Skip to content
 

10 secretos para sacarles brillo a los utensilios

Cómo limpiar cubiertos, cristalería, porcelana y otros materiales.

10 secretos para sacarles brillo a tus utensilios

Foto: Jill Chen/Stocksy

En esta temporada, además de pensar en los regalos que comprar, debemos prepararnos para cocinar y celebrar en familia. Por eso, te comparto 10 secretos sencillos que te servirán para limpiar y sacarles brillo a tus cubiertos de plata, cristalería fina, vajillas de porcelana y más.

1. Cubiertos de plata

Si planeas usar la cubertería de plata en una ocasión tan especial como el Día de Acción de Gracias o Navidad, este es el momento de sacarla de la vitrina y hacerla brillar. Utiliza dos métodos naturales. Empieza por poner en una cazuela cuatro vasos de agua, una cucharada (de las de sopa) de bicarbonato y un trozo de papel de aluminio. Pon el agua a hervir y sumerge a continuación los cubiertos (de par en par) por 10 o 15 segundos. Sácalos con unas pinzas para no quemarte y verás cómo brillan. O bien, como segundo método, puedes usar kétchup (sí, ¡el que usas en la cocina!): frota primero los cubiertos, luego debes sacarles el kétchup y darles brillo con un paño suave.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

2. Copas de cristal fino

Ya sea para brindar o para dar gracias, lo más probable es que las copas de cristal fino no falten en tu mesa de Navidad o Acción de Gracias. Para asegurarte de que estén limpias y brillantes, olvídate de ponerlas en el lavaplatos. Simplemente llena el fregadero con agua bien caliente y pon en el fondo una toalla grande para proteger el cristal. Añade un par de cucharadas (las de sopa) de vinagre blanco y limpia las copas con una esponja suave y el jabón líquido que usas para lavar los platos. Enjuaga bien y sécalas cuidadosamente con un paño de cocina que sea muy absorbente y, ¡estarán listas para poner en la mesa!

3. Vajillas de porcelana

Si al sacar tu vajilla de porcelana para celebrar las próximas fiestas adviertes que tiene alguna rajadura pequeña, pon la pieza de porcelana en un cazo y añade un par de tazas de leche o la cantidad necesaria para cubrir la pieza. Calienta la leche a fuego muy bajo por una hora y apaga. Deja que se enfríe sin sacar la porcelana del cazo. Cuando la leche esté fría, échala y lava a continuación la porcelana con agua tibia, unas gotitas de jabón líquido y un chorrito de vinagre blanco. Enjuaga y deja secar. ¡Se verá como nueva!

4. Recipientes de plástico

Con las fiestas y las celebraciones llega también el dilema de qué hacer con tanta comida que sobra (¿te suenan los sándwiches de pavo?). Por eso, ahora es el mejor momento de lavar todos los contenedores de plástico. Si el problema es que huelen a comida, mi consejo es que pongas dentro de estos varias bolas de papel de periódico y los dejes tapados y reposando toda la noche —o más, si es necesario. Luego, lávalos con agua caliente y jabón.

5. Utensilios y cazuela de acero inoxidable

En los días que andes con prisa durante las fiestas, puedes meter las sartenes y las cazuelas de acero inoxidable en el lavaplatos; sin embargo, es preferible que los laves a mano con un jabón líquido corriente y los seques lo antes posible. Si tienes costumbre de meterlos a diario en el lavaplatos y con el tiempo les han ido saliendo manchas oscuras, prueba a quitarlas frotando con un paño impregnado en vinagre blanco.

6. Cacharros de cobre

Este material no perdona si lo metes en el lavaplatos, así que lávalo con agua tibia y jabonosa, luego sécalo bien. Con el paso del tiempo, sin embargo, se queda sin brillo. Para evitar esto, te aconsejo hacer una pasta de sal y vinagre blanco (o simplemente jugo de limón), y luego frotar bien la superficie del utensilio con la pasta. Límpialo y sácale brillo usando un paño suave.

7. Sartenes y moldes de hierro fundido

Este es uno de esos materiales que exigen cuidado y mantenimiento antes y después de su uso. Si compras una nueva sartén, necesitarás tratarla antes de empezar a cocinar en ella para evitar que se pegue lo que cocines. Simplemente pon un poco de aceite en la base y métela en el horno a 350° F por una hora. El tiempo y el uso frecuente harán el resto del trabajo. Evita usar jabón para limpiar este material. Simplemente enjuaga con agua caliente y usa un abrasivo como la sal gorda en un cepillo para quitar lo que esté pegado. Seca bien y, antes de guardar, frota suavemente con un poco de aceite.

8. Cacerolas de aluminio anodizado duro

Para limpiar este material es mejor hacerlo a mano con agua tibia y jabón de platos. Evita usar estropajos abrasivos o de aluminio ya que pueden rayar la superficie. Si con el paso del tiempo le han salido manchas, mezcla un poco de agua con bicarbonato hasta hacer una pasta, luego frota el material de la cacerola con la pasta y un estropajo suave. Enjuaga bien y seca inmediatamente.

9. Ollas o cazuelas de barro

Te aconsejo que antes de cocinar sumerjas en agua por 15 minutos los utensilios  hechos de este material. Esto ayudará a que se cierren los poros. A no ser que tu olla o cazuela de barro esté esmaltada por dentro, nunca uses jabón o detergente para lavarla. Al ser un material tan poroso, absorbería el jabón y  podría contaminar la comida que cocines después. Para lavar el barro, usa agua muy caliente y un cepillo duro y, si es necesario, un poco de sal gorda para frotar las manchas. Enjuaga y seca muy bien antes de guardar.

10. Mesones de madera

Si tienes en tu cocina un mesón de madera, una tabla de picar o un “bloque de carnicero” (butcher block) de madera, dale una buena limpieza antes de que comience el trajín de las fiestas. Espolvorea sal gorda por toda la superficie de madera y frota a continuación usando un limón cortado por la mitad. Para sacar manchas que se resistan, cúbrelas con bicarbonato y, tras dejarlo reposar, frota bien con una esponja de cocina. Enjuaga y seca bien.

 

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto