Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Lo que deben saber los inquilinos de la moratoria de desalojos

Los CDC anunciaron una ampliación del plazo de 60 días, pero la Corte Suprema de Estados Unidos revocó la moratoria de desalojos.

Fallo de aviso de desalojo impreso en papel rosa

iStock / Getty Images

In English |  Nota del editor: el 26 de agosto, la Corte Suprema de Estados Unidos revocó la moratoria de desalojos emitida bajo la orden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La moratoria, impuesta originalmente el año pasado como respuesta a la pandemia, se había ampliado hasta el 3 de octubre. Los inquilinos y los propietarios que necesiten asistencia pueden usar la herramienta Rental Assistance Finder del Consumer Financial Protection Bureau para buscar información sobre la asistencia para alquileres en la zona donde viven. 

Los inquilinos tienen otros 60 días para pagar, buscar ayuda o mudarse, ya que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) otorgaron una ampliación del plazo de tan solo 60 días a la moratoria nacional de desalojo.

Hasta mediados de junio, unos 8.1 millones de inquilinos se encontraban atrasados en sus pagos, según la Oficina del Censo de EE.UU. Unos 4.5 millones de inquilinos pensaban que se enfrentaban al desalojo. La ampliación de 60 días del plazo del 31 de julio significa que los inquilinos tendrán hasta el 3 de octubre antes de que puedan comenzar los procesos de desalojo. No se desalojará a todos, pero cuando se venza el plazo el 3 de octubre, pueden entrar en riesgo hasta 6.2 millones de adultos que están atrasados en el pago del alquiler.

El Congreso asignó unos $46,000 millones para ayudar a los inquilinos en el marco de los paquetes de alivio frente al coronavirus. A continuación, te indicamos lo que pueden o no hacer los inquilinos para quedarse en su vivienda una vez vencida la moratoria.

Moratoria de desalojos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dispusieron la moratoria de los desalojos con el fin de frenar la propagación de la COVID-19 porque consideraron que una ola de desalojos durante el cierre económico provocado por la pandemia agravaría dicha propagación. Los tribunales han confirmado la orden, prorrogada ya cinco veces. La primera orden de la moratoria se emitió el 4 de septiembre. La reciente ampliación del plazo del 3 de agosto cubre las zonas "que están atravesando por altos niveles de transmisión” de casos de COVID-19, según el comunicado de los CDC. La prohibición de desalojos cubrirá un 80% del país y concluirá el 3 de octubre.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


"Esta moratoria es una medida acertada para mantener a las personas en sus hogares y fuera de las congregaciones donde se propaga el COVID-19", dijo en un comunicado de prensa la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky. “Es urgente que las autoridades de salud pública respondan rápidamente para mitigar el aumento de desalojos, lo que podría aumentar la probabilidad de nuevos picos en la transmisión (COVID-19). Estos desalojos en masa y las consiguientes consecuencias para la salud pública serían muy difíciles de revertir ".

La moratoria solo protege a aquellos inquilinos que puedan demostrar que les resulta imposible pagar el alquiler a causa de la pandemia, ya sea por haber perdido su empleo o por tener que pagar gastos médicos extraordinarios de su propio bolsillo. También pueden acogerse a la moratoria los inquilinos que, en caso de desalojo, teman quedarse sin hogar o deban acudir a un albergue para personas sin hogar. Además, la moratoria de desalojo solo ampara a las personas cuyos ingresos previstos para el 2021 no superen $99,000 (o $198,000, en el caso de una pareja casada que presenta conjuntamente la declaración de impuestos).

La moratoria no impide la acumulación de deudas derivadas del alquiler ni prohíbe los desalojos por otros motivos (por ejemplo, por causar daños al inmueble o pelearse con los vecinos). Los individuos que se acojan a la moratoria tienen que demostrar que están poniendo todo su esfuerzo para hacer pagos parciales oportunamente. (Los propietarios de viviendas también cuentan con una ampliación de la asistencia disponible por parte de prestamistas y administradores de préstamos).

Herramienta para buscar asistencia

Los inquilinos y los propietarios, en busca de asistencia, ahora pueden utilizar una nueva herramienta (en inglés) de la Consumer Financial Protection Bureau para encontrar información sobre asistencia de alquiler en su área. El usuario simplemente ingresa el nombre de estado (o de su tribu) en la herramienta y esta le ofrece enlaces a las organizaciones estatales y locales que distribuyen asistencia federal para el alquiler en sus comunidades. El dinero puede ayudar a los propietarios e inquilinos que buscan mantenerse a flote con el alquiler y otras facturas.

La herramienta también te ayuda a comprobar si calificas para recibir asistencia. Además, si necesitas un consejero de vivienda, la herramienta te ayuda a encontrar uno. El programa de asistencia de alquiler tiene un alcance nacional y, en muchos lugares, aceptan solicitudes tanto de propietarios como de inquilinos.

¿Qué tipo de ayuda se puede recibir?

Algunos estados y ciudades han prorrogado la moratoria. En Maryland y el Distrito de Columbia se ha ampliado el plazo hasta el fin del período de emergencia nacional, y en Nueva Jersey la moratoria seguirá vigente hasta dos meses después de vencido dicho período. Varias agencias federales anunciaron la ampliación del plazo de las moratorias de desalojo y ejecución hipotecaria hasta el 30 de septiembre del 2021. Se aplica a los residentes de propiedades financiadas o garantizadas por el gobierno de EE.UU., e incluye a las viviendas financiadas con fondos públicos y a las financiadas con préstamos de la Autoridad Federal de Viviendas y el Departamento de Asuntos de Veteranos o préstamos de Fannie Mae o Freddie Mac.

La ayuda proviene principalmente del Gobierno federal, que aprobó $25,000 millones en asistencia de emergencia para alquileres (ERA) por medio de la ley Consolidated Appropriations Act of 2021, promulgada en diciembre. Otros $21,550 millones se asignaron a través del Plan de Rescate de Estados Unidos (American Rescue Plan), promulgado en marzo del 2021, el cual también permite la utilización de fondos para cubrir costos de mudanza y otros gastos. Los fondos se desembolsan de acuerdo con la proporción de habitantes que tiene cada estado con respecto a la población nacional. La ayuda puede recibirse durante doce meses, con la posibilidad de una sola prórroga de otros tres meses.

Las dependencias estatales y locales están repartiendo los fondos, y muchas de ellas, según el Departamento del Tesoro, apenas han iniciado esta labor. Se ha pagado menos del 10% del dinero que aprobó el Congreso, según The Wall Street Journal. "Si bien algunos programas estatales y locales están llegando a cada vez más hogares en situación de necesidad, otros programas presentan retrasos importantes, y muchos de ellos apenas se lanzaron en las últimas semanas", indicó ese departamento en un comunicado del 2 de julio. 

Cómo obtener ayuda

El primer paso es encontrar una agencia estatal o local que te pueda ayudar. Una de las listas más exhaustivas en este sentido es la que lleva la NLIHC (en inglés), la cual promete a los usuarios acceder a una solicitud de ayuda con solo dos o tres clics. En Alabama, por ejemplo, hay ocho agencias que distribuyen la ayuda para inquilinos, entre ellas una dependencia estatal, varias a nivel de condado y otra más para la tribu choctaw.

Tendrás que presentar documentos para demostrar que perdiste el empleo o que tus ingresos se vieron reducidos a causa de la pandemia de COVID-19. Además, deberás comprobar que tus ingresos se hallan dentro de los límites establecidos por el Congreso. Las dependencias tienen cierta flexibilidad para definir la documentación que se debe presentar. Por ejemplo, es posible que permitan fotocopias o fotografías digitales de documentos, correos electrónicos o declaraciones por parte de empleadores, propietarios de viviendas, trabajadores sociales u otras personas que conozcan las circunstancias de tu hogar.

Además, es posible que el propietario tenga que aceptar las condiciones de la ayuda para inquilinos, las cuales podrían prohibirle aumentar el alquiler u ordenar el desalojo durante cierto período. Si el propietario no las acepta, deberías averiguar si puedes recibir los fondos directamente, lo cual es ahora más fácil que cuando se aprobó inicialmente el programa. Por su parte, los propietarios a los que se les adeudan pagos atrasados de alquiler también pueden solicitar ayuda al Gobierno por medio del programa ERA. AARP ha apoyado firmemente a propietarios e inquilinos para asegurar que estas iniciativas nacionales destinadas a evitar que las personas se queden sin hogar tomen en cuenta los intereses de todas las partes involucradas.

Podrás acceder a la ayuda incluso si presentas tu solicitud a última hora. Pero es mejor no esperar. Si se te va el plazo, podrías quedarte sin la ayuda que necesitas.

Nota de redacción: este artículo se publicó el 13 de julio, 2021. Ha sido actualizado con nueva información. 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, de presupuestos e impuestos al Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista de Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.