Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

6 productos que son difíciles de conseguir

Si preparas la piscina o buscas alitas de pollo, quizás te topes con la escasez de algunos artículos.

Letrero en inglés que dice -out of stock-

Maridav/Getty Images

In English | Si te resulta más difícil encontrar kétchup para tu hamburguesa o madera para construir la terraza que siempre has querido, hay una razón.

Una combinación de factores, entre estos la pandemia mundial, las tormentas severas de invierno y un incidente de pirateria han causado grandes interrupciones en las cadenas de suministro de EE.UU. este año. El resultado es una nueva falta de algunos artículos, una escasez continua de otros y un aumento de los precios.

Leanne Greer, de 50 años, ha pasado por esa situación en la gasolinera. No hace mucho, Greer tuvo que conducir a tres estaciones de gasolina antes de encontrar un lugar para bombear cerca de su casa en Canton, Georgia. Las personas preocupadas por la escasez de gasolina acudieron a las estaciones de gasolina, lo que empeoró la situación.

“Creo que si la gente se portara de manera normal, esto no habría sucedido”, dice Greer, quien vio filas de más de 50 autos en gasolineras en su área.

A continuación, te presentamos algunos productos difíciles de encontrar y las causas por la escasez.

Nota que dice en inglés Out of Gas, en español, sin gasolina.

China News Service/Getty Images

1. Gasolina

Hace poco se cerraron miles de estaciones de gasolina en el sureste del país después de que un grupo de piratas informáticos lanzara un ciberataque contra el oleoducto Colonial Pipeline, que suministra casi la mitad del diésel y la gasolina que consume la costa este.

La demanda de gasolina en varios estados del sur aumentó hasta un 20%, una señal de que los consumidores estaban entrando en pánico ante la posibilidad de una escasez, según Allison Mac, analista de GasBuddy, una empresa de tecnología que les da seguimiento a los precios de los combustibles. “Había ansiedad y las personas estaban llenando sus tanques, cuando probablemente no era necesario que lo hicieran”, dice.

El sistema de distribución de gasolina había estado bajo presión durante meses antes del ataque. La demanda fluctuante de combustible hizo que los proveedores de gasolina tuvieran dificultades para llegar al punto óptimo, especialmente después de que el coronavirus provocó una escasez de conductores de camiones en el 2020, lo que resultó en una baja demanda de combustible, seguido de una alta demanda imprevista de los consumidores y las empresas.

2. Pollo

La tormenta invernal Uri asestó un duro golpe a las granjas avícolas de Texas y otros estados del cinturón del sol (Sun Belt) en febrero.

Joe Sanderson, director ejecutivo de Sanderson Farms Inc., le dijo al Wall Street Journal que, en Texas, la tormenta obligó a la compañía de pollo a sacrificar 545,000 polluelos que no pudieron enviarse debido a condiciones peligrosas en las carreteras y que otros 455,000 pollos murieron debido a temperaturas frías.

Las brechas de suministro que resultaron causaron grandes fluctuaciones de precios, justo cuando la demanda de carne de pechuga y de ala alcanzó su punto máximo durante el Super Bowl y March Madness, señala Tom Super, vicepresidente sénior de comunicaciones del National Chicken Council.

La demanda de pollo también aumentó durante la pandemia a medida que más de media docena de cadenas de comida rápida se unieron a la “guerra de sándwiches de pollo”, en la que agregaron opciones al menú centradas en sándwiches y alas de pollo.

“Tomará tiempo y esfuerzo reemplazar los suministros de pollo de los criaderos afectados en esa región, pero la oferta pronto debería ponerse al día con la demanda”, dice Super.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


3. Madera

Ha habido cantidades limitadas de madera desde la primavera del 2020, ya que la pandemia y las restricciones de distanciamiento social obligaron varias fábricas de madera en Estados Unidos a cerrar sus puertas, según David Logan, economista sénior de la National Association of Home Builders. La producción se reanudó a un ritmo mucho más lento durante el verano y no ha podido mantenerse al día con la demanda.

Logan calificó la escasez y, luego, el aumento de precio de la madera como algo sin precedentes y predijo que el mercado no volverá a los niveles anteriores a la pandemia hasta el 2022. “Pienso que los constructores de viviendas en todo el país considerarán detenidamente la posibilidad de cambiar del enmarcado de madera al enmarcado de acero o concreto en los hogares para casos como este”, dice.

Muchos clientes están decidiendo reducir el área en pies cuadrados de nuevos proyectos y alejarse de los acabados y el piso de madera para ahorrar dinero, agrega.

Un auto nuevo con un moño encima

Westend61/Getty Images

4. Automóviles

Una fuerte disminución en la producción de chips semiconductores ha causado demoras en la fabricación de automóviles, cuando la actividad de los compradores aumenta la demanda de vehículos nuevos.

Las fábricas de automóviles se vieron obligadas a detener la producción durante los primeros meses de la pandemia debido a las medidas de aislamiento y a la disminución prevista de la demanda de vehículos nuevos, señala Ivan Drury, gerente sénior de perspectivas en Edmunds, que hace un seguimiento de las tendencias en la industria automotriz. Drury dice que cuando se detuvo la producción de autos, muchos fabricantes de automóviles cancelaron los pedidos de los semiconductores, los chips de computadora necesarios para producir muchas características electrónicas del automóvil, como pantallas para visualización frontal y la integración de teléfonos celulares.

La demanda de autos nuevos se recuperó más rápido de lo esperado en el verano del 2020; ahora quedan pocos de esos chips y los fabricantes de automóviles no pueden producir vehículos nuevos lo suficientemente rápido como para mantenerse al día con la demanda. “No entramos en una recesión de la manera habitual, y eso tomó a todos por sorpresa”, señala Drury.

5. Kétchup

Todo sabe mejor con kétchup, pero es posible que no encuentres esos paquetes en tu bolsa de comida para llevar estos días. Un aumento en los pedidos de comida para llevar a raíz de la pandemia provocó una gran demanda de kétchup, pero los suministros han tenido dificultades para mantenerse al día.

El productor principal de kétchup en Estados Unidos, Heinz, anunció en abril que la compañía estaba planeando un aumento del 25% en la producción para mantenerse al día.

El precio de los paquetes de kétchup ha aumentado un 13% desde enero del 2020, según el Wall Street Journal, y el aumento de la demanda ha dejado a los propietarios de restaurantes y cadenas nacionales luchando por los suministros. A pesar de los planes de Heinz de aumentar la producción, no está claro cuándo terminará la escasez.

Tabletas de cloro para piscina

Petegar/Getty Images

6. Cloro

Justo cuando todos están listos para un verano en la piscina, ha comenzado la escasez de cloro. Mucha gente que prepara su piscina en el patio trasero se topará con la falta de este artículo. 

Las ventas de piscinas personales aumentaron drásticamente en el verano del 2020, ya que las familias se vieron obligadas a permanecer en casa. Además, la demanda de cloro aumentó en los meses más cálidos, lo que hizo más difícil encontrar suministros para el mantenimiento de la piscina.

Para empeorar las cosas, la planta de cloro de BioLab en Lake Charles, Luisiana, se quemó después de que el huracán Laura azotara el sureste en agosto. El centro produjo la mayoría de las tabletas de cloro en EE.UU. y no volverá a abrir hasta el 2022.

Los otros dos fabricantes de cloro del país —Occidental Petroleum y Clearon Corporation— no han podido llenar la brecha de suministro, y la escasez continuará durante el verano.

Kelly Anderson es una colaboradora que cubre artículos y temas políticos. Ha escrito para DCist, Society for Human Resource Management y Georgetown Magazine.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.