Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Kurtis Blow cuenta toda la historia del hiphop

A los 60 años, el rapero convertido en ministro acepta un nuevo desafío: dirigir un museo.

Kurtis Blow

Scott Dudelson/Getty Images

Parte de la serie de AARP de Hiphop en la mediana edad.

In EnglishFuiste la primera superestrella del hiphop. ¿Cómo ha sido para ti ver a este género crecer, crecer y crecer, después del éxito de tus discos?

Bueno, es como un sueño, un sueño que se vuelve realidad con tan solo estar allí y presenciar todo ese éxito. Empecé hace mucho, en esas fiestas de Kool Herc. Lo he visto crecer desde allí con todos los otros grupos que comenzaron y el éxito que se disparó. Ha sido un viaje milagroso.

Tú vienes de una época diferente. ¿Hay algo de celos o resentimiento por haber pertenecido a una época en la que los raperos no ganaban mucho dinero?

No, no tengo celos de eso. ¿Por qué? Vi triunfar a gente como los Fat Boys. Recuerdo cuando decían “Oye, Kurt, todo lo que quiero es comprar un auto”. Luego compraron tres casas. Nuestra misión y nuestro sueño eran convertir esto en un éxito y luego en un mundo, el mundo del hiphop. Sabía que teníamos todas estas categorías diferentes de rap que surgirían, triunfarían y ganarían dinero en los mercados. Yo fui uno de los primeros en crear toda esa ideología y opinión de que se puede hablar de todo. Eso es comunicación. El rap es comunicación bajo los efectos de esteroides.

Actualmente eres ministro, ¿no es verdad?

Me ordené como ministro hace ya diez años. Muchos de los cristianos que conoces dirían “Me iluminó el Espíritu Santo. Vino Dios y zas, empecé a temblar. De pronto cambiaron las cosas en mi vida”. Pero para mí fue más como un período de transición. 

En mi caso, cuando llegué a la cima, cuanto más dinero tenía, más quería. Me volvió codicioso. Quería más. Cuantas más drogas tenía, más quería. Cuanto más sexo me daban todas esas mujeres, más quería.

Pero un día me senté y pensé “Vaya, ¿esto es todo? ¿Esto es todo lo que la vida tiene para ofrecer?” Comencé a leer la Biblia. Volví a nacer en 1994. Empecé a cursar estudios bíblicos durante un par de años. Tenía mi propio ministerio y volví a la universidad en Nyack College. Aprendí más sobre los Evangelios en la universidad. Fue un viaje increíble. 

“Tan solo cambiar el mundo, ser uno de los pioneros, como Davy Crockett. Muchas personas vivieron el hiphop cuando me vieron a comienzos de la década de 1980. Fue una bendición”.

—Kurtis Blow sobre su éxito inicial—

¿En qué se parecen estar en el púlpito y estar en el escenario con un micrófono?

De hecho, es controversial. Vienen algunos tradicionalistas que gritan y dicen “Esto no es un espectáculo. Cuando estamos en la iglesia, esto no es un espectáculo, amigo”.

Pero es un espectáculo.

Si me preguntas, es el mejor espectáculo. Es el espectáculo de Dios. Es el mejor espectáculo del mundo, amén.

Pensé que nunca seguiría ese camino. Quería ser rapero. Quería salir a escena, entretener al público y ser artista, pero existe cierta similitud. Es la comunicación. De hecho, los aspectos más apasionados de la comunicación a los que puedes acceder son ser ministro y predicar la palabra, amén.

Recuerdo que fui a Ecuador para dar un concierto. Teníamos alrededor de 6,000 personas en el público. Estaba en el escenario y empecé con mis raps evangélicos. Grabé cinco discos de música religiosa. Estoy ahí cantando un rap evangélico y comienzo a dar todo un sermón, a predicar y a preguntarles a las personas si querían tener a Dios en su vida. 

Esto fue en Ecuador. Tuve que tener un intérprete que lo hiciera por mí. El intérprete dijo “Si quieres tener a Dios en tu vida, levanta las manos en alto”. Todo el público levantó las manos en alto. Eso sí que es un llamamiento al altar.

¿Qué hace falta para tener éxito en la vida a una edad más avanzada? Siento que es diferente a encontrar el éxito a los 20 o 30 y tantos años.

Para mí, sinceramente, tuve la bendición y la suerte de encontrar el éxito de joven a los veintitantos años. Desde ya, por ser el primer rapero que firmó con un sello importante y tener la primera canción de rap que recibió un disco de oro en la historia del hiphop, que fue “The Breaks”. Es una canción increíble. Nunca olvidaré los milagros que me ocurrieron. 

“The Breaks” era una canción que fue creada con muchas secciones instrumentales para que los bailarines de break dance y los beat boys pudieran hacer lo suyo. Luego empezaron a llamar al baile “break dancing”, por “The Breaks”. Tan solo cambiar el mundo, ser uno de los pioneros, como Davy Crockett. Muchas personas vivieron el hiphop cuando me vieron a comienzos de la década de 1980. Fue una bendición.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Cuéntame sobre el museo de hiphop del que eres parte. ¿De qué se trata todo eso?

El Universal Hip Hop Museum es un proyecto en el que estuvimos trabajando durante cerca de siete años, ya. Es un lugar físico en el Bronx. Vamos a tener este lugar en el que podremos contar toda la historia, desde el principio hasta el presente del hiphop. Qué bendición tan maravillosa será consolidar nuestra historia en un lugar para que todo el mundo venga y lo visite. 

Me pregunto a qué te enfrentas en cuanto al modo de representar la historia del hiphop como se debe. ¿Qué clase de preguntas escuchas? Hay diversas piezas, distintas estrellas que algunos pueden pensar que deben ser elevadas, pero que otros piensan que no. ¿Cómo cuentas la historia como se debe?

La diplomacia es lo más importante. Si hablas con cada uno de estos artistas que fueron parte del Bronx y Harlem en esa época, todos hablan de lo que llamo el síndrome de “yo, yo, yo”: “Yo hice esto. Yo hice aquello. Yo, yo, yo”. Simplemente tienes que ser diplomático y asegurarte de saber que se trata del clásico ego. Todos fueron bendecidos. Fueron pioneros que estuvieron allí y tienen el reconocimiento que merecen. Hay que escucharlos y pasar por ello.

André 3000 de Outkast una vez expresó dudas acerca de si quisiera seguir tocando a los 50 años. ¿Crees que porque el hiphop es una música tan juvenil y una cultura tan juvenil existe alguna contradicción? ¿Es raro o tal vez un poco extraño estar en un escenario rapeando después de los 50 años?

Bueno, te digo esto, le agradezco a Dios que puedo rapear mis canciones en la iglesia. No muchos raperos pueden decir eso, porque andan por ahí haciendo canciones que no podrán rapear cuando tengan 50 años. Simplemente no tiene sentido. Están maldiciendo y usando un lenguaje soez. Yo compuse más de doscientas canciones de rap y nunca usé malas palabras. Puedes tener una carrera en el rap y un legado de rap sin ofender a nadie.

Kurtis Blow, de 60 años, grabó sus primeros discos sencillos de rap con “Christmas Rappin’” y “The Breaks”. Este último fue el primer sencillo de rap en recibir un disco de oro. Más tarde en la vida, Blow se convirtió en ministro, y también es el presidente del directorio del Universal Hip Hop Museum, que se está construyendo en el Bronx.

Más del hiphop

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO