecer en el hogar.

“La tecnología me está permitiendo vivir solo lo más que se pueda; me gustaría morir aquí mismo, en mi condominio”, dice Phyllis Bek-gran, de Venice, Florida, quien cumplirá 90 años este mes.

Hay dispositivos que permiten monitorear los medicamentos, realizar un seguimiento de la deambulación de un enfermo de Alzheimer, detectar toda actividad —o inactividad— en la casa, como las caídas, y suministrar información de salud en tiempo real. Por medio de PERS (sistemas personales de respuesta en caso de emergencias) que son móviles y se activan al clic de un botón, y de sistemas de seguimiento de ubicación basados en GPS, puedes monitorear a tus padres o amigos de la tercera edad que vivan en su casa o mientras realizan alguna actividad.

“Hemos entrado a la era de la microtecnología más capacitada y de bajo costo, que permite ofrecer cuidados “inteligentes”, y así obtener mayor independencia”, asegura Laurie Orlov, analista de tecnologías aplicadas al envejecimiento en el hogar. Hoy en día, es una industria con una facturación de $2,000 millones ($2 billion), que —de acuerdo con los cálculos de Orlov— se incrementará hasta alcanzar los $30,000 millones ($30 billion) para el año 2020.

Katy Fike, ingeniera y gerontóloga, se ha reunido con “más de mil empresarios de todo el mundo” desde que cofundó Aging2.0, hace menos de dos años. Esta empresa con sede en San Francisco brinda asesoramiento a empresas nuevas en las áreas relacionadas con la tercera edad y el envejecimiento. Fike habla de la existencia de una gran cantidad de —lo que ella denomina— tecnologías de “independencia conectada”, entre las que se incluyen sensores de actividad que les dan a los hijos una idea de las actividades diarias que realizan sus padres. Además, herramientas que permiten a los cuidadores familiares participar, en forma remota, en una visita médica.

Bek-gran es parte de ese 40% de adultos estadounidenses de 85 años o más que viven solos (como lo hace la tercera parte de aquellos que tienen 65 años o más). Con más de cuatro de cada diez estadounidenses adultos encargados del cuidado de otro adulto o de un menor con serios problemas de salud, y con cinco o siete millones de cuidadores a larga distancia, el potencial mercado tecnológico es grande.

Solamente esperen el aluvión de boomers que necesitarán de cuidados.

“El estigma de los dispositivos” también está desapareciendo. En algunos casos, los dispositivos de rastreo se están convirtiendo en algo genial. Un niño podría tener un reloj de pulsera con GPS que lo mantenga vigilado en el centro comercial, en tanto que los adultos exhiben orgullosamente sus muñequeras para el control de actividades, con las que hacen el seguimiento de sus ejercicios y de su régimen alimentario. Entonces, ¿qué problema hay con que el abuelo use un reloj o un colgante con GPS si es propenso a deambular o a caerse? Hasta el momento, el gobierno y las compañías aseguradoras han puesto obstáculos a la hora de pagar por algunos de estos dispositivos. “Si bien Medicaid quizá reembolse los gastos de algunas tecnologías para envejecer en el hogar, Medicare, desafortunadamente, no lo hace”, explica Majd Alwan, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Leading Age Center for Aging Services Technologies (Centro Líder de la Tercera Edad para las Tecnologías aplicadas a los Servicios en la Vejez).

Sin embargo, ello no ha detenido el auge de estos nuevos dispositivos, en vista de que son cada vez más las personas y las familias que adoptan las opciones de estilo de vida que ofrecen (enlaces en inglés).

1. MedMinder

Quién lo usa: El suegro de Laura Reeves, que padece del mal de Alzheimer, toma dieciocho pastillas por día. Ha estado salteándose algunas dosis o ingiriéndolas de más. “No queríamos quitarle su independencia, pero teníamos que protegerlo”, dice Reeves, que se mudó con su marido desde Portland, Oregón, a Green Forest, Arkansas, para estar cerca de sus suegros. Saltearse dosis o ingerir demasiadas pastillas en el horario incorrecto, o simplemente a ningún horario, genera graves consecuencias. Muchas personas de edad avanzada necesitan tomar múltiples medicamentos varias veces al día; la presencia de un problema de memoria dificulta la tarea.

En qué consiste: Un dispensador digital de pastillas que tiene la misma apariencia de un modelo común para siete días. Una parte del pastillero permanece bloqueada hasta que se cumple la hora en que se debe tomar el medicamento, mientras que la otra está desbloqueada.

Cómo funciona: El cuidador rellena la bandeja de medicamentos que se pone en el dispositivo. El hijo adulto ingresa a la web, programa la secuencia de ingestión remotamente y puede saber si el usuario la cumple. El dispensador emite destellos (si está bloqueado, se desbloquea) cuando llega la hora de tomar una pastilla, luego emite un sonido si no se ha ingerido el medicamento. ¿Seguimos sin tener suerte? Un voz pregrabada, digamos, la de un nieto, le recuerda a la abuela que llegó el momento de tomar la pastilla. Si ella no lo hace, recibe una llamada, y un miembro de la familia recibe un correo electrónico, un mensaje de texto o una llamada telefónica. El sistema ayudó al suegro de Reeves a tomar sus medicamentos a la hora indicada, y su estado de salud mejoró notablemente.

2. Reminder Rosie

Quién lo usa: La madre de Mike Beadle, de 85 años, quien sufre de enfermedad de Parkinson y demencia, vive con él en Lawton, Oklahoma. Para ella, la voz de su hijo en el reloj tiene un efecto relajante. Ahora, Mike, veterano discapacitado de 61 años, también está utilizando este aparato de baja tecnología. “Rosie reduce mi estrés, porque no tengo que preocuparme por si alguno de los dos se saltea una dosis”, dice la esposa de Beadle, Heyyoung, de 43 años.

En qué consiste: Un reloj con registro de voz que te avisa que debes tomar tu medicamento a una hora determinada. También puede utilizarse para otro tipo de recordatorios (darle de comer al gato, realizar una corta caminata).

Cómo funciona: Un familiar programa el reloj (podría ser: “Te quiero, mami. Es hora de que tomes dos pastillas azules y una amarilla”). Una vez que se toma el medicamento, la persona puede decir: “Reminder off” o tocar el dispositivo para desactivarlo.

3. Philips Lifeline con alerta automática

Quién lo usa: Decirles a sus padres que necesitaban un botón de emergencia “fue una conversación difícil”, comenta Susan Morrell, de 50 años. “A nadie le gusta admitir que está envejeciendo y que necesita ayuda”. Sin embargo, ella y sus cinco hermanos tuvieron esa conversación el año pasado cuando su padre, Larry Beighey, de 75 años, y su madre, Carole, de 76, quien usa un andador y padece de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), terminaron ambos en el hospital en el mismo momento. Ahora, ya totalmente recuperados, utilizan dispositivos personales de respuesta para casos de emergencia en sus respectivos hogares, en Amelia Island, Florida, y en Hubbard Lake, Michigan.

En qué consiste: Un botón de ayuda personal para empleo domiciliario que se usa colgando del cuello o sujeto a la muñeca, y que puede detectar si la persona ha sufrido una caída.

Cómo funciona: La estación base está enchufada en la pared. Los sensores del botón están conectados en forma inalámbrica a la estación base y distinguen entre una caída y otro movimiento. Si detecta una caída, se establece la conexión con el centro de respuesta.

4. GrandCare Systems

Quién lo usa: Gladys Jules reside en Atlanta y ha utilizado GrandCare para saber cómo están su tía y su mamá en Carolina del Sur, y para mantener a ambas socialmente conectadas. Hace poco, la hija de Jules dio a luz a mellizos y le envía fotos de ellos a su abuela en forma diaria. En septiembre pasado, Jules, de 62 años, tuvo que someterse a una cirugía de colon y ahora también usa GrandCare en forma diaria. Obtiene lecturas biométricas, organiza sus prescripciones y almacena su información médica para sus hijos, “por las dudas”.

En qué consiste: Se trata de un sistema multipropósito que realiza el seguimiento de las actividades diarias, cuenta con opciones de monitoreo médico (glucosa, oxígeno, presión arterial, peso) y puede presentar cualquier tipo de información: dietas, planes para el alta hospitalaria, ejercicios. Una pantalla táctil interactiva permite que papá vea videos, fotos familiares o de Facebook, escuche música, juegue juegos, lea las noticias o mantenga videoconferencias con la familia.

Cómo funciona: Utiliza una conexión de internet que se comunica con sensores inalámbricos que se instalan en toda la casa. Los cuidadores pueden ingresar en un sitio web para observar las actividades de sus seres queridos, escribirles mensajes o dejarles directivas (“Avísame cuando...”).

5. 5Star Urgent Response, de GreatCall

Quién lo usa: El padre de Faith Simon comenzó a sufrir caídas, y su madre, a tener problemas de visión que le impiden utilizar el teléfono. Ambos residían a una hora de viaje, en Auburn, California. Por ello, contrató un sistema de respuesta para casos de emergencia. Su papá, ya fallecido, “lo activó decena de veces”, dice Simon. Su madre, de 96 años, aún no lo ha utilizado, pero Simon afirma: “Me da tranquilidad”.

En qué consiste: Se trata de un sistema móvil de respuesta en caso de emergencias que se puede emplear cuando se está en el hogar o viajando.

Cómo funciona: La tecnología GPS permite que el personal capacitado en RCP (reanimación cardiopulmonar) ubique el lugar del hecho y evalúe la situación.

6. MobileHelp

Esta empresa ofrece un dispositivo PERS móvil y portátil, con capacidad de localización satelital por GPS, así como también con una estación base instalada en el hogar. Al presionar el botón de ayuda, y después de que un equipo de respuesta solicite asistencia médica, se pone en contacto con tu familia por teléfono y por correo electrónico, y le comunica dónde te encuentras, incluida la información sobre el hospital. En enero, MobileHelp puso en servicio un sistema de detección de caídas capaz de solicitar asistencia, incluso en el caso de que te encuentres imposibilitado para presionar el botón o hablar.

7. Connect America

Por medio de una estación base instalada en el hogar, este PERS solicita la ayuda de un equipo de monitoreo e informa a los técnicos en emergencias médicas de las enfermedades preexistentes. La empresa también ofrece PERS móviles que pueden acompañarte cuando sales de tu hogar y conectar tu llamada de SOS con el 911 o con algún familiar.

8. Life Alert

¿Recuerdas “Me he caído y no puedo levantarme”? De eso se trata esta empresa. Te colocas un colgante o una pulsera que tiene un botón de ayuda. Una característica interesante: Life Alert programará tu teléfono celular de modo tal que pueda llamar rápidamente al centro de monitoreo. Ofrece una aplicación especial para teléfonos inteligentes.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto