Skip to content
 

Cambios en Nashville

A medida que Estados Unidos se diversifica, también se diversifica su música.

Darius Rucker, Mickey Guyton y T.J. Osborne.

Peter Yang/August; Denise Truscello/Getty Images; Robby Klein/Contour/Getty Images

(De izquierda a derecha) Darius Rucker, Mickey Guyton y T.J. Osborne.

In English

Tradicionalmente, la música country ha tardado en reconocer los cambios en la sociedad, y los intérpretes blancos han dominado el género. A lo largo de los años, ha habido algunas estrellas de color, pero en el 2019 cayó la verdadera bomba. "Creo que es sorprendente", opina el documentalista Ken Burns, "que el sencillo country número 1 de todos los tiempos sea de un vaquero gay negro".

Burns se refiere a "Old Town Road" de Lil Nas X, una canción que entonces fue tan polémica que la grabación inicial de la canción se consideró fuera de los límites del género y se retiró de las listas de éxitos country. Volvió a ser un éxito poco después, cuando Billy Ray Cyrus colaboró con Lil Nas X en una nueva versión.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Hoy en día hay más diversidad que nunca en la música country. Entre los artistas negros están Jimmie Allen, Mickey Guyton, Kane Brown (que es birracial), Brittney Spencer, Willie Jones y Breland. Los artistas gais, como T.J. Osborne del dúo Brothers Osborne y Chely Wright, también están encontrando más aceptación. Y los artistas latinos están ampliando su perfil country más allá de Freddy Fender, Johnny Rodriguez y Rick Trevino, especialmente con Alex Garrido y Kat Luna, conocidos como Kat & Alex.

En lo que se refiere a la raza, Beverly Keel, decana de la Facultad de Medios de Comunicación y Entretenimiento de Middle Tennessee State University, distingue tres factores principales en la actualidad. La industria ha descubierto que el público acepta a los artistas de color talentosos. El efecto cultural del asesinato de George Floyd provocó una especie de ajuste de cuentas racial en Estados Unidos. Y, dice Keel, "existía la creencia errónea y generalizada de que a los afroamericanos no les interesaba hacer música country".

El country ya tenía una estrella radiofónica negra a finales de la década de los 20: DeFord Bailey, armonicista y pilar del Grand Ole Opry durante casi dos décadas. Pero, con la excepción de Charley Pride, que tuvo una larga y exitosa carrera, los artistas negros llegaban a las listas de éxitos en las últimas décadas como piedritas en un estanque, y no en oleadas. Desde los años 70 hasta los 90, solo unos cuantos músicos negros llegaron a las listas de éxitos con sencillos.

Brittney Spencer; Kat Garrido y Alex Garrido de Kat & Alex; Jimmie Allen.

AFF/Alamy Stock Photo; Jason Kempin/Getty Images; Robby Klein/Contour/Getty Images

(De izquierda a derecha) Brittney Spencer, Kat Garrido y Alex Garrido de Kat & Alex y Jimmie Allen

No fue hasta el 2008 (cuando Darius Rucker, antiguo vocalista de Hootie and the Blowfish, se pasó al country) que Nashville tuvo otra auténtica estrella negra. "Don't Think I Don't Think About It" lo convirtió en el primer afroamericano en alcanzar el primer lugar en la lista de sencillos country de Billboard desde Pride en 1983. Aun así, Rucker permaneció solo como creador de éxitos de country negro moderno hasta el 2018. Fue entonces cuando Jimmie Allen se convirtió en el segundo artista country negro cuyo primer sencillo ("Best Shot") llegó al primer lugar. En el 2021, ganó el premio de la Country Music Association al nuevo artista del año. "Desde mi punto de vista", dice Sarah Trahern, directora ejecutiva de la Country Music Association, "veo que la industria está ampliando su propia lente, lo que permite que se cuenten historias más diversas de artistas de todos los orígenes".

Kane Brown podría ser la destilación moderna de todo esto. Su madre es blanca y su padre es afroamericano y cheroqui. Criado por una madre soltera, Brown a veces no tenía dónde vivir. Ahora es un artista con múltiples discos de platino que entró en la lista de la revista Time de las 100 personas más influyentes del año pasado.

"Es el 2022. Creo que las personas están abriendo los ojos, los oídos y los corazones", dice Brown. "Hay espacio para progresar más, pero la verdad es que este siempre ha sido un formato con fanáticos diversos. Sin embargo, la industria no siempre lo ha reflejado del todo. Tengo la esperanza de que cuando mi hija sea un poco mayor, se vea a sí misma en todos los ámbitos del entretenimiento, incluida la música country".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Para los artistas gais, el camino ha sido igualmente accidentado, pero está empezando a nivelarse. A principios del 2021, T.J. Osborne salió del armario diciendo: "Estoy preparado para dejar esto atrás". Así se convirtió en el primer artista country de gran popularidad en hacer un anuncio de este tipo mientras estaba en la cúspide de su carrera.

Chely Wright, más conocida por los sencillos "Shut Up and Drive" y "Single White Female", tuvo que enfrentar críticas cuando salió del armario en el 2010. Ella dice que la angustia por su sexualidad y su carrera casi la llevó al suicidio. Tras la publicación de sus memorias, Like Me: Confessions of a Heartland Country Singer, el trabajo se agotó. Para entonces ya estaba muy dedicada al activismo.

"En lo que respecta a la personas negras y morenas, o a las queer o de género no binario en la música country", explica Wright, "a cualquiera que te diga que a quien amas o las experiencias que has tenido en el pasado no deberían ser un asunto importante le falta empatía o le falta información, o simplemente no está prestando atención". En el 2019, Wright se sorprendió de que la invitaran de nuevo a tocar en el Grand Ole Opry House, donde había actuado muchas veces antes de que su carrera se estancara. "No puedo describir cómo eso alimentó y regó mi espíritu".

El año pasado, Trisha Yearwood cantó en el Opry con la cantante lesbiana Brooke Eden, y modificaron el título de un éxito de Yearwood a "She's in Love With the Girl" (ella ama a una chica). "Me dio un poco de miedo", recuerda Yearwood. "No sabía cómo iban a recibirla. Pero es el momento".

Alanna Nash es autora de 10 libros, como Behind Closed Doors: Talking With the Legends of Country Music. También ha escrito para Vanity Fair, People, Rolling Stone y The New York Times, y ha sido galardonada con el premio Media Achievement Award de la Country Music Association.