Skip to content
 

7 pasos sencillos para una mejor relación sexual

Encienda su vida sexual en menos de 5 minutos.

In English | Quizás su vida sexual no es exactamente como le gustaría que fuera. O, si tiene suerte, quizás está perfectamente bien. ¿Pero quién no aprovecharía la oportunidad de mejorarla, especialmente si no toma mucho esfuerzo o energía? A continuación, algunas formas rápidas de hacer más placentero el sexo para los mayores de 50 años.

Lea también: Sexo como la primera vez y con el mismo cónyuge.

Tómese un analgésico. En esta etapa de la vida, los achaques y dolores se acumulan y pueden interferir con la atención total que el sexo amerita. Si le duelen las coyunturas o tiene lesiones crónicas que lo distraen durante el sexo, una hora antes de meterse en la cama, tome una dosis normal de aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin) o paracetamol (Tylenol), si no le están contraindicados. Aun dolores menores pueden destruir la concentración erótica. Un analgésico puede mejorar instantáneamente la sexualidad.

Pareja entrelazada en una camioneta - Consejos para tener mejor sexo

Foto por Cultura/Getty Images

No espere hasta que sea hora de acostarse para tener intimidad con su pareja.

Experimente con almohadas. Hablando de achaques, a veces hacer el amor causa molestias (enlace en inglés). Esto puede suceder cuando amantes mayores mantienen una misma posición mucho tiempo o participan en actividades o asumen posiciones que ejercen demasiada presión sobre el cuello, la espalda, los hombros o los brazos. Una o más almohadas adicionales —incluso las cuñas de espuma— pudieran eliminar el problema.

Use un lubricante. Después de los 50 años, la mayoría de las mujeres experimentan cierto grado de sequedad vaginal. Los lubricantes sexuales no alivian toda molestia, pero pueden tener un efecto importante y rápido. Los lubricantes también pueden ayudar a los hombres, ya que a los hombres mayores suele costarles trabajo lograr una erección y a menudo pierden sensibilidad en el pene. Los lubricantes inmediatamente aumentan la sensibilidad y la excitación. Aun si ya no tiene relaciones sexuales completas, los lubricantes contribuyen al disfrute genital de todo tipo. Los lubricantes se venden sin receta en las farmacias. Casi siempre los exhiben cerca de los anticonceptivos.

Siguiente: Ponga el sexo en su agenda. »

Pruebe "orientar" a su pareja con una sola palabra. La palabra erótica más poderosa es "sí". Incluso las personas a quienes les cuesta trabajo discutir el sexo (enlace en inglés) casi siempre la pueden pronunciar. La próxima vez que haga el amor, cuando su pareja haga algo que le guste, diga "sí" o "ahhh". Al mismo tiempo, cuando los movimientos de su pareja no le resulten excitantes, no diga nada. Por lo general, muy pronto los amantes harán más de lo que suscita un "sí" y menos de lo que se recibe en silencio. Así obtiene más de lo que le gusta y nunca tiene que quejarse.

Haga el amor más temprano. Hace 20 o 30 años, uno podía trabajar todo el día, disfrutar de una noche llena de actividades y todavía tener energía para volver a casa y entregarse al "baile horizontal". Pero ahora, cuando llegan las 10 de la noche, uno quiere hacer una sola cosa en la cama: dormir. Muchas parejas mayores inmediatamente experimentan mejor sexualidad cuando hacen el amor por la mañana o la tarde. El sexo no es extenuante, pero toma energía, y las parejas mayores tienen más energía en la primera mitad del día.

Ponga el sexo en su agenda. Cuando las personas se enamoran, no pueden dejar de tocarse, pero el período apasionado apenas dura uno o dos años. Después, normalmente ocurre que una persona desea actividad sexual más que la otra. En dos tercios de los casos, es el hombre, según los terapeutas sexuales, pero en un tercio de los casos, es la mujer la que manifiesta más libido. Diferencias en el deseo suelen convertirse en un irritante crónico, algo que puede trastornar a la pareja y echar a perder el sexo. Por eso, las diferencias en interés sexual son la razón principal por la que las parejas consultan a terapeutas sexuales.

Para resolver esas diferencias, los terapeutas recomiendan tomarse unos minutos al mes para programar el sexo por adelantado. Cuando las parejas hacen esto de buena fe, el amante con más libido ya no tiene que implorar y el de menos libido ya no se siente asediado. Con el tiempo, el resentimiento que produce la diferencia en nivel de deseo se desvanece y con la disminución del conflicto, la relación y la satisfacción sexual mejoran.

Para programar el sexo, lo primero que hay que considerar es la frecuencia. Desde luego, eso depende de ustedes. No hay frecuencia correcta o incorrecta. Pero según la histórica encuesta "Sex in America" (El sexo en Estados Unidos), la mayoría de las parejas mayores de 50 años hacen el amor entre una y tres veces al mes. Pónganse de acuerdo y saquen sus agendas.

Casi inevitablemente, el amante con menos libido objeta y dice: "¿Y si no tengo ganas en ese momento?" Pasado el período apasionado, la apetencia tiene muy poco que ver con el sexo. La mayoría de los cónyuges que tienen poco libido descubren que cuando ya no tienen que pasarse la vida rechazando las insistencias del otro, se sienten más receptivos al sexo cuando este ha sido programado. ¿Todavía lo duda? Pruebe programar el sexo unos cuantos meses, y si no le gusta, no lo haga más.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto