Skip to content
 

Póngase en forma para el sexo

Gozará mejor de una relación sexual cuanto más saludable se sienta.

In English | ¿Cuál es el secreto de una buena relación sexual? La verdad es que hay muchos, pero existe uno del que seguramente no ha oído tanto: estar en buena forma física.

Vea también: 5 errores que evitar en la primera cita.

El acto sexual no es extenuante, pero es un ejercicio. Al igual que prepararse físicamente hace más agradable una sesión de ejercicios, ponerse en forma contribuye a una mejor experiencia sexual, especialmente para las parejas mayores de 50 años. Trate de seguir estos siete consejos —sencillos y buenos para su salud— para mantenerse en la mejor condición posible.

Pareja en la playa - Póngase en forma para el buen sexo

Foto: Ken Wramton/Getty Images

Simples cambios de estilo de vida mejorarán el funcionamiento sexual.

1. Haga ejercicios todos los días

En un estudio de 1.709 hombres mayores de 40 años, se descubrió que cuando éstos hacían más ejercicio, tenían menos problemas sexuales. ¿Por qué sería esto? Porque el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo a los genitales. Eleva la testosterona, que aumenta la libido en ambos sexos. También mejora el estado de ánimo, reduce el insomnio, ayuda a controlar el peso, fomenta la relajación, minimiza las molestias de la menopausia y contribuye a la autoestima. Esos factores a su vez aumentan la libido y la satisfacción sexual.

La forma en que se ejercite no importa. Haga cualquier cosa que le guste: caminar, nadar, yoga, bailar, golf, jardinería; lo que sea. Pero hágalo al menos 30 minutos al día.

La regularidad le beneficiará más que la intensidad. Es mejor para la salud y para la actividad sexual hacer una caminata de 45 minutos todos los días, por ejemplo, que una excursión de cinco millas dos veces al mes.

2. Coma más frutas y verduras

Las frutas y las verduras son ricas en antioxidantes, que favorecen la salud cardiovascular y neurológica. En comparación, la carne, el queso, la comida rápida, la comida chatarra y los productos lácteos no son solamente bajos en antioxidantes y altos en colesterol y grasa saturada, sino que también obstruyen las arterias y disminuyen el flujo de sangre a los genitales, sobre todo los últimos dos.

En un estudio del 2006, investigadores italianos descubrieron que la dieta mediterránea —alta en frutas y verduras, baja en carne— mejora el funcionamiento sexual de los hombres. En menos de dos años después de adoptar una dieta mediterránea, un tercio de los participantes del estudio que sufrían de disfunción eréctil informaron tener erecciones nuevamente. Un año después, el mismo equipo de investigadores halló que la dieta mediterránea también mejora el funcionamiento sexual de las mujeres. (¿Le apetece una aceituna?)

Así que: ¿cómo aumentar el consumo de frutas y verduras? Incluya frutas en el desayuno. Sírvase al menos una ensalada al día. Meriende cualquier fruta. Prepare una olla grande de sopa de verduras una vez a la semana, prepárela para la cena y algunos almuerzos del resto de la semana.

3. Mantenga el peso que le recomiendan

La mayoría de los adultos con sobrepeso gozan de las relaciones sexuales, pero las investigaciones demuestran que adelgazar las mejora.

Investigadores de Duke University estudiaron el efecto de perder peso en 70 adultos obesos. Cuando bajaron de peso de manera moderada —entre 10 y 30 libras— aumentó la libido, el funcionamiento sexual y la satisfacción erótica. Investigadores de Brown University estudiaron a 32 mujeres con sobrepeso que iniciaban un programa para adelgazar. Después de perder un promedio de 56 libras, la mayoría dijo que aumentaron sus relaciones sexuales y satisfacción erótica.

Es difícil adelgazar, pero ¿adivine qué lo ayudará? El ejercicio diario y una dieta rica en frutas y verduras. (¿Comienza a ver un patrón?) El ejercicio quema calorías y los productos vegetales son bajos en grasa. Es un objetivo razonable perder dos libras al mes. Puede que no parezca una meta muy ambiciosa, pero al fin de año pesará 24 libras menos.

Siguiente: Controle el estrés. »

4. Controle el estrés

El estrés puede agravar un problema sexual existente o iniciar uno nuevo. No solamente reduce el flujo de sangre a los genitales sino que libera hormonas que reducen la testosterona. El estrés también allana el terreno para las enfermedades cardiovasculares y aumenta el riesgo de desarrollar ansiedad y depresión.

¿Cómo mantener a raya esos enemigos del sexo? Entre las estrategias probadas para aliviar el estrés se encuentran el ejercicio, las mascotas, el masaje, la risa, la meditación, los baños calientes, la jardinería, la música (tocarla o escucharla) y pasar tiempo con su familia. Lo ideal sería combinarlos: Haga ejercicio con amigos. Trabaje en el jardín con su cónyuge. Pero no intente lograr que su gato le sonría.

5. Deje de fumar

Estudio tras estudio ha demostrado que la satisfacción sexual disminuye al aumentar la frecuencia con que se fuma. La razón de esto es muy sencilla: Fumar acelera el desarrollo de depósitos en las arterias que las estrechan y reducen el flujo sanguíneo a los genitales.

6. Limite el alcohol

El alcohol es la causa principal de problemas sexuales por las sustancias que contiene. Como escribió Shakespeare en Macbeth, "provoca el deseo pero impide la realización". Los expertos en salud aconsejan restringir el consumo de alcohol a dos tragos al día y nada más y definen "trago" como una cerveza de 12 onzas, una onza y media de un licor 80 grados prueba, o media copa —unas cinco onzas— de vino.

7. Duerma profundamente

Suena fácil de recetar pero difícil de lograr, ¿verdad? Los trastornos del sueño disminuyen la energía sexual y reducen la libido y la testosterona. La mitad de los adultos experimentan insomnio de vez en cuando, y para millones, esto constituye un problema crónico. Además, los trastornos del sueño aumentan con la edad.

Las horas de sueño que una persona necesita varían con el individuo, pero los expertos concuerdan en que la mayoría de los adultos necesitan dormir al menos siete horas cada noche para funcionar con normalidad. Hacer ejercicio casi siempre mejora el sueño. También ayuda el dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol.

Un estilo de vida sano no puede garantizar que sus relaciones sexuales sean fantásticas, pero definitivamente ayuda. Y no hay duda de que contribuye a la longevidad, una ecuación que me gusta expresar como "más años en la tierra = más diversión en la cama".

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto