Skip to content
 

Cómo realizar el funeral de un ser querido en su país de origen

La repatriación, el duelo, los costos, el papel de los consulados y otros consejos.

Enterrar a sus seres queridos en su país de origen

Foto: Getty Images/Robert Harding World Imagery

Cuando muere un ser querido de la familia y su deseo fue ser repatriado, los parientes más allegados no solamente tendrán que enfrentar el dolor de la pérdida, sino también resolver la confusión sobre los trámites que deben seguirse. Si no se ha planificado anticipadamente una repatriación para llevar a cabo el funeral en otro país, la familia podría incurrir en gastos y problemas innecesarios. ¿Cuáles son los trámites y procesos? ¿Qué costos se deben asumir? Son muchas las dudas. A continuación, ofrecemos consejos y recomendaciones para enfrentar con calma una situación de este tipo.

1. Familiarízate con el proceso de repatriación

Nunca se sabe cuándo tocará la puerta una fatalidad, como la muerte. Por eso, es muy importante conocer los pasos legales a seguir si deseas efectuar los funerales de un ser querido de la familia en otro país. Sin duda alguna, esto te evitará demoras y angustias.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Si el fallecido no contaba con un plan de servicio funerario o exequial:

  • Notifica a la policía o a un médico si se trata de una muerte repentina.
  • Obtén el certificado de defunción, que debe ser emitido por un médico o por el centro médico donde tuvo lugar el deceso. En caso de que se trate de una muerte violenta o por accidente, tendrás que obtener el informe forense.
  • Comunícate con el consulado de tu país para solicitar el permiso y aclarar qué ayudas económicas y legales pueden brindarte para el traslado del féretro.
  • Ubica una funeraria local que preste el servicio de conservación y preparación del cuerpo antes de su traslado, o de cremación si así lo prefieren.
  • Contrata los servicios de una compañía de embalaje, ya sea del cuerpo o de la urna con las cenizas, así como de los traslados funerarios internacionales.

Si el fallecido contaba con un plan de servicios funerarios o exequial:

  • Comunícate con la compañía de afiliación para informarle del deceso.
  • Ten a la mano datos básicos como nombre del fallecido, oficio, ubicación, causa de la muerte.
  • Aclara si hubo intervención de la policía, ya que la compañía tendrá que hacerse cargo de todo el proceso.

Otras recomendaciones: “Sin importar el lugar de Estados Unidos donde se encontrara la persona ni su estatus migratorio, tenemos que recoger el cuerpo y hacernos cargo de los trámites legales y de embalaje hasta la ciudad de Latinoamérica o el Caribe […]. Este proceso usualmente toma entre 3 y 4 días hábiles, pero suele demorarse unos días más en los casos que requieren investigación policial”, explica Alberto Ortiz, representante legal de Repatriación Latina, empresa que se especializa en servicios funerarios y repatriación de hispanos fallecidos en Estados Unidos.

2. Anticípate a los hechos

Aunque afiliar a la familia a un plan de prevención exequial pueda parecer una inversión innecesaria a corto plazo, esto hará que los costos y el dolor sean más llevaderos al momento de retornar al fallecido a su país de origen.

Una gran ventaja en esos momentos es contar con el servicio de una compañía que se haga cargo del proceso legal, del transporte del cuerpo o de realizar, si se decide a último momento, las honras fúnebres en Estados Unidos.

Anticiparse también ayuda a prevenir decisiones apresuradas como “contratar una empresa que no tenga la experiencia ni el rigor para este tipo de incidentes, lo que puede terminar en trámites mal hechos y en demoras extremas en la entrega del féretro en su país de origen”, dice Alberto Ortiz.

3. Ten en cuenta los costos

El costo de una repatriación funeraria varía según la empresa encargada, pero en general deben contemplarse las siguientes variables:

  • Servicios funerarios dentro de Estados Unidos.
  • Contenedor del cuerpo y refrigeración de éste.
  • Servicio de embalaje y carga.
  • Tarifas que cobran las aerolíneas por transporte.
  • Servicios funerarios más comunes como velación, cremación e inhumación.
  • En promedio, esto puede llegar a representar entre $6,000 y $10,000.

Paquetes: La diferencia de costo es significativa cuando se cuenta con un plan exequial, por el que se paga, en promedio, una mensualidad que va de $5 a $15 por cada persona inscrita. Por ejemplo, Repatriación Latina cobra $10.99 por persona y ofrece paquetes familiares, es decir, mientras más personas se inscriban, menos paga cada persona. Repatriación Centroamericana cobra $15 dólares por persona, y de ahí en adelante existe un incremento por cada integrante adicional. (Estos precios exigen algunos requisitos que varían ligeramente en cada empresa, es decir que los inscritos tengan cierta escala de edad o que no hayan sido diagnosticados con ninguna enfermedad terminal).

Consulados: También es importante consultar con los consulados de los países de destino, para saber si ofrecen alguna garantía legal o económica para los ciudadanos que busquen ser repatriados. En el caso de los consulados de México y Honduras, por ejemplo, el gobierno de esos países cubre los gastos de repatriación de sus ciudadanos, sin importar cuál hubiera sido su estatus migratorio. “Se trata de un reconocimiento al deseo que tenemos los mexicanos […] de regresar a nuestros países luego de pasar años de esfuerzo”, explica Carlos Gerardo Izzo, Cónsul de prensa del consulado de México en Nueva York.

4. Busca asesoría psicológica

Luego de concluir la tormenta de los trámites y de la despedida, es común sentir tristeza y vacío. Aunque todo sea parte del proceso, no dejes que la negatividad se apodere indefinidamente de tu vida y busca el apoyo de psicólogos para tu recuperación emocional y mental.

Las empresas de servicios funerarios y repatriación contemplan este servicio de “manejo del duelo”, que ofrecen gratuitamente. También se puede encontrar ayudas en el consulado de los países. México, por ejemplo, pone a disposición lo que llama los primeros auxilios emocionales tras la pérdida de un ser querido de la familia. Honduras, por su parte, cuenta con un programa de ayuda por calamidad.

Nadie sabe cuándo tocará a la puerta una eventualidad, pero al menos con estas claves para la prevención exequial, no estaremos desprevenidos del todo.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto