Skip to content
 

¿Puedes tener relaciones sexuales tras el cáncer de próstata?

Si adaptas tu técnica, lo más probable es que te sientas satisfecho.

Maure Couple Talking On Their Bed In Their Bedroom, AARP Home And Family, Sex And Intimacy, Sex After Prostate Cancer

Foto: iStock

Un tipo de intervención quirúrgica especial, denominada prostatectomía que protege a los nervios, podría disminuir el riesgo de padecer disfunción eréctil.

In English | Es un mito la idea de que el tratamiento del cáncer de próstata acaba con las erecciones de los hombres, dejándolos con disfunción eréctil por el resto de sus vidas.

La verdad es más complicada. Un hombre que se somete a tratamiento debe prepararse para la probabilidad de padecer de disfunción eréctil. Pero aunque es un problema típico, la disfunción eréctil no es inevitable. Cualquier hombre que la desarrolle puede seguir disfrutando de relaciones sexuales —incluso orgasmos profundamente gratificantes— siempre y cuando esté dispuesto a dejar de considerar las erecciones como un requisito indispensable.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Casi todos los tratamientos son eficaces

Si los hombres se hacen un examen físico anual, es probable que se realice un diagnóstico precoz de cáncer de próstata, antes de que se propague fuera de la glándula. Poder detectarlo a tiempo significa un buen pronóstico: la American Cancer Society (Asociación Estadounidense del Cáncer) calcula que en el 2013 se diagnosticaron 239,000 nuevos casos de cáncer de próstata, pero hubieron solamente 30,000 muertes —una tasa de mortalidad de un 13%—. (En comparación, en el mismo año se diagnosticaron 232,000 nuevos casos de cáncer de mama, con 40,000 muertes —un 17%—).

Los médicos tratan casi todos los cánceres de próstata en sus primeras etapas en una de tres maneras: con cirugía para extirpar toda la glándula prostática (prostatectomía radical), con EBT (radioterapia de haz externo) o con la introducción de un material radioactivo en la glándula (implantación de semillas). Los tres métodos tienen aproximadamente la misma eficacia. Según los investigadores del M.D. Anderson Cancer Center que estudiaron los resultados de 2,991 hombres consecutivos, 1,034 se sometieron a una prostatectomía radical, 785 se sometieron al tratamiento de radioterapia de haz externo y 950 se trataron con la implantación de semillas (222 se trataron con una combinación de EBT y semillas). Las tasas de supervivencia de cinco años son de un 81% para la prostatectomía radical, un 81% para la radioterapia de haz externo, un 83% para las semillas y un 77% para la combinación de terapias.

Factores de riesgo para la disfunción eréctil tras terminar el tratamiento

¿Quiénes desarrollan disfunción eréctil después de terminar el tratamiento? Todo depende de la suerte, la ubicación del tumor en la próstata, la agresividad de las células y dos factores de riesgo principales:

La edad. Sin importar si padeces de cáncer de próstata o no, el riesgo de desarrollar disfunción eréctil aumenta con la edad. Es lo mismo para los hombres con este cáncer —es decir, a medida que la edad aumenta en el momento de tratarse, también aumenta el riesgo de desarrollar disfunción eréctil—.

El tipo de tratamiento. La disfunción eréctil es más probable tras las cirugías que la radioterapia. Investigadores del National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer) siguieron a 1,187 hombres por cinco años —901 se sometieron a cirugía, 286 a la radioterapia—. La función sexual disminuyó en ambos grupos, pero fue más notable tras las cirugías. Un 21% de los hombres se mantuvieron bien después de someterse a cirugías, en comparación con un 36% de los hombres que se trataron con radioterapia. Otros estudios en general coinciden en que las prostatectomías, en comparación con la radioterapia, provocan una mayor discapacidad eréctil.

La disfunción eréctil relacionada a las prostatectomías se desarrolla inmediatamente, pero algunos hombres con el tiempo recuperan parte de su función. Tras tratarse con radioterapia, menos hombres informan padecer repentinamente de disfunción eréctil; con el tiempo, sin embargo, se hace más común.

¿Existen las cirugías que protegen los nervios?

Los tratamientos para el cáncer de próstata provocan la disfunción eréctil porque los nervios que ayudan con las erecciones rodean la glándula. Las cirugías frecuentemente cortan estos nervios; la radiación con frecuencia los daña.

Una técnica quirúrgica especial denominada prostatectomía con protección de los nervios podría disminuir el riesgo de padecer disfunción eréctil, a uno aún más bajo que el riesgo que presenta la radioterapia. Según estudios, un 60 a 80% de los hombres que se sometieron a prostatectomías con protección de los nervios lograron tener erecciones que “funcionaron”. Pero no esperes milagros. En el mejor de los casos, las cirugías que protegen los nervios dejan a los hombres con erecciones que no son tan firmes como las que tenían antes de la intervención quirúrgica. Además, las cirugías que protegen los nervios podrían no ser posibles si el tumor se encuentra cerca de un nervio.

Las cirugías y los medicamentos

Según varios estudios, los medicamentos para las erecciones ayudan a recuperar la función eréctil, pero normalmente solamente después de las prostatectomías con protección de los nervios.

He aquí la razón:

Los medicamentos para las erecciones funcionan al dirigir más sangre hacia el pene. Si un hombre no tiene suficiente función nerviosa para mantener una erección, no importa cuánta sangre tenga en el pene; no tener función nerviosa significa no tener una erección. En cambio, las cirugías que protegen los nervios permiten que los hombres no pierdan su función nerviosa, por eso los medicamentos para las erecciones pueden ayudar.

Investigadores italianos analizaron 11 estudios de hombres que tomaron medicamentos para erecciones tras someterse a prostatectomías. Después de la cirugía tradicional, los medicamentos para las erecciones ayudaron a un 15% de ellos. (La cirugía tradicional algunas veces puede conservar los nervios). Sin embargo, tras someterse a cirugías con protección de los nervios, los medicamentos ayudaron a aproximadamente un 50% de los hombres.

En resumidas cuentas, para maximizar la probabilidad de preservar la función sexual, opta por una cirugía que proteja los nervios y luego usa medicamentos de erecciones.

Los hombres no necesitan erecciones para disfrutar de orgasmos placenteros

Nervios distintos controlan las erecciones y los orgasmos. Así que aun cuando los tratamientos para el cáncer de próstata dañan o destrozan los nervios que controlan las erecciones, normalmente quedan intactos aquellos nervios responsables por los orgasmos. Es cierto, es necesario adaptarse para poder estimular hasta el orgasmo a un pene flácido. Pero en un entorno erótico con suficiente estimulación manual, oral o con un vibrador, es absolutamente posible.

Según un estudio canadiense, la terapia sexual ayuda a las parejas a volver a tener relaciones sexuales después de terminarse el tratamiento para el cáncer de próstata. Las 77 parejas que participaron en el estudio disfrutaron "aumentos significativos en la función sexual". Para localizar a un terapeuta sexual cercano, visita la American Association of Sexuality Educators, Counselors and Therapists (Asociación estadounidense de educadores, consejeros y terapeutas sexuales); la Society for Sex Therapy and Research (Sociedad para la terapia e investigación sexual); o la American Board of Sexology (Junta estadounidense de sexología).

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto