Skip to content
 

¿Está listo para un auto sin conductor?

La tecnología ya llegó, y los vehículos podrían llegar pronto.

In English | En la carrera hacia el futuro sin conductor, las grandes empresas —Google y los principales fabricantes de automóviles— están tratando de posicionarse. Lo que quieren lograr cambiará de manera fundamental el transporte automovilístico, transfiriendo parte de la responsabilidad de la conducción a una computadora, para finalmente, transferir toda la responsabilidad a la máquina.

Vea también: Nuestro mundo en el año 2020.

Dos investigadores en un auto sin conductor - Lo que usted necesita saber acerca de coches sin conductor

Foto: Michael Sohn/AP Photo

Ponen a prueba la tecnología del “manejo automatizado” para uso del consumidor en un futuro cercano.

Cuando alcancemos el objetivo de “manejar sin conductor” (no se sabe cuándo, aunque sí lo hay respecto de que se alcanzará), será una noticia importante para los conductores mayores, quienes serán los más beneficiados. La pérdida de visión y otras consecuencias del envejecimiento a menudo obligan a los adultos mayores a entregar las llaves del auto y a buscar alternativas de transporte menos cómodas.

Entonces, ¿qué es exactamente un auto sin conductor? ¿Cuánto realmente se beneficiarán los conductores mayores? Y ¿qué tan realistas son los plazos?

Una relación autónoma

Primero, una aclaración: los vehículos sin conductor, en el corto plazo, no serán en realidad sin conductor. Todavía serán necesarios los seres humanos. No sucederá a corto plazo que usted vaya recostado en el asiento trasero de su auto mientras su robot toma el control adelante.

La industria automotriz no quiere referirse a los vehículos como “sin conductor”, en absoluto. Prefiere hablar de vehículo “autónomo” o de “conducción automatizada”, y por ahora, no son precisas esas denominaciones, ya que la primera oleada tecnológica —en parte ya disponible— funciona más como el modo ‘piloto automático’ de un avión.

“Aún vemos al conductor como el centro del proceso de la conducción”, dice el director de investigación e innovación de Ford Motor Company, Randy Visintainer. “Allí se centra nuestro trabajo”.

En la conducción autónoma, la computadora del auto, trabajando con sensores, cámaras y otros avances tecnológicos, montados en la estructura del vehículo, releva al conductor y realiza determinadas tareas. Muchos automóviles en venta en el mercado ofrecen opciones como la asistencia para estacionar, que estaciona automáticamente el auto con participación limitada del conductor, y el denominado sensor de fatiga, que alertará al conductor si los patrones de conducción indican somnolencia. Las cámaras de retroceso o marcha atrás, los sistemas de advertencia de colisión, monitores de punto ciego y tecnologías para el mantenimiento del carril o vía también son bastante comunes hoy en día.

Estos avances en la autonomía están disponibles en automóviles de todos los precios. Visintainer señala que pueden ser especialmente importantes para los ancianos, porque pueden aliviar la ansiedad que a veces ocasiona manejar un auto.

“Usted no tiene que vigilar continuamente lo que están haciendo el conductor de adelante, el conductor de al lado ni lo que está sucediendo detrás”, dice.

Pero Bryan Reimer, científico investigador del laboratorio sobre envejecimiento (AgeLab) de MIT especializado en asuntos relacionados con la seguridad del conducto, explica que para que tales funciones autónomas beneficien realmente a los conductores mayores, ellos deben sentirse cómodos y seguros utilizándolas.

Siguiente: Vea conducir a un ciego. »

“Muchas de las funciones autónomas tienen el potencial de ayudar a los conductores ancianos a permanecer en el vehículo y conducir cómodamente por más tiempo. Aunque hay limitaciones importantes”, dice Reimer. “¿Es el conductor capaz de enfrentarse a estas tecnologías de manera segura? ¿Cómo podemos confiar en estas tecnologías?”

Reimer señala pruebas que el AgeLab ha hecho con conductores de edad avanzada usando una función de asistencia para estacionar, a la que él denomina una “tecnología maravillosamente desarrollada”.

“La gente ingresa ahí, quita sus manos del volante y está asustada”, cuenta. Después de algunos intentos, la mayoría empieza a adorar la función, pero también señala que muchos conductores de edad avanzada no pueden utilizar esa tecnología sin ser presionados para hacerlo.

La próxima oleada de control autónomo, que incluye comunicación vehículo a vehículo y asistente para embotellamientos, requerirá al conductor confiar aun más en los sistemas. Con la asistencia para embotellamientos, por ejemplo, si usted está circulando lentamente durante su viaje matinal al trabajo, puede pulsar un botón y dejar que su coche se haga cargo mientras toma su café.

El Adaptive cruise control (ACC, control de velocidad crucero) está disponible en cada vez más vehículos: Mercedes-Benz anuncia su próximo Clase S modelo 2014 como el primer auto del mercado capaz de dirigir absolutamente por sí mismo en determinadas condiciones de la carretera. Cuando el sistema de dirección asistida está activado, no requiere la participación del conductor, pero para que el sistema funcione, sus manos deben permanecer en el volante. Si el auto detecta que las manos no están en el volante, el sistema vuelve a control manual. Para giros, los conductores también están obligados a tomar el control.

¿El futuro sin conductor?

Algunos fabricantes pueden ser prudentes con el concepto de “sin conductor”, pero Google lo está adoptando. El gigante de los motores de búsqueda ha estado trabajando en un coche autoconducido en los últimos 10 años. Animados por grupos interesados, tres estados —Nevada, Florida y California— han sancionado, durante los últimos tres años, leyes que aprueban los autos sin conductor en las carreteras.

En California, el auto de Google ha completado más de 300,000 millas de pruebas sin accidentes, y si bien alguien se sienta al volante, la participación del conductor prácticamente no ha sido necesaria. El coche realiza sus maniobras utilizando sensores, rayos láser, una cámara de 360 grados montada en la parte superior e integración GPS. Lo único que tiene que hacer el ser humano es sentarse allí.

Google dice que su estudio se dispone a mejorar la seguridad el conductor y que no tiene previsto comenzar a producir y vender autos. En el reciente Salón del Automóvil de Detroit, Toyota dio a conocer su versión del vehículo autoconducido —un Lexus modificado—, aunque la compañía fue muy cuidadosa al precisar que es para fines de investigación únicamente, y que no está siendo desarrollado para la venta.

Representantes de Google dijeron que esperan que la tecnología “sin conductor” esté completamente disponible en la próxima década, y si bien la empresa se lleva el reconocimiento de la industria por impulsar la innovación en la conciencia pública, Reimer dice que el calendario no es realista. “Estamos a décadas”, dice, señalando los numerosos y complejos obstáculos —regulatorios y legislativos, por no mencionar otros como las normas relativas a los seguros y la educación e infraestructura viales— que quedan por delante.

“El conductor seguirá siendo el responsable y el que tendrá el control en el futuro inmediato”, dijo Reimer.

En el 2012, Google produjo un video en el que se ve a un hombre legalmente ciego en el auto de la compañía, circulando por su pueblo en el estado de California, haciendo mandados y hasta comprando su almuerzo desde el auto. (Vea el clip en la parte inferior de esta página). Es difícil no sentirse emocionado ante las posibilidades que depara el futuro.


¿Quién conduce ese automóvil? Google lo conduce. El gigante de los motores de búsqueda de la web conduce los esfuerzos para desarrollar y finalmente comercializar automóviles sin conductor. En este video, un hombre legalmente ciego sale a dar una vuelta.

¿Qué

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto