Skip to content
 

Murillo conocerá a dos hijos que lo esperan hace doce años

El coronel Enrique Murillo, uno de los rescatados hoy por el Ejército, nunca quiso que su familia viera las condiciones infrahumanas en las que lo tenían las Farc.

A sus compañeros de cautiverio, contaron algunos de los que ya regresaron, siempre les decía que su ilusión era volver para criar a sus dos hijos, a los que dejó muy pequeños para irse a Mitú, donde fue secuestrado en una sangrienta toma. Ahora cumplirá su sueño.

En las cartas que el oficial les envió a sus familiares les habla de su situación en cautiverio, pero se cuida de no mencionar demasiado las cosas malas que le ocurren. De hecho, en las fotos que envió esconde la cadena que lleva al cuello.

Esas fotos, que no han querido hacer públicas, están dirigidas para cada uno de los integrantes de su familia. Las dos que están en primer plano son para sus hijos. En ellas se ve vestido de camuflado y con la cadena guardada en un bolso.

Incluso, en los mensajes radiales no dejó de enfrentar a las Farc: "Mamacita no les ruegue, no se les humille", le escribió a su mamá.

Ella reconoce que a veces en esos mensajes le pide a la guerrilla que lo libere, que ellos también tienen hijos.

En las cartas enviadas a sus dos hijos, les dice que su principal deseo es conseguir lo más pronto la libertad para conocerlos y estar con ellos.

Les cuenta que lo tortuoso para él no es la mala alimentación o las cadenas, sino el no poder estar junto a ellos para educarlos y enseñarles cómo es la vida.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto