Skip to content
 

7 consejos para el cuidado a larga distancia

Cómo dividir responsabilidades, delegar, relevar, mantener la comunicación y otros.

Cuidar de un ser querido a larga distancia puede tomar muchas formas que tal vez no hayas tomado en cuenta. El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (enlace en inglés) informa que en Estados Unidos hay más de siete millones de personas que prestan cuidados a larga distancia.

Si realizas cualquiera de las siguientes actividades, puedes considerarte una persona que cuida a larga distancia.

  • Coordinas cuidados de salud, citas médicas y servicios domiciliarios para un familiar.
  • Estás encargado de llevar las cuentas bancarias y pagar los recibos.
  • Pones al día el archivo médico y te encargas de coordinar con la farmacia el surtido de los medicamentos del paciente.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

  • Llamas regularmente para saber cómo están tanto el cuidador como a quien cuida, y les provees apoyo emocional.
  • Realizas viajes con el propósito de cuidar de un ser querido o de relevar al cuidador.

Estas son solamente algunas de las actividades que —aun estando muy lejos— representan responsabilidades propias de la labor del cuidado, y que son valiosas tanto para el cuidador como para la persona que ayudas a cuidar. A los cuidadores a larga distancia, o a quienes piensan que estarán en esa posición en el futuro, les aconsejo incluir los siguientes siete pasos en el planeamiento y ejecución de sus responsabilidades.

1.  Comunícate claramente e incluye a tu ser querido

Te aconsejo organizar una reunión con todos los parientes y amigos que participan en el cuidado de un ser querido de la familia. Si no puedes asistir en persona, hazlo por teléfono, Skype u otro servicio de chat. También debe asistir la persona que recibe cuidados y ser parte de las decisiones en la medida de lo posible. En esta reunión es importante dividir responsabilidades, aprovechar las aptitudes de cada uno, y tomar en cuenta hasta la tarea o contribución más pequeña.

Una de las responsabilidades, por ejemplo, es la de tomar apuntes durante la reunión, resumirlos y distribuirlos a todos los participantes. Con el tiempo las responsabilidades y la complejidad del cuidado pueden aumentar, por lo tanto acepta ayuda desde un comienzo. Asimismo, acepta la ayuda financiera sin sentirte culpable o pensar que es una afrenta. Es una ayuda. A veces, es lo mejor que pueden ofrecer algunos, porque no pueden disponer de su tiempo. Ese dinero puede utilizarse, por ejemplo, en servicios de relevo, en casos emergencias, o para comprar medicamentos que no cubre el seguro. El cuidado de otra persona deriva en gastos extras que pueden menguar tu presupuesto familiar. Acepta la ayuda.

2.  Conoce personalmente al equipo médico y de enfermería

Este es un aspecto clave para el éxito de los cuidados a distancia. Conocer personalmente a los médicos y el personal de enfermería a cargo del cuidado de tu ser querido es muy importante para establecer metas en común y mantener canales de comunicación abiertos. Es de suma importancia que la persona de la que eres responsable firme una autorización que te permita solicitar  información y hablar con el personal médico sobre su estado de salud. Te aconsejo guardar una copia de ese documento. Una vez obtengas la autorización, puedes pedir una conferencia telefónica para ponerte al día del estado en que se encuentra el ser querido de la familia. No olvides comunicar esta información al resto del equipo de cuidado, es decir parientes y amigos.

3.  Centraliza el archivo médico o la historia clínica de tu ser querido

Crea una carpeta o portafolio donde guardes toda la información médica. Incluye números de teléfono, direcciones y contactos de los médicos, agencias de servicios domiciliarios, servicios de relevo, farmacias, hospital de preferencia, copias de las tarjetas de seguro médico, y otros.  Anota, al comienzo, información básica, como por ejemplo, tipos de enfermedades y cirugías previas, alergias, implantes, y la lista de medicamentos al día. Te aconsejo, además, poner está información en formato electrónico para poder enviarla rápidamente ya sea a los médicos, a una agencia de relevo o a los parientes.

4.  Organiza el archivo de los asuntos legales

 El archivo de asuntos legales es tan importante como lo es el archivo médico. En él deben estar archivados documentos como el poder amplio legal, el poder para asuntos médicos, las directivas de salud (por ejemplo, una petición de no ser resucitado o puesto en máquinas de soporte vital, si es su deseo), documentos que autorizan la donación de órganos (si es su deseo), números de cuentas bancarias, y otros. Es muy probable que te conviertas en el encargado de pagar cuentas mensuales, hacer cambios a pólizas de seguro, vender propiedades, y administrar completamente las finanzas de quien eres responsable.

5.  Organiza y mantén un calendario electrónico

Lo ideal es mantener un calendario electrónico al que pueda ingresar todo el equipo de parientes y amigos que colaboran en las tareas de cuidado de tu ser querido. En el calendario anota las citas médicas, el resurtido de medicinas, las fechas importantes y otros acontecimientos en la coordinación de servicios para tu ser querido. Puedes crear una cuenta en el calendario gratuito que ofrece Google y que, entre otras cosas, permite compartir información y ver varios calendarios. En Caringbridge.org (en inglés) encuentras las herramientas para crear un sitio web para la persona que cuidas y los que están interesados en participar en su cuidado.

Abuelos hablando con su familia por medio del computador - Consejos para prestar cuidado a larga distancia

Foto: Brand X/Getty Images

6.  Comunícate continuamente con tu ser querido

Mantener una vía de comunicación a través de llamadas telefónicas regulares, tarjetas y cartas, videochats, y fotografías te ayudarán a sentirte cerca de quien cuidas. Si estás apoyando a otra persona en sus responsabilidades de cuidado, mantener una comunicación con ella es vital para su bienestar y salud mental. Quien cuida a diario de otra persona puede sentirse aislado y, con el tiempo, deprimido. Esta comunicación sincera y continua es importante y muy valiosa.

7.  Reconoce la necesidad de relevo desde el comienzo

Desde la primera reunión para planear el cuidado de un ser querido de la familia, el tema del relevo debe ser parte de los planes. Además,  debe planearse el tiempo y la forma en que se dará relevo. Si eres tú quien vive lejos, las visitas que tengas que hacer a tu ser querido se prestan como una oportunidad para que releves al cuidador principal.  

Además de estas pautas que te ofrezco aquí, existen otros recursos en internet que pueden ampliar este tipo de información. Por ejemplo, cómo usar la tecnología para cuidar a larga distancia o cómo monitorear la casa de un ser querido de la familia

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto