Skip to content
 

Bandas tributo

Cuatro grupos honran a bandas musicales famosas y desarrollan sus propias interpretaciones.

Un tributo a las viejas bandas

Michael Lewis

Rain actúa como parte del evento Broadway on Broadway para dar inicio a la temporada de teatro en septiembre.

In English | El mundo de la música en vivo en Estados Unidos está invadido por cientos, quizás miles de bandas tributo. En cualquier noche de sábado, tanto en tabernas, bares, clubes nocturnos y salas de conciertos retumban fervientes recreaciones de bandas que comprenden desde las más amadas a las célebres. A menudo tienen nombres cargados de significado para los fanáticos: la banda tributo de los Rolling Stones Voodoo Tongue combina el álbum de los Stones Voodoo Lounge con el logotipo de la lengua del grupo… A The 4 Horsemen se los asocia instantáneamente con el nombre de una canción clásica de Metallica… y Another Brick toma un fragmento de la letra de The Wall de Pink Floyd. A continuación presentamos cuatro de las mejores bandas que al honrar la esencia de sus héroes, crean un trabajo de interpretación que también es exclusivamente propio.

Vea también: Diez clásicos de la salsa.

Rain: el patrón a considerar

A menos que su nombre sea Paul McCartney o Ringo Starr, es imposible imaginar que uno podría ser un Beatle. Pero en esta tarde nublada en particular, en el escenario a cielo abierto en el medio de Times Square y ante cuarenta mil espectadores gozosos que cantan y bailan, los muchachos que integran la banda tributo a los Beatles Rain se asemejan más que ninguno.

"Hey, Jude…" comienza el doble de McCartney Joey Curatolo. Y a medida que empieza a tocar los compases en el piano que suenan como fondo del verso de apertura de la canción, es posible escuchar un clamor que llega hasta la Calle 46.

Ritmo por ritmo, nota por apoyadura, Rain ha perfeccionado sus trabajos de los Beatles durante décadas, desde aquel momento en que el grupo surgió como una banda que tocaba en bares en el sur de California. Curatolo, Joe Bithorn (George Harrison) y Ralph Castelli (Ringo Starr) han tocado juntos las melodías de los Beatles desde mediados de la década del ochenta; Steve Landes (John Lennon) se incorporó en 1998, y su director musical Mark Lewis —lo llamaremos el Quinto Beatle— es la persona que los reclutó a todos.

Rain —que toma su nombre de una melodía menos conocida de los Beatles que apareció en el lado B de Paperback Writer— es el patrón a considerar en lo que respecta a las bandas tributo. La banda ofrece sus conciertos con localidades agotadas en todo el mundo y su compromiso en Broadway durante 12 semanas, el que les permitió tocar en Times Square como parte del festival anual Broadway on Broadway de la Ciudad de Nueva York, se extiende hasta el 9 de enero.

El trabajo prolongado en Broadway marca un nivel de éxito que resulta extraño para la mayoría de las bandas tributo y un período preciado de semi-estabilidad para un grupo que ha estado viajando permanentemente.


"Nací en Manhattan", dice Bithorn (quien con orgullo sacó su tarjeta de socio de AARP). "Esta es una oportunidad de visitar mis viejos lugares favoritos". Relajado en Chez Josephine, un restaurante de la Calle 42, después del concierto al aire libre, Curatolo confiesa que no lo sorprendió la respuesta entusiasta de la multitud (cuando la banda dejó de tocar abruptamente) en el  largo cierre de Hey Jude, la audiencia siguió cantando, "Nanana Naaaa — Hey Jude!"

"Todos somos aficionados de los Beatles", afirma. "En nuestros días y a nuestra edad, debes serlo. Nosotros estamos celebrando junto a ellos. Fue fantástico".

En el espectáculo, Rain hace un seguimiento de la carrera de los Beatles desde la aparición en el show de Ed Sullivan en 1964 hasta la última canción que grabaron en Abbey Road. Ninguno de los conciertos de la banda está grabado con anticipación. Las primeras canciones de los Beatles tienen una complejidad sorprendente que hace que tocarlas en vivo sea muy difícil. Pero luego, los Beatles trabajaron durante semanas en canciones individuales, solapando pistas vocales, incorporando instrumentos y efectos sonoros y tocando algunos elementos de fondo. Construyeron su entorno acústico a medida que hacían su camino y Rain tuvo que escuchar los discos de los Beatles y realizar una ingeniería inversa del sonido empezando de cero.

"Dependemos de nuestros oídos como manuscrito", dice Curatolo. "Los Beatles nunca escribieron nada. Ser capaces de seleccionar los matices vocalmente y musicalmente es un arte en sí mismo".

 

Tributo a las bandas: Glenn Miller

Glenn Miller Orchestra: la leyenda continúa

Sin perjuicio de la edad que tenga, los momentos del estreno de Moonlight Serenade de Glenn Miller, el sonido suave de los saxofones y las trompetas, evocará imágenes imborrables: quizás recuerde haber abrazado a alguien en un baile melancólico cuando afuera arrasaba una Guerra Mundial, o haber visto a sus padres con los ojos llorosos escuchando la melodía en un cóctel al atardecer o haber hecho caso omiso a sus discos de los Rolling Stones, haber colocado ese viejo disco Victor en el reproductor y haber redescubierto el sonido glorioso de 20 músicos o más con instrumentos de viento, que tocaban como uno solo.

Al incluir a la Glenn Miller Orchestra como banda tributo estamos haciendo un poco de trampa, ya que es propiedad de Glenn Miller Productions y muchos de sus integrantes originales allá en la década del cincuenta eran veteranos de Glenn Miller. La encarnación actual comenzó a realizar las giras alrededor de 12 años después de que Miller desapareciera en el Canal de la Mancha en 1944, y una generación o dos de muchachos y muchachas de la Big Band han permanecido en ella desde entonces, brindando cientos de conciertos por año en todo el país. El director musical Larry O’Brien extrae la mayoría de sus arreglos directamente de los archivos de Glenn Miller en la Florida, un vínculo directo con el hombre que se convirtió en súper estrella a comienzos de 1940 con temas como A String of Pearls, Chattanooga Choo-Choo e In the Mood.

En esta noche especial en el Carlyle Club de Alexandria, Virginia, el público es una maravillosa mezcla de parejas de 80 años arrastrando los pies como en sueño sobre la pista de baile al compás de A Handful of Stars, personas de 70 tratando de mover sus piernas al compás de Little Brown Jug, Boomers cantando mientras bailan al compás de Elmer's Tune, y jóvenes de 20 arrojándose unos a otros al compás de Pennsylvania 6-5000.

Y dirigiendo a todos, resplandeciente en su saco blanco, se encuentra O'Brien que logra extraer de sus músicos un sonido tan imponente como cualquier solo de guitarra eléctrica o himno de arena rock.

"Utilizamos los labios y los pulmones en lugar de la electricidad", dice O'Brien. Está por retirarse después de casi medio siglo como director de la banda, pero el legado de Glenn Miller seguirá desarrollándose. "Es sorprendente la cantidad de material que hay en esta biblioteca", afirma. "Aún seguimos encontrando cosas que nunca se habían tocado".

Tributo a las bandas: Queen

Grafixation

Almost Queen recrea el álbum original de Queen, "Bohemian Rhapsody".

Almost Queen: contra todas las adversidades

En cierta forma, incluso Queen no intenta sonar como Queen en la actualidad. Después de la muerte del líder legendario de la banda, Freddie Mercury en 1991, el grupo se ha presentado muy pocas veces y siempre con cantantes invitados que rara vez procuran imitar la voz característica con la que Mercury dejó su marca en canciones como Bohemian Rhapsody, We Are The Champions y Radio Ga Ga.

Así que imagínese la audacia de Almost Queen, cuatro muchachos de mediana edad que contra todas las adversidades logran hacer un muy buen trabajo capturando la apariencia y el sonido de los hacedores de hits en la década del setenta (y si usted pensaba que los Beatles o Pink Floyd tenían el álbum más vendido de la historia en el Reino Unido, estaba equivocado). Ayuda que en el rol de Freddie, Almost Queen tiene a Joseph Russo, un veterano del teatro de Broadway que tiene la arrogancia y el talento para el espectáculo que tenía Mercury, junto con una voz muy parecida a la de él. Pero la banda en sí misma, un grupo de músicos de primera categoría con amplia experiencia en la industria de la música ha dominado con maestría los complejos instrumentales y armonías de Queen.

"Sólo han habido tres o cuatro bandas tributo a Queen en los últimos 15 años", dice Randy Gregg, quien hace del bajista de Queen, John Deacon. "Es una música muy intrincada, y copiarla resulta muy intimidante. Creo que la gente ni se atreve a intentarlo. Hemos estado juntos casi seis años y el año pasado realmente nos hemos dedicado a esto".

Mientras que los integrantes vivos de Queen nunca han opinado oficialmente sobre la versión de su trabajo de Almost Queen, por lo menos hubo un respaldo sutil del célebre líder de guitarristas de la banda, Brian May.

"Si usted visita brianmay.com y escribe 'Almost Queen', aparecen nuestras" dice Gregg. "Él tiene todo para nosotros".

Tributo a las bandas

Annerin Productions

El famoso cerdo rosa está suspendido sobre los aficionados en un show de Pink Floyd Experience.

The Pink Floyd Experience: la banda del admirador número uno

Esto es lo que querrá saber sobre The Pink Floyd Experience, la banda tributo a Pink Floyd con sede en San Diego: ellos tienen un enorme cerdo que se desliza en el aire sobre los espectadores, una imagen aérea tomada de la tapa del álbum Animals de Pink Floyd.

"Es el único cerdo que conozco que se desplaza y vuela", dice el líder de la banda Tom Quinn, de 55 años. "Ahora tenemos nuestro segundo cerdo. El último murió cuando se abrieron las costuras y perdió el helio".

Quinn se crió fuera de la corriente musical ("Ni siquiera podía escuchar a los Beatles; mis padres estaban convencidos de que eran un complot comunista"). Pero cuando estaba en la escuela secundaria en 1973, Quinn escuchó mucho el álbum The Dark Side of the Moon de Pink Floyd y se entusiasmó. Consiguió una guitarra, creó una banda y lo que más tocaban eran las versiones de Pink Floyd. La música ayudó a Quinn a cursar su carrera de ingeniería pero nunca dejó de pensar en Pink Floyd. En 1997, él y el bajista Gus Beaudoin comenzaron a tocar la música de Pink Floyd en cualquier lugar donde se lo permitieran. Actualmente, su grupo realiza conciertos en todo el país, con una nueva gira que comenzará en febrero.

El rock progresista teñido de blues de Pink Floyd no es un sonido fácil de duplicar con legitimidad, pero Quinn dice que los verdaderos seguidores de Pink Floyd no perdonan ningún descuido a los imitadores: "Al igual que los seguidores de los Beatles, los seguidores de Pink Floyd conocen cada nota, cada acorde. Saben cuándo algo no está bien. Tienes que respetar la música".

Quinn nunca conoció a un integrante verdadero de Pink Floyd, pero sí pudo ver tocar al co-fundador David Gilmour en una grabación de The Tonight Show en el 2006.

"Estaba a casi 8 pies de distancia de él", afirma. "Me sentía como un niño".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO