Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Cómo prepararse para el momento cuando los hijos se van a la universidad

Pon atención al estrés, la ansiedad y el deseo de independencia de los recién graduados de la secundaria.

Una madre reconforta a su hija adolescente que parece estresada

evgenyatamanenko/Getty Images

In English | Para los padres, los meses previos a que el hijo graduado de la escuela secundaria se alista para dejar el hogar e ir a la universidad pueden generar todo tipo de emociones. Los cambios del estado emocional pueden ser confusos, como orgullo, entusiasmo o preocupación y confusión por el hijo.

Aunque tal vez a ti te gustaría pasar el mayor tiempo posible con tu futuro estudiante universitario antes de que se vaya, tal vez tu hijo esté poniendo la mayor distancia posible entre él y ustedes, pasando menos horas en casa y comportándose mal mientras está ahí.

Al igual que las guías de edades y etapas de comportamiento de bebés y niños pequeños, descritas en los éxitos editoriales What to Expect When You're Expecting y What to Expect: The Toddler Years, la conducta preuniversitaria de un joven también puede ser predecible, dicen los expertos.

Estos son algunos de los comportamientos que puedes observar de un joven en los meses previos a la universidad.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Ansiedad o estrés

Cuando los jóvenes se preparan para la transición, es normal que muestren señales de estrés o ansiedad, dice Stephanie Pinder-Amaker.

"Existe incertidumbre cuando los hijos se preparan para trasladarse de la estructura y el apoyo que ya conocen en casa a las cosas que son desconocidas”, dice Pinder-Amaker, directora del Programa Universitario de Salud Mental del Hospital McLean de Harvard. La forma en que tu hijo responde históricamente al estrés es normal; en lo que debes poner atención es en las respuestas inusuales al estrés, dice.

Los nervios pueden crisparse cuando los jóvenes enfrentan separación, dice Amanda Fludd, una trabajadora social clínica acreditada de Kensho Psychotherapy Services en Nueva York. A medida que pasan de un entorno familiar de apoyo a navegar presiones académicas y sociales directamente, dice Fludd, a los adultos jóvenes les puede preocupar decepcionar a sus familias o pueden temer no cumplir con las expectativas.

Pinder-Amaker dice que los padres necesitan tener cuidado con los síntomas de depresión, tales como patrones de sueño irregulares, incapacidad para enfocarse o concentrarse o falta de interés en las cosas que normalmente les encantan. “Es realmente importante estar atentos a lo que sucede emocionalmente”, dice Fludd. “Igual que como les ayudamos a empacar para su mudanza y cubrimos la lista del dormitorio y lo que se necesita para el plan de estudios, creo que también debemos estar pendientes y asegurarnos de que estén preparados".

Independencia

¿Has notado que de repente tu hijo está asumiendo más responsabilidades por sí mismo? Quizás quiera abrir su propia cuenta bancaria o tenga un súbito deseo de lavar su propia ropa y preparar sus propios alimentos. “Los adultos jóvenes más sanos se hacen más independientes y autónomos mientras se preparan para esta transición”, dice Pinder-Amaker. Un aumento en la independencia y el deseo de ser responsable son señales positivas. Pinder-Amaker dice que surtir una receta, enviar una carta o administrar un presupuesto parecieran tareas sencillas, pero estos son los comportamientos y las responsabilidades que los padres deberían fomentar a medida que sus hijos pasan por la transición a la universidad.

Sin embargo, mientras los adultos jóvenes empiezan a realizar más tareas y adquieren un sentido de independencia, otro comportamiento que los padres podrían observar es el confrontamiento de las reglas, dice la Dra. Karen Swartz. “Conforme se preparan para irse, con frecuencia se enojan o tal vez discuten a causa de un horario que se les fija para regresar a casa o por las expectativas de los padres acerca de saber dónde están”, dice Swartz, profesora adjunta de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins.

Los padres deben promover la independencia, pero también deben alentar conversaciones adultas con sus hijos. Si un horario de regreso a casa es importante por motivos de seguridad, explícaselo a tu hijo, dice Swartz. La gente joven debería empezar a comprender el por qué y participar en conversaciones maduras al respecto.

Cambios en la comunicación

Una mayor independencia podría llevar a cambios en la comunicación. Los adultos jóvenes podrían empezar a ignorar a sus padres o solo hablar con sus amigos, o podrían empezar a estar en desacuerdo o discutir. Todo esto podría ser completamente normal, dice Swartz. Ella dice que es importante que los padres mantengan la calma y no respondan emocionalmente cuando tengan interacciones y conversaciones negativas con su hijo.

"La comunicación que ocurra cuando el hijo se vaya a la universidad será reflejo del tipo de comunicación que tuvieron ese verano”, dice Swartz. Si los padres quieren que su estudiante universitario continúe las conversaciones cuando esté lejos, necesitan establecer un estilo de comunicación saludable antes de que se vaya, explica.

Mikaela Cohen está realizando una pasantía de artículos y noticias digitales en AARP.org. Es graduada de University of Georgia, donde ha cubierto noticias sobre negocios y cultura para The Red & Black Newspaper, una publicación de la universidad.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.