Skip to content
 

Las 10 verduras y hierbas más sencillas de plantar

Cómo cultivarlas en macetas o en el huerto de casa.

  • Foto: Eduardo Barrera/Getty Images

    Cuando se trata de tener una huerta en casa, primero hay que pensar en el tiempo que tenemos para cuidarla y mantenerla. Aquí te presento las hortalizas y verduras más fáciles de cultivar.

    1 of 13
  • Foto: Jordan Siemens/Corbis

    Ejotes o frijoles verdes

    Planta la semilla en la tierra cuando la temperatura del suelo haya alcanzado al menos los 60° F (15.5° C). El suelo debe estar bien aireado, tener buen drenaje y ser rico en material orgánico. Distribuye las semillas en hileras de una pulgada de profundidad y deja un espacio de unas 3 pulgadas (7,5 cm) entre cada semilla. Sabrás que están listos los frijoles cuando estén todavía tiernos y se partan fácilmente por la mitad. Crecen muy bien cuando están plantados al lado del maíz y las calabazas.

    2 of 13
  • Foto: Tom Chance/Westend61/Corbis

    Lechuga

    Hay muchas variedades de lechuga, pero las más comunes (romana, mantecosa, iceberg, entre otras) son muy fáciles de plantar y cosechar tanto en la huerta como en macetas grandes. Estas semillas prefieren los climas más frescos y el mejor momento de plantarlas suele ser cuatro o seis semanas antes de que empiece el calor más intenso. Planta unas 10 semillas por cada pie cuadrado en hileras, dejando una separación de 12 pulgadas (30 cm) entre ellas. Cuando riegues, ten cuidado de que el suelo no quede demasiado empapado y cosecha las lechugas cuando las hojas estén todavía tiernas para evitar que se amarguen.

    3 of 13
  • Foto: Roy Morsch/Corbis

    Rábano

    Pocas verduras son tan sencillas de plantar y cosechar como el rábano y, ¡pocas crecen tan rápido! Puedes plantarlo tanto en la huerta como en una maceta de unas 6 pulgadas (15 cm) de profundidad. Crece bien al sol o en la semisombra y realmente lo único que necesita es que lo rieguen regularmente para que no se seque la tierra. Cuando esté listo para la cosecha, saca los rábanos de la tierra y usa un cuchillo para cortar las hojas. Si los guardas en el refrigerador, durarán dos o tres semanas. Además de añadirlos a tus ensaladas o usarlos para adornar tus platos de verano, prueba asarlos con un poco de aceite de oliva y sal.

    4 of 13
  • Foto: Amanaimages/Corbis

    Tomates cherry

    Estos pequeños y deliciosos tomates son ideales para plantarlos en una maceta, aunque también puedes sembrarlos fácilmente en un lugar de la huerta que reciba  por lo menos seis horas de sol al día. Planta los tomates pasada la última helada en el área donde vives y, con regarlos regularmente y ponerles abono orgánico cada dos semanas, podrás disfrutarlos en tu mesa dentro de un lapso de 80 días desde la siembra. Esta variedad de tomates se produce en abundancia, así que con un par de plantas tendrás suficiente para toda la temporada.

    5 of 13
  • Foto: Blend Images/Corbis

    Pimientos

    Imprescindibles en nuestra cocina latina, estos sabrosos pimientos necesitan poco más que abundante sol y suficiente agua para mantener la tierra húmeda aunque no encharcada. Dependiendo del tipo de pimiento que escojas plantar, suelen necesitar al menos 60 días para alcanzar la maduración. Mi consejo es que los plantes en macetas grandes con suficientes agujeros para asegurar un buen drenaje. Si vas a trasplantar los pimientos a tu huerta, te aconsejo hacerlo cuando la tierra esté lo suficientemente templada, entre 70° y 85° F (21-20 grados C).

    6 of 13
  • Oferta de AARP

     
    • Únete a AARP y obtén excelentes maneras de ahorrar y mantenerte conectado con tu familia.

    7 of 13
  • Foto: Kristin Lee/Tetra Images/Corbis

    Albahaca

    Sin duda una de las hierbas más populares, es un ingrediente esencial en la cocina mediterránea, especialmente en la italiana. No le gusta el frío, así que plántala en la huerta cuando no haya ya riesgo de heladas. Puedes también plantar la semilla en una maceta o empezar con una planta pequeña y ponerla en un rincón soleado de la cocina para tener fácil acceso a sus deliciosas hojas. Si observas que la planta empieza a florecer, quita los pequeños capullos o flores blancas en cuanto salgan. La albahaca necesita sol y agua, así que recuerda regarla diariamente en el verano.

    8 of 13
  • Foto: Imagemore Co., Ltd./Corbis

    Orégano

    Delicioso y aromático, el orégano es muy fácil de cultivar sembrando unas cuantas semillas en el huerto o en una maceta. Planta las semillas cuando el riesgo de heladas haya pasado en tu zona. Para que el sabor alcance su máxima intensidad, la planta debe recibir sol y agua en abundancia. Cosecha las hojas cuando la planta alcance las 4 o 5 pulgadas de altura (unos 12 cm) y quita las flores de planta en cuanto las veas salir.

    9 of 13
  • Foto: Chassenet/SoFood/Corbis

    Cilantro

    A esta hierba, parecida al perejil y tan apreciada en nuestra cocina latina, no le gusta demasiado el calor. Por eso, te aconsejo que la plantes en un contenedor de unas 18 pulgadas (45 cm) de ancho y 10 pulgadas (25 cm) de profundidad; luego, pon la hierba en la sombra durante las horas más calurosas del día. Aunque tiene una vida corta, prolongarás su cosecha si podas la planta frecuentemente (al menos una vez a la semana). Planea también plantar nuevas semillas cada 5 o 6 semanas para que no te falte cilantro fresco en toda la temporada.

    10 of 13
  • Foto: Eduardo Barrera/Getty Images

    Menta

    Con su brillante color e inconfundible aroma, la menta es “sinónimo” de frescura. Bajo el mismo nombre se agrupan distintas variedades; de la hierbabuena y la menta verde, a la bergamota y la melisa. Normalmente a la menta le gustan las zonas húmedas y la semisombra, pero en realidad crece bien en cualquier sitio. Hay que tener cuidado donde se la planta porque crece tan rápidamente que puede entorpecer el crecimiento de otros cultivos (te aconsejo plantarla en maceta). La puedes usar tanto para decorar un postre o una ensalada como para añadir sabor  al té o a la limonada en verano.

    11 of 13
  • Foto: Creativ Studio Heinemann/Westend61/Corbis

    Cebollinos

    Pertenecientes a la familia de las cebollas, los cebollinos están entre las hierbas más fáciles de cultivar. Aunque prefieren el sol y toleran bien las sequías, crecen mejor en un suelo húmedo y con buen drenaje. Son también fáciles de plantar en una maceta, tanto dentro como fuera de casa. Una vez empiece a crecer, recorta la planta con frecuencia para estimular el crecimiento. Como las hojas de los cebollinos son comestibles, no uses ningún tipo de pesticida en ellas. Las flores de los cebollinos también son comestibles y, además de deliciosas, sirven para engalanar ensaladas.

    12 of 13
  • Grant Squibb/Getty Images

    Más galerías

    De tu huerta a la cocina: 10 plantas para usar en tus ensaladas. Fotos

     

    13 of 13

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto