Skip to content
 

Entrevista con Mitt Romney

El candidato presidencial habla de impuestos, empleos, Seguro Social, Medicare… y sus nietos.

In English | P: Gobernador Romney, hace poco nacieron sus nietos (el decimoséptimo y el decimoctavo). ¿Qué aprendió usted de sus abuelos que pueda trasmitirles a sus nietos?

R: Mi papá era hijo de padres estadounidenses que residían en México. Cuando él tenía cinco años, mis abuelos dejaron todo atrás y vinieron a Estados Unidos. Aquí, comenzaron una nueva vida, pero volvieron a enfrentar dificultades financieras, esta vez debido a la Gran Depresión. Al pasar por estas vicisitudes en el transcurso del tiempo, mis abuelos le enseñaron a mi padre la importancia de la familia y de la fe, y le infundieron un afecto profundo y perdurable por este país. Él, a su vez, me transmitió esas lecciones, que les enseñé a mis hijos y que hoy ellos inculcan a mis nietos.

Vea también: Obama, presidente y papá.

P: ¿Cómo ha cambiado el rol de los abuelos en la sociedad actual?

R: El mayor acceso a un mejor cuidado de salud ha contribuido a prolongar la expectativa de vida y a aumentar la calidad de vida de muchos adultos mayores estadounidenses. Un beneficio es que los abuelos desempeñan un rol más activo que antes en la vida de sus nietos. Como abuelo de dieciocho nietos, sé que no existe mayor dicha que tener la posibilidad de ayudar a criar otra generación.

P: Los factores económicos y sociales están produciendo una generación de adultos jóvenes —y algunos no tan jóvenes—, que viven con sus padres  o deciden regresar a vivir con ellos. ¿Es una tendencia positiva o negativa? ¿Por qué?

R: Es lamentable que tantos jóvenes no puedan conseguir un empleo y se vean forzados a vivir con sus padres. Incluso muchos graduados de la universidad están aceptando trabajos que no están a la altura de su formación académica. Tengo un plan para que Estados Unidos se recupere laboralmente. Implica restablecer el crecimiento económico sacando al gobierno del medio.

P: ¿Qué haría usted para crear un ámbito económico en el cual a los egresados del colegio y a los graduados de la universidad les resulte más fácil encontrar trabajo?

R: El gobierno federal ha impuesto enormes cargas a los estadounidenses que generan empleo. El gobierno mismo calcula que el costo anual de la regulación asciende a $1,75 billones ($1.75 trillon en inglés). Debemos analizar detenidamente cada reglamentación, a fin de asegurar que los beneficios excedan los costos y no aniquilen los empleos. La clave para que los recién graduados puedan disponer de más oportunidades es asegurar una economía sólida.

Siguiente: Jóvenes a punto de ingresar al mercado laboral. »

P: ¿Hay alguna buena noticia para los padres que tienen hijos a punto de ingresar al mercado laboral?

R: La buena noticia es que la economía estadounidense sigue siendo extraordinariamente fuerte y dinámica. Si se implementan políticas adecuadas, podremos revertir la situación y restablecer el crecimiento económico. Algunos gobernadores ya han demostrado, en sus estados, que la aplicación de un sólido enfoque con respecto al presupuesto y la regulación garantiza dividendos. Desde luego, han debido enfrentar obstáculos desde Washington. Pero si somos capaces de eliminar dichos obstáculos —y creo que podemos hacerlo— retomaremos el camino que conduce al crecimiento y a la prosperidad. Las dificultades que enfrentamos ahora no deben ser subestimadas, pero con la implementación de políticas adecuadas pasarán a ser solamente un amargo recuerdo.

P: ¿Qué hacemos por el grupo de 50 años o más, a quienes se los conoce actualmente como “imposible de emplearlos”?

R: El mejor remedio para los veintitrés millones de estadounidenses que luchan por encontrar trabajo, incluidos los de 50 años o más, es poner nuevamente en marcha la economía. El crecimiento económico deviene en creación de puestos de trabajo y, por desgracia, en esta economía ambos escasean.

P: ¿Cómo hace usted para generar empleos y lograr el crecimiento económico de manera tal que todos puedan gozar de las mismas oportunidades?

R: El gobierno no debe pronosticar ganadores y perdedores en el plano económico. Más bien, debe proporcionar un ambiente capaz de estimular un amplio crecimiento económico, reduciendo las tasas de impuestos que recaen sobre individuos y empresas, fomentando la producción de energía nacional asequible y reduciendo las regulaciones excesivas. Todos se beneficiarán con estas políticas formuladas a favor del crecimiento.

P: ¿Qué haría usted para crear condiciones que ayuden y permitan el crecimiento de la clase media del país?

R: La clase media ha luchado durante la recesión y aún tiene un difícil camino por delante en esta economía. Si se estimula un crecimiento económico que respalde la creación de empleos y se mantiene baja la carga impositiva que recae sobre las familias de clase media, lograremos que nuestro país vuelva a recuperar la solidez económica. Soy partidario de una reducción generalizada de las tasas de impuestos, que no solamente aligere la carga de las familias de clase media, sino que también fomente el ahorro y la inversión, y promueva el crecimiento económico.

Siguiente: Impuestos e incentivos para la pequeña empresa. »

P: ¿Qué haría usted en materia de impuestos y otros incentivos para ayudar a las pequeñas empresas, que crean empleos para la clase media?

R: Las pequeñas empresas crean la mayoría de los nuevos puestos de trabajo en nuestra economía. Ahora no es el momento de aumentarles los impuestos a este grupo creador de empleos, tal como algunos han propuesto. En su lugar, debemos fomentar un ambiente en el que las pequeñas empresas puedan concentrarse en hacer crecer sus negocios y contratar a nuevos trabajadores. Una gran cantidad de pequeñas empresas han revelado que la incertidumbre generada por las políticas impositivas y regulatorias no les ha permitido contratar más empleados. Es necesario que restablezcamos una atmósfera de confianza y de estabilidad que le permita a las empresas formular pronósticos precisos, necesarios para contratar e invertir.

P: ¿Cuál es la mejor solución a largo plazo para satisfacer las necesidades energéticas en nuestro país?

R: En este país, estamos en medio de una revolución energética, gracias a las innovaciones tecnológicas que han permitido que se pueda disponer de energía derivada del petróleo, del gas natural y del carbón limpio en cantidades nunca antes imaginadas. Si adoptamos estos recursos, en lugar de aplacarlos, Estados Unidos se convertirá en la próxima superpotencia energética y podremos dar por terminada nuestra peligrosa dependencia de la OPEC en cuanto al abastecimiento de petróleo.

En esta década, el sector energético estadounidense tiene el potencial de impulsar una profunda reindustrialización y revitalización de nuestra economía, al crear nuevos puestos de trabajo de calidad y con buenos salarios, y dar inicio a una nueva era de prosperidad para nuestra nación. La manufactura volverá a tener como base nuestro territorio, en lugar de países extranjeros. Además de los increíbles beneficios económicos y laborales, una mayor producción de energía a nivel nacional tiene el potencial de reducir nuestros déficits presupuestario y comercial, y de fortalecer el dólar estadounidense. Más allá de las implicancias en la seguridad nacional, la energía confiable y asequible es crucial para ayudar a las familias a pagar sus cuentas, que les permitirá  ir al trabajo y pagar otros bienes y servicios.

P: Nuestros socios se preocupan mucho por el Seguro Social. ¿Usted sería partidario de realizar algún ajuste en lo que concierne a los beneficios y los aportes para que el Seguro Social goce de una sólida base en el futuro? ¿Qué tipo de ajustes serían?

R: He formulado un enfoque destinado a modernizar los programas de beneficios de Estados Unidos, a fin de garantizar la continuidad de su vitalidad para las futuras generaciones. Estas propuestas no producirán un incremento de los impuestos ni afectarán a los jubilados actuales ni a aquellos próximos a jubilarse. He propuesto que el Seguro Social se ajuste de dos maneras, basadas en el sentido común, que lo colocarán en el camino a la solvencia y garantizarán su existencia para las futuras generaciones. Respecto de los futuros jubilados, creo que se debería incrementar la edad de jubilación paulatinamente, en respuesta a la longevidad, y que se deberían seguir incrementando los beneficios, aunque el índice de crecimiento debería ser más bajo para los que perciben mayores ingresos. Estos dos ajustes relativamente menores preservarán el Seguro Social para esta generación y las generaciones futuras.

P: ¿Cómo lograría una mayor solidez financiera para Medicare y aliviaría la carga que implica el aumento de los costos en materia de salud a los jubilados de hoy y del futuro?

R: Si actuamos ahora, podemos salvar y fortalecer Medicare para los actuales beneficiarios y garantizar la continuidad de sus prestaciones para aquellos que se afilien en la próxima década. Los futuros beneficiarios podrán optar de una serie de planes aprobados por Medicare o por el plan “tradicional” en el que se paga por la prestación recibida, según su preferencia. La cobertura y los servicios que proporcionen estos planes deberán ser, al menos, tan buenos como los que reciben los beneficiarios en la actualidad. Medicare también brindará a los jubilados el apoyo financiero que necesiten, a fin de ayudarlos a adquirir el plan que mejor satisfaga sus necesidades. A los adultos mayores se les permitirá conservar sus ahorros al optar por planes más económicos, o podrán pagar planes más costosos, si así lo desean. Si se les exige a las empresas aseguradoras competir entre sí a efectos de ofrecerles mejor servicio a los adultos mayores al menor costo, ello mejorará la calidad de la asistencia médica y disminuirán los costos, lo cual garantizará la preservación de Medicare para los adultos mayores de la actualidad y su fortalecimiento para las futuras generaciones.

P: Alentamos a nuestros lectores a hacer todo lo que les causa temor. ¿Qué haría usted para rejuvenecer?

R: Cuando Ann y yo podemos tomarnos un día libre en medio de la campaña presidencial, lo que realmente nos encanta hacer es ir a la playa con nuestros nietos y luego compartir una gran cena en familia. Es la actividad más rejuvenecedora que puedo imaginar.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO