Skip to content
 

Orgasmos: ¿Es éste tu tema tabú?

Puedes aprender a llegar al clímax —y disfrutar de una vida sexual a plenitud— a cualquier edad.

El mundo actual está cargado (¡algunos dirían súper cargado!) de sexualidad —en el cine, la televisión, las revistas, los libros, las pantallas digitales— pero a la hora de hablar de ‘orgasmos’ son pocas las que mencionan los suyos. Quizás porque es, en realidad, un tema tan íntimo y tan personal.

Lea también: Sexo como la primera vez con el cónyuge de siempre.

Si bien es fácil reírnos en escenas de películas —como cuando en la simpática comedia “When Harry Met Sally” la actriz Meg Ryan imita a una mujer teniendo un orgasmo— muy pocas mujeres admiten no sentirlos, ¡y menos aún no haber tenido un solo orgasmo en toda su vida!

Un primer plano de un hombre y una mujer. Orgasmos? Un tema tabú?

Foto: Solus/Getty Images

De hecho, muchas mujeres, tanto jóvenes como maduras, en relaciones pasajeras o felizmente casadas por años, fingen lograr ese clímax tan delicioso sin saber por qué no lo sienten, ni qué deben hacer para lograrlo.

“La verdad es que Jorge ha sido el único hombre de mi vida, y como no tengo más experiencia sexual que él…no sé… ¿o quizás yo sea la culpable?”, me comentó un buen día mi amiga Victoria, al confesarme, mientras nos tomábamos un café y yo le contaba de un filme muy sexy del que todo el mundo estaba hablando, que nunca había tenido un orgasmo y que solía fingirlo para complacer a su marido.

Me sorprendió mucho oírle decir esto, porque Vicky es de esas mujeres que da la impresión de ser apasionada y muy coqueta, siempre maquillada y vestida a la última —y la que me consta quiere mucho a su marido de muchos años y es feliz—.

La última parte de su explicación es muy común entre mujeres de cierta edad: Su marido ha sido el único hombre con el que han tenido relaciones sexuales y es muy probable que no sepan cómo decirles —¡después de tantos años juntos!— que nunca han podido sentir un ‘clímax’ sexual u orgasmo. Las más jóvenes —o las que siempre fuimos un poco más atrevidas— hemos podido ‘comparar’ entre varios compañeros sexuales y eso ayuda a la hora de saber cómo y qué nos hace sentir el máximo placer sexual.

Siguiente: Encuentra soluciones con tu pareja. »

¿Soluciones?

Es posible solucionar este problema tan generalizado y hacerlo sin grandes tormentos o visitas a un siquiatra o un sexólogo. Y si lo reducimos a lo más sencillo, todo es cuestión de aprender sobre nuestro cuerpo y comunicarnos bien en los momentos de intimidad con nuestra pareja.  

Puedes conocer tu cuerpo de muchas formas: leyendo sobre las zonas erógenas, viendo videos sobre lo mismo, acariciando tu cuerpo con deliciosos ‘gels’ cuando estás en la ducha o el baño, para que aprendas a gustarte a ti misma y enriquecer tu sensualidad —y hasta usando un vibrador (sin la menor vergüenza) que te ayude a aprender tú misma cómo ciertas caricias y estímulos aceleran tu sentir y te llevan a esa sensación de máxima sensualidad que es el orgasmo—. (Una buena amiga me confió, cuando le hablé de este artículo, que a los 55 años alguien le regaló uno de estos aparatitos ¡y sintió un orgasmo, por primera vez en su vida, en menos de 3 minutos!).

Esto te hará conocer que puedes llegar a esos niveles de erotismo y que tu cuerpo al estar completamente relajado puede sentir esos tan legendarios orgasmos. El próximo paso será ‘enseñar’ a tu pareja cómo tenerlos juntos.

Una nueva actitud

Muchos hombres caen en una rutina sexual. Una especie de ‘1-2-3’ y punto final. Y como tú misma le has hecho creer que lo que hacen está bien y te satisface, pues ni se molestan en cambiar sus hábitos.

¡Pero ya es hora de cambiar la rutina! 

Hablar de cosas o momentos sexy, decirle al oído lo mucho que te excita y lo mucho que sus caricias te apasionan mientras hacen el amor es muy erótico ¡pues la mente y los pensamientos son el órgano sexual más efectivo de todos! Y ahora que conoces qué y cómo llegas a un orgasmo, puedes guiarlo a las zonas que quizás antes apenas te acariciaba. Acarícialo a él donde sabes que le gusta… y con la misma suavemente guía su mano, colócala donde quieras y dile que te gustaría tal y más cual cosa…

Si él se sorprende de tu nueva actitud, ya que le parecerá raro que te hayas convertido de la noche a la mañana en la Atleta del Colchón (¡como me comentó mi amiga María al hablar de este tema!), puedes decirle que leíste algo…o que viste un video, o una película que te ha inspirado a tratar cosas nuevas… ¡Y que quieres hacerlas con él!

Siguiente: Cómo volver a comenzar con tu pareja. »

Poco a poco verás cómo tu pareja se sentirá encantada de complacerte. Recuerda que no es cuestión de culpabilidad, ni de él ni tuya. Aunque algunas mujeres sí pueden sufrir de algún trastorno médico que les impide llevar una vida sexual a plenitud, en la gran mayoría de los casos la falta de placer sexual se debe a un poco de ignorancia y un poco de falta de comunicación. Y esto puede resolverse con sencillez y en poquísimo tiempo.

Si a pesar de tus deseos de llegar al clímax, y después de explorar a solas y con tu pareja no lo logras, ten paciencia contigo misma. Toma tiempo cambiar mentalmente, emocionalmente y físicamente como has venido comportándote en la cama. Si sigues insatisfecha, no dudes en conversar el tema con tu médico de cabecera o ginecóloga.  Es posible que quieran medir tu nivel de hormonas o te recomienden otras opciones. Recuerda que al final, eres tú la que decides qué pasos a seguir, qué te es importante, y qué te hace realmente felíz.

Un nuevo despertar

Otras parejas que re-comienzan un despertar sexual ven juntos videos para adultos (en la intimidad de la habitación nada es malo o feo si ambos lo comparten sin sentirse mal), igual que pueden usar el vibrador el uno en el otro. ¡Usa tu imaginación, aunque al comienzo es posible que serás la que lleva la mayor iniciativa! Pero después relájate y déjate amar. También es el momento de los masajes amorosos que les he recomendado antes. Y hasta de hacer cosas ‘prohibidas’ en otra parte de la casa, o en el carro, o en donde les parezca erótico… O vayan a un hotel con una botella de champaña, y pasen una noche de amor…amor y más amor…¡Son tantas las cosas que pueden reanimar la pasión!  

Ah, un consejo final… No es necesario que le confieses a tu pareja que nunca antes habías sentido un orgasmo y que lo fingías; ese exceso de sinceridad es completamente innecesario. ¡Te lo aseguro! Lo importante es que ahora te vea y te sienta mucho más apasionada y entusiasmada ¡y será suficiente para que los dos disfruten una vida sexual renovada y fabulosa!

Carolina Leal es periodista independiente radicada en Nueva York, especializada en temas de belleza, moda, y todo lo relacionado a aconsejar un mejor estilo de vida para la mujer moderna de cualquier edad.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto