Skip to content
 

¿Cómo es posible que se separen a estas alturas?

Qué hace que personas que llevan 30, 40 o 50 años de casadas se separen.

In English | A estas alturas, ya no es nada nuevo: uno de los cónyuges de un matrimonio conocido y de muchos años juntos —por lo general el hombre, la verdad sea dicha— admite haber tenido una aventura. A veces, el matrimonio puede soportar la infidelidad; otras, la traición es tan profunda que se produce la separación.

Ve también: ¿Realmente importa la diferencia de edad?

David y Holly Petraeus no tienen el mismo perfil de, por ejemplo, Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver, ya que Holly Petraeus no ha sido tan famosa como como su esposo, un héroe militar que se convirtió en jefe de la CIA, con quien ha estado casada 38 años. Y no sabemos, aún, si su matrimonio pasará una prueba tan cruda.

Pero lo que sí sabemos es que aunque los asuntos de infidelidad acaparan los titulares en las noticias, una aventura extramarital no es la causa de la ruptura de la mayoría de las relaciones a largo plazo.

En una encuesta de AARP acerca del sexo, el romance y las relaciones de las personas de 45 años y más los resultados indican que las relaciones sexuales fuera del matrimonio solamente ocurren en un número relativamente pequeño de parejas. Entonces, aunque la infidelidad es ciertamente el factor desencadenante de la disolución de algunos matrimonios, no es el motivo en la mayoría de los casos.

¿Por qué tantos matrimonios de muchos años deciden separarse? ¿Cómo pueden ser tan felices por tanto tiempo, solo para que el matrimonio se arruine cuando llega el momento de pasar sus "años dorados" juntos?

En la mayoría de los casos, las razones son mucho menos dramáticas. Algunas relaciones están en declive durante décadas hasta que al fin se extinguen. Un matrimonio por lo general no suele terminar de manera repentina.  Es más bien como un globo que poco a poco pierde aire. Después de un tiempo, se desinfla completamente.

Otra posibilidad es que los problemas de la pareja se hayan intensificado. La mayoría de los conflictos se pueden manejar, hasta que algo los agudiza. Podría ser un cambio en el trabajo, la salud, la vida de los hijos, las ambiciones personales o un sinnúmero de otros detonantes. El equilibrio que se había logrado se pierde, y con él la capacidad de manejar el problema y conservar un matrimonio aceptable.

Desde luego, todos hemos oído la explicación: “Nos fuimos distanciando”. Pero el que esto sea un cliché no significa que no sea una causa frecuente del divorcio o la separación entre matrimonios de muchos años. Un cuadro típico se da cuando marido y mujer llevan vidas cada vez más distintas: Él se vuelca más y más en su trabajo, y ella se dedica más y más a los hijos, los hijos adultos, o a los nietos. O ella se vuelve emprendedora mientras que él lo que quiere es descansar, disminuir el nivel de actividad, viajar, y jugar al golf.

Siguiente: Por qué hay más matrimonios que duran menos. »

La falta de comunicación y la pérdida de confianza también son problemas que atentan gravemente contra el matrimonio. Sospecho que no fue tanto el tema de la aventura extramatrimonial lo que indignó a Maria Shriver, sino más bien el hecho de que su marido la había engañado durante tanto tiempo. Y encima de todo, tiene que soportar la humillación pública además de la presencia desestabilizante de un niño. Son pocas las relaciones, de cualquier duración, que pueden enfrentar estos factores y seguir adelante.

Afortunadamente, la gran mayoría de los matrimonios no enfrentan desafíos de esta magnitud. Aun así, bastantes rupturas se dan después de mantener una relación de muchos años. Aunque algunas personas pueden sortear los inevitables obstáculos en el camino, para otros, sin embargo, los retos se convierten en un enorme socavón del que no pueden salir. Con tristeza y, a menudo, cariño la pareja dice "ya basta".

Y es cierto que hoy en día más y más parejas están diciendo "basta". ¿Por qué?

La respuesta es la longevidad. Hoy en día vivimos mucho más tiempo. Hace medio siglo, cónyuges de sesenta y tantos años de edad quizás no se hubieran divorciado, a pesar de sentirse desdichados, porque pensaban que no valía la pena si solo les quedaban unos años de vida. En la actualidad, personas de 65 años pueden fácilmente esperar tener al menos 20 años más de vida activa y no quieren pasarlos sin amor o llenos de frustraciones o desencanto.

Además, estamos siendo testigos del proceso de envejecimiento de la generación “baby boomers”. Esta generación es muy distinta a las generaciones anteriores en cuanto a las personas de 50 años. Antes, los matrimonios se mantenían “al pie del cañón”, aun sintiéndose muy infelices. Pero los miembros de la generación "boomer" hace tiempo que descartaron el concepto del cónyuge solícito pero infeliz. Ellos fueron los que dieron inicio a la alta tasa de divorcio, y aunque esa tasa ha disminuido, podríamos ver un repunte a medida que la gente evalúa si desea quiere quedarse con su pareja hasta el fin.

De modo que, sí, hay sobradas razones por las que personas con 30, 40 o hasta 50 años de matrimonio podrían divorciarse. Y aunque en este país no aplaudimos el divorcio, tampoco le tememos. Esto también puede ocurrir ahora, en los años dorados.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto