Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Una ola de adultos mayores aprende a tocar instrumentos musicales

El pasar más tiempo en casa ha dado lugar a explorar nuevos intereses.

Mujer aprendiendo a tocar guitarra observa su tableta digital

Getty Images

In English | El piano que Linda Howell había comprado para sus hijos, ahora adultos, permaneció en la esquina de su sala por años antes de que pensara en tomar clases.

A Howell, de 72 años, de Fairport, Nueva York, se le dificultaba adaptarse a la jubilación después de una carrera de 50 años en enfermería, y pensó que practicar piano sería bueno para su cerebro.

Cuando la pandemia comenzó, tuvo mucho tiempo para practicar.

Howell no es la única. Los adultos mayores se han puesto a tocar instrumentos que siempre quisieron tocar, y algunos están regresando a los que tocaban o practicaban de pequeños. La estadía en casa y la limitada interacción social han brindado el tiempo y el espacio para esta nueva actividad.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Es muy agradable tener algo que hacer todos los días”, dice Howell. “Tener el piano mientras estoy aislada de los demás ha sido muy importante”.

Nunca es demasiado tarde

Incluso si nunca has tocado un instrumento musical —o al menos no lo has hecho desde la clase de música en la primaria—, practicar uno ahora es una buena forma de ayudar a mantener el cerebro saludable. Tocar un instrumento implica usar todas las partes del sistema nervioso central.

Durante la pandemia, las ventas de instrumentos musicales y las descargas de software de producción musical digital se han disparado. En mayo, Sweetwater, una de las tiendas en línea más grandes de aparatos musicales y de audio, indicó un aumento del 200% en ventas desde el coronavirus.

Howell tocaba un poco cuando era niña, pero comenzó de nuevo desde cero; tuvo que aprender a identificar las notas en el teclado y a tocar escalas. Por lo general, practica al menos 30 minutos al día, pero a menudo se queda en el banco por más tiempo.

Ayuda a aliviar el estrés y trae música a la casa”, dice.

¿Necesitas más motivación? Un estudio de University of South Florida, en Tampa, demuestra que nunca es demasiado tarde para obtener esos beneficios. Los investigadores estudiaron a adultos de entre 60 y 85 años que tomaban clases de piano individuales, pero sin ninguna experiencia musical previa. El estudio encontró grandes mejoras en la memoria (en inglés), fluidez verbal, velocidad de procesamiento y otras funciones cognitivas, en comparación con aquellos que no habían tomado clases.

“Se espera que los niños toquen música, pero dejamos de aprender nosotros mismos como adultos”, dice Rachelle Morgan, musicoterapeuta de adultos mayores certificada en Kansas City, Misuri. “No nos permitimos ser divertidos y creativos”.

La mayoría de los clientes de Morgan padecen enfermedades crónicas, tales como demencia, Parkinson, derrame cerebral o depresión. Ella recomienda el ukelele como un buen punto de partida para los aspirantes a músicos porque tiene menos cuerdas que una guitarra, es pequeño y fácil de sostener, y porque su popularidad ha estado resurgiendo. Lo que significa que también puedes ganar puntos extra con los nietos.

Recupera el tiempo perdido

Gary Dunagan vive en Mountainaire, Arizona, y ha estado obsesionado con el bajo eléctrico desde que vio a Paul McCartney tocar durante una actuación de los Beatles en el Ed Sullivan Show. Al enterarse de esta afición de toda la vida, para su cumpleaños número 60 su hija le compró un bajo “Beatle”, apodado así por la forma del modelo que tocaba McCartney.

Gary Dungan canta mientras toca la guitarra

Cortesía Gary Dunagan

Gary Dunagan tocando la guitarra antes de la pandemia.

“No sabía qué era do-re-mi, no sabía qué era una octava. No sabía nada", recuerda Dunagan, de 67 años. “El primer libro que compré fue The Complete Idiot’s Guide to Playing the Bass”.

Ahora está en su segunda banda de rock, en la que toca canciones de los sesenta y setenta. Antes de la pandemia, Dunagan tenía conciertos programados con regularidad en cafés y eventos sociales.

“Toco el bajo una hora todos los días”, dice. “Estoy tratando de recuperar el tiempo perdido”.

Haz despertar una pasión

Ray Ettington, de 90 años, tomó clases de violín clásico de los 8 a los 16 años, y luego lo abandonó por completo durante 66 años. Cuando un organizador de la banda se enteró de sus antecedentes y le pidió que se uniera a su grupo, Ettington aceptó, y no ha dejado de tocar desde entonces.

Ettington no solo toca con un dinámico grupo de Old-Time Fiddle llamado Fiddlers of the Genesee en Rochester, Nueva York, donde vive, sino que en su función de maestro de ceremonias, investiga los orígenes de las melodías que tocan, su nuevo pasatiempo.

También ofrece música para eventos en su comunidad de jubilados y está trabajando para dominar los estilos musicales irlandeses, escoceses, noruegos, cajún y mariachi.

Ettington usa un software llamado Song Surgeon para disminuir la velocidad y reproducir en bucle las canciones que descarga de YouTube; eso lo ayuda a dominar la música a un ritmo más fácil.

“Me tomó alrededor de un año realmente tocar bien, pero a través de la práctica, pude recordarlo”, dice. “Es una vida completamente nueva para mí”.

Pon un poco de música a tu vida

Aprender a tocar un instrumento musical por primera vez, cerca o después de la jubilación —o retomar uno después de un largo descanso de décadas— puede ser más fácil de lo que crees.

  • Elige un instrumento que no agrave el dolor en las articulaciones u otros problemas musculoesqueléticos. Un teclado es bueno para las personas con artritis, ya que requiere la posición más natural de la mano y no se necesita mucha fuerza para tocar.

  • Si prefieres evitar las clases de música en persona, usa YouTube (o Bing, DuckDuckGo, Ecosia u otros buscadores) para encontrar tutoriales o instructores en internet. Tanto estos como las partituras se pueden comprar o descargar de forma gratuita.

  • ¿Tienes que lidiar con limitaciones físicas o cognitivas? Habla con un musicoterapeuta para que te ayude a aprender a tocar un instrumento de manera más fácil y gratificante.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.