Skip to content
 

¿Seguro médico para su mascota?

Las pólizas que cubren a animales domésticos cuestan, pero podrían evitarle más de un susto.

In English | Hollis Younger, de 65 años, no puede ponerle precio a su amor por los perros que tuvo. Pero no le es difícil calcular lo que ahorró en el veterinario gracias al seguro médico que les compró.

"En las últimas dos décadas, sin duda ha sido más de 40.000 dólares", dice la locutora de televisión jubilada. Las pólizas que Younger les ha comprado a sus seis perros Airedale han pagado punciones lumbares para la encefalitis, cirugía para una rotura de ligamento, fisioterapia y medicinas para devolver la vista.

"Están a mi cargo, y siento tanta responsabilidad por ellos como sentiría por mis hijos, si los tuviera", dice Younger. "Es mi deber cuidar de su salud. Y con el seguro para animales, me fue posible hacerlo".

A Younger le ha ido bien con sus pólizas, pero eso no significa que les convienen a todo el mundo. Consumer Reports calcula que la cobertura médica de una mascota pudiera costar un total de entre 2.000 y 6.000 dólares en el curso de la vida del animal.

"Hay muchas cosas que el seguro no cubre, y un dueño pudiera acabar pagando mucho dinero y nunca necesitarlo", dice Tobie Stanger, redactor principal de Consumer Reports. "Nuestra opinión es que, para la mayoría de los dueños de mascotas, es mejor poner el dinero que gastarían en primas en un fondo de emergencia para los gastos de veterinario".

Stanger practica lo que predica. Sus propios animales —un perro y dos gatos— no están asegurados.

No hace mucho tiempo, la idea de un seguro médico para mascotas hubiera provocado risa en todos menos en el más devoto fanático de Lassie. Por cierto, la estrella de televisión canina fue la primera beneficiaria de este tipo de póliza en Estados Unidos en 1982. Hoy en día, aproximadamente un millón de mascotas estadounidenses, principalmente perros y gatos, están aseguradas.

Esa es una minúscula fracción de los 94 millones de gatos y 78 millones de perros que se calcula hay en el país, pero el número de pólizas aumenta de manera constante.

"Esperamos ver crecimiento de dos dígitos este año", dice Loran Hickton, director ejecutivo de la North American Pet Health Insurance Association (Asociación Norteamericana de Seguro de Salud de Mascotas), grupo empresarial que representa a nueve de las doce aseguradoras de mascotas que operan en Estados Unidos.

Hace poco, Aetna se convirtió en la primera aseguradora de "personas" que se sumó a este mercado, citando las oportunidades de crecimiento que ofrece. Y casi 2.000 compañías, entre ellas Google, Blockbuster y Colgate-Palmolive, incluyen seguro de animales entre los beneficios voluntarios que ofrecen a sus empleados.

Los gastos veterinarios han aumentado vertiginosamente

La predicción de Hickton de que la industria crecerá no es simple corazonada. El costo y la complejidad de la atención médica de las mascotas han subido con la misma rapidez que la de las personas, y los dueños de animales buscan soluciones que estén al alcance de su bolsillo.

"En otra época, uno llevaba a su perro al veterinario y él le decía: 'No hay nada que podamos hacer por él'", dice Younger. "Ahora hay equipos de resonancia magnética para perros, terapia láser, todo tipo de pruebas y procedimientos complejos, y ahora nos dicen: 'Podemos curar esto'. Pero esa tecnología cuesta dinero".

Este año, los dueños de mascotas gastarán casi $13.000 millones ($13 billiones) en el veterinario, calcula la Asociación Americana de Fabricantes de Productos para Mascotas. Esa cifra supera en unos $8.000 millones ($8 billones) la del 2004.

Para muchos, el tamaño de la cuenta del veterinario determina si se comprometen a salvar al animal o se dan por vencidos. Según una encuesta de Prensa Asociada y petside.com dada a conocer en junio, el 62% de los dueños de mascotas dicen que es muy probable que continúen el tratamiento de su animalito si la cuenta del veterinario es de $500. Esa cifra baja al 42% cuando el costo llega a $1.000. Sólo un 35% dice que probablemente aceptaría pagar el tratamiento si el costo fuera de $2.000, y un 22% si ascendiera a $5.000.

Sólo uno de cada cinco dueños de animales domésticos afirma que les preocupa mucho la posibilidad de no poder pagar un veterinario; y el 95% dice no haber comprado seguro médico para sus animales.

Para las personas que aseguran a sus mascotas, la prima mensual oscila entre $10 (para cobertura mínima, sólo para accidentes) y $75 para pólizas que incluyen servicios como acupuntura y reconocimientos periódicos.

La mayoría de los que compran seguro acaban pagando unos $30 al mes por una póliza para un perro o gato joven o de mediana edad, y que cubre mayormente emergencias y enfermedades comunes. A menudo estas pólizas no cubren revisiones de rutina ni el tratamiento de afecciones hereditarias que aquejan a ciertas razas, como la displasia de cadera en pastores alemanes y perros cobradores. En estos casos se puede comprar cobertura adicional.

Algunas compañías no aseguran perros o gatos mayores de 10 años. Otras aseguradoras puede que doblen las primas cuando los animales lleguen a esa edad. Debido a que el seguro de animales domésticos es una forma de seguro de la propiedad, cualquier aseguradora puede descontinuar la cobertura si existen demasiados reclamos, o sencillamente no renovarla, a discreción de la compañía aseguradora.

Igual que sucede con su propio seguro médico, las pólizas para animales suelen imponer estrictos límites a lo que pagarán por cada procedimiento.

En la mayoría de las pólizas, dice Hickton, el dueño de la mascota le paga al veterinario primero y después la compañía le reembolsa el dinero, típicamente en menos de dos semanas.

Asegurar o no asegurar

Dennis Drent, presidente y director ejecutivo de Veterinary Pet Insurance, la mayor y más antigua aseguradora de animales domésticos de Estados Unidos, dice que para determinar si el seguro le conviene desde el punto de vista económico, la persona debe hacerse tres preguntas:

1. ¿Puedo pagar las cuentas del veterinario yo solo? Eliminar las cataratas de los ojos de un perro, por ejemplo, puede costar más de $1.200.

2. ¿Cuánto riesgo estoy dispuesto a tomar? "¿Quiere dejarlo a la suerte y rezar para que su perro nunca sufra un percance de $10.000?", pregunta Drent.

3. ¿Cuál es el costo que me haría poner fin al tratamiento, o sea, cuánto estoy dispuesto a pagar antes de sacrificar a un animal que sufre? Para el dueño típico, dice, la cifra es $1.500.

Regan Blackwood, veterinaria de Clifton Centreville Animal Clinic, en las afueras de Washington, D.C., dice que "un par de veces al año" ve clientes que gastan hasta $4.000 en una mascota, casi siempre porque ésta requiere cirugía de emergencia.

Cómo evaluar las pólizas de seguro

Defensores del consumidor añaden algunas recomendaciones específicas para los que sopesan asegurar a su animalito:

Mire más allá de la prima mensual. Compare diferencias en copagos, deducibles y límites, y el modo en el que se calculan: ¿sobre cada incidente, anualmente o respecto a la vida entera del animal?

El sitio web de la North American Pet Health Insurance Association contiene información proveniente de la industria. Para fuentes independientes, visite Pet Insurance Review, Your Pet Insurance Guide y DogTime (en inglés).

Fíjese en la compañía que garantiza la póliza que le gusta y busque la calificación que le da A.M. Best. Sólo considere compañías con calificación de B+ o mejor.

Al igual que otras aseguradoras, las que cubren animales deben estar registradas con el organismo regulador de seguros de su estado.También investigue con la BBB (Oficina de Ética Comercial) el historial de quejas de la compañía.

Sid Kirchheimer escribe sobre salud y asuntos de interés para el consumidor.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto