Skip to content
 

Cuando mis lectores me envían fotos de sus hogares y me piden ayuda con la decoración, me suelo encontrar con dos extremos: o bien se sienten fríos e impersonales o bien están tan sobrecargados de adornos y recuerdos que ¡ya ni pueden limpiar el polvo! ¿Mi recomendación? Prueben con un estilo práctico y contemporáneo con toques étnicos que dejen lucir su gusto personal, su cultura y sus raíces.

Vea también: ¿Está preparado para viajar?

Claves de la decoración étnica

La decoración étnica es sinónimo de color, artesanía, textura y objetos exóticos o mágicos procedentes de distintos países y culturas. Es un estilo que nos habla de viajes y tierras lejanas o que, simplemente, nos devuelve a las raíces de nuestra propia cultura. “Hoy en día, la mayor tendencia en la decoración es incorporar toques étnicos para dar un estilo ecléctico y personal a nuestro hogar. Pero no tienen que gastar mucho dinero viajando por el mundo a lugares exóticos o buscando artefactos y piezas únicas para captar este estilo global, ya que los encontrarán en muchas tiendas”, explica Martín Amado, el famoso experto en decoración de origen cubano. “El punto clave es saber editar y seleccionar las piezas adecuadas. Para empezar, opte por acabados de maderas oscuras (como la teca, la caoba o incluso el ébano) en los muebles que use como accesorios. A continuación, combine diferentes texturas como un tapete de sisal y una silla de mimbre al lado de un sofá tapizado. Los estampados de animales y otros elementos naturales como el ratán y el bambú también ayudan a captar esa sensación y funcionan para la gran mayoría de los estilos exóticos, desde el Oriente hasta el Occidente” —añade—.

Decoración con un toque étnico - Sala interior con mesa de centro y sofa al fondo.

Foto: Glow/Getty Images

Incorpore la estética de la cultura latina en la decoración del hogar, manteniendo un estilo moderno.

Para incorporar esta tendencia al hogar no hace falta que usted redecore o empiece de cero. Simplemente siga estos consejos.

5 formas de añadir pinceladas étnicas a su decoración

1. Juegue con los colores tierra (del beige al naranja cobrizo) y con los tonos granates y rojizos, especialmente combinados con blanco y negro. Pruebe por ejemplo con cojines estampados en estos tonos sobre un sofá color crema.

2. Escoja materiales nobles que le recuerden a la naturaleza y que trasmitan calidez, como la madera (especialmente la tallada), el mimbre, la piedra natural, el barro o el cuero. Para los textiles, la mejor elección son los tejidos naturales como el algodón, la lana, la seda o el lino en colores vibrantes o con diseños exóticos (¡atrévase con los estampados de piel de animales!). Si tiene un telar o un tapiz con motivos típicos de su país de origen, enmárquelo como si se tratara de un cuadro y cuélguelo en la pared.

3. Recuerde que un objeto grande y con personalidad (por ejemplo una escultura de barro, un instrumento musical antiguo o una cesta bonita tejida a mano) es mejor que muchos cacharritos pequeños. Si tiene una colección de objetos similares, lo mejor es agruparlos para multiplicar —así— el impacto visual.

Siguiente: Dele un nuevo uso a objetos típicos. »

4. Pruebe también a dar un nuevo uso a objetos típicos, como por ejemplo esa vieja cafetera que ya no usa. ¡Verá qué original se ve con flores frescas en la cocina! Las colchas de ganchillo hechas a mano, por otro lado, son con frecuencia una obra de arte y no se merecen estar guardadas en el armario. Pruebe a usarlas como panel de cortina en una ventana que quiera destacar o échela informalmente sobre el respaldado del sofá. Rescate también del armario unas cuantas velas en forma de pilar y clave en ellas tachuelas de hierro forjado, formando un diseño que le guste. Póngalas juntas formando un centro sobre una bandeja y conseguirá dar un toque étnico a un rincón de la sala sin gastar un centavo.

5. Dedique parte de una pared a crear una galería de recuerdos intercalando fotos enmarcadas con sus adornos favoritos (incluso esos platos de cerámica que tiene guardados) y pequeñas esculturas o figuras que haya traído de sus viajes o de su país de origen. Póngalos sobre repisas estrechas y flotantes, que se pueden colgar a distintas alturas. Si quiere añadir un toque nostálgico y soñador, ponga todas las fotos en blanco y negro y póngalas en marcos de distintos tamaños y diseños pero del mismo color.

Contemporáneo y ¡latino!

Así nos aconseja Martín Amado cómo incorporar la estética de la cultura latina en la decoración del hogar, pero manteniendo al mismo tiempo un estilo moderno y contemporáneo. “Los accesorios decorativos son la mejor manera de añadir un toque latino sutil a un ambiente contemporáneo. Por ejemplo, inspírese en su país o cultura favorita e incorpore esos colores típicos a través de telas, obras de arte, y de la pintura en las paredes. Colores populares para una habitación con el tema latino son el amarillo, el naranja, el verde, el rojo y el azul. Son colores que exudan energía y calor” —nos comparte Amado—. “Pruebe también añadir un toque latino acentuando el espacio con muebles. Por ejemplo, combine un sofá moderno con una mesa de centro de madera tallada o use como mesa un baúl. La idea es resaltar esas piezas únicas que seguro servirán para iniciar más de una conversación. Otra buena idea es colgar un tapete hecho a mano con un diseño típico de nuestros países de una barra de cortina y  convertirlo en un tapiz. ¡Se verá como una obra de arte!” dice Amado.

Recuerde que nuestro hogar es con frecuencia un reflejo de nuestra historia y de nuestras raíces. Nuestra cultura latina le ofrecerá, a la hora de decorarlo, ¡una inagotable fuente de inspiración!

Cristina Mella es una experta en decoración y estilo de vida, que escribe columnas especializadas en el hogar en su sitio web cristinamella.com.

__________________________________________________________

Siguiente Artículo

Lea Esto