Skip to content
 

Generaciones que comparten espacios

Nueve formas de mantener la paz cuando los padres, los hijos adultos o los nietos se mudan a su hogar.

In English | De cierto modo, los hogares compuestos por diferentes generaciones siempre han sido una realidad en Estados Unidos. Sin embargo, en el último par de décadas se ha visto un aumento en las cifras. Según el Pew Research Center, (en inglés) en el 2008, cerca de 49 millones de estadounidenses, el 16% del total de la población de Estados Unidos, vivía en un hogar familiar compuesto, al menos, por dos generaciones de adultos o por un abuelo y, por lo menos, otra generación más. Este es un aumento considerable con respecto a 1980, cuando esta cifra era de 28 millones, el 12% de la población.

Y hay razones para creer que la gran recesión está acelerando esa tendencia todavía más. Según Pew, la cifra de hogares compuestos por distintas generaciones aumentó en 2,6 millones entre el 2007 y el 2008 solamente. En el 2009, una encuesta de AARP (en inglés) encontró que el 11% de las personas mayores de 50 años tenían a sus nietos o sus padres viviendo con ellos, mientras que el 11% de los que tenían entre 35 a 44 años afirmaron que vivían con sus padres o sus suegros. Y mi intuición es que esas cifras seguirán subiendo.

Cada vez encuentro a más y más adultos mayores que se van a vivir con sus hijos, porque se han quedado sin trabajo o porque la caída del mercado de valores destrozó sus sueños de jubilación (en inglés). También escucho a igual número de adultos mayores que me dicen que sus hijos y sus nietos se están mudando con ellos, debido a cambios en el empleo o a la pérdida de la vivienda. 

Hay mucho que decir sobre las diferentes generaciones que viven bajo un mismo techo (en inglés). Además del aspecto económico, tanto los jóvenes como los adultos obtienen muchos beneficios al compartir un espacio. Es estupendo que los niños reciban esa atención adicional tan especial que les dan sus amorosos abuelos. Y las personas mayores expresan que se sienten menos aisladas cuando viven cerca de los hijos y de los nietos. A su vez, los adultos jóvenes experimentan una sensación de seguridad cuando regresan a vivir con sus padres.

Personalmente, pienso que las ventajas de las diferentes generaciones que viven juntas superan los riesgos por un amplio margen. Pero, también, admito que hay puntos que podrían crear conflictos. A continuación, encontrará algunas maneras fundamentales para mantener la paz si usted vive en un hogar compuesto por distintas generaciones.

Prepare su casa ¿Es su casa apta para todas las edades? ¿Puede su casa alojar a alguien que quizás tenga dificultad para subir las escaleras o que tal vez necesite una ducha especial o un grifo de una sola manija? ¿Está preparado para mantener seguros a los niños? www.aarp.org/homedesign (en inglés) tiene información para hacer que su casa sea más segura y cómoda para todos.

Prepare a su familia. Organice reuniones familiares habituales para discutir las inquietudes existentes antes de que estas se conviertan en problemas. Lo ideal es que, antes de mudarse juntos, les pida a todos los integrantes de la familia, no importa la edad, que hablen sobre cómo piensan que cambiará su vida, lo que desean, lo que los entusiasma y a qué le temen. Vaya al grano: Si los abuelos van a ayudar con el cuidado de los niños, ¿cuánto tiempo le van a dedicar a esta tarea? ¿Qué papel tendrán los nietos en las labores relacionadas con el cuidado de las personas mayores? ¿Cómo quieren ocuparse los integrantes de la familia de la cocina (en inglés) y de las horas de comida? Esta es una buena forma de ver dónde pueden ocurrir roces y evitarlos desde el principio.

Deles a todos algo de privacidad. Es importante que los abuelos, los padres y los nietos tengan su propio espacio, como por ejemplo, dormitorios, quizás la sala de estar, o hasta alguna esquina de las habitaciones donde puedan colocar sus sillas preferidas, ver televisión o un lugar de estudio para hacer las tareas. Las personas se sienten más a gusto cuando cada uno puede reclamar como suyo un pequeño pedazo de la casa.

Deje que la gente mayor viva su vida. No importa si son muy activos e independientes, o si dependen de los demás, las personas mayores necesitan conservar un gran sentido de independencia. Las oportunidades de ver a los amigos, de continuar con las actividades que disfrutan, y tener tiempo libre, son importantes a cualquier edad.

Esfuércese por lograr la coherencia. Establezca y respete ciertas rutinas, como lo son la hora de comer y la hora de irse a la cama. Si los abuelos están viviendo en el hogar, los padres también deben planificar tiempo para compartir con sus hijos, y entre ellos solos, así como tiempo para hacer ejercicios y ocuparse de sus intereses.

Facilite las interacciones en las que hay cariño. Asegúrese de que los integrantes de la familia tengan tiempo para disfrutar de la compañía de los demás. Esto es especialmente cierto cuando los abuelos están viviendo con los nietos. Permita que las generaciones desarrollen intereses especiales compartidos que creen lazos y buenos recuerdos.

Evite verse atrapado entre situaciones. A menudo, los padres se encuentran en tierra de nadie tratando de complacer a las generaciones más jóvenes y a las mayores. Nadie puede esperar que usted se ocupe de todos si se le acabó la energía. Descanse mucho, haga que el tiempo que se dedica a usted mismo sea una prioridad y, si lo necesita, busque la ayuda de un grupo de apoyo para personas que cuidan de otros.

Sea realista. Solamente algunos muebles podrán caber en una casa; sólo podrá esperar ciertos cambios en las personas durante el transcurso de sus vidas; los adolescentes sólo querrán compartir con sus abuelos por un tiempo limitado; los adultos mayores solamente podrán soportar hasta cierto volumen de música; hay sólo 24 horas en un día, y por más que todos necesiten de usted, usted podrá estar únicamente en un lugar a la vez.

Construya recuerdos. Comparta relatos, vea fotografías, investigue la historia de la familia, y grabe todo esto en cintas o en un video. Diviértase y atesore esos momentos. Si bien los hogares donde viven distintas generaciones pueden ser el resultado de circunstancias negativas, también brindan oportunidades positivas que muchas familias nunca tendrán.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto