Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Tradición con sabor actual

La cantante cubana festeja su primera nominación del Latin Grammy sin dejar de atender su responsabilidad humanitaria.

Con diez discos en su carrera como cantante —en los que ha ido del pop a la rumba, pasando por sones, guarachas y canciones tradicionales, sin descartar la interpretación de spirituals, blues y clásicos del jazz— la cantante y pianista cubana, Lucrecia, está de fiesta por su primera nominación al Latin Grammy 2010.

Un estímulo para una artista que ha dedicado su vida a la música; desde niña, como pianista concertista (Graduada de Música en el Instituto Superior de Arte de Cuba) y luego como intérprete de diferentes géneros, llegando hace poco a deleitar al público del L’Auditorí de la Música de Barcelona con temas de George Gershwin y Cole Porter, acompañada por la Orquesta Filarmónica de Cataluña.

Una carrera donde sobresalen sus participaciones cinematográficas, así como la animación durante cinco años de un famoso espacio infantil en la televisión española, Los Lunni, que la convirtió en uno de los rostros más populares entre los niños de ese país.

Cálida y alegre, Lucrecia nos recibe sonriente a la entrada de un restaurante en Barcelona, la ciudad donde reside desde hace más de una década, sin dejar de atender, repartir besos y firmar autógrafos a todos los admiradores que se le acercan.

Un disco dedicado a Cuba, con melodías que se hicieron populares en todo el mundo. Desde El Manisero, de Simons, al Quizás, quizás, quizás, de Osvaldo Farrés. Un reto que culmina con la nominación al Latin Grammy en la categoría de Mejor Álbum Tradicional Contemporáneo.

Es el sueño y el deseo de muchos seguidores de mi trabajo. Oscar Gómez, el productor de Álbum de Cuba, y yo tenemos una afinidad musical perfecta. La selección fue muy fluida, era un homenaje a nuestra música más internacional, más reconocida. Aunque tengo que reconocerte que hay canciones a que les tengo mucho respeto, como es el caso de Siboney, de Ernesto Lecuona, que casi siempre la han cantado contantes líricos. Y el Que bueno baila usted, que es un tema hecho siempre por hombres, ya sea Beny u Oscar de León. ¡Mira tú que reto! Pero llegué al estudio y me dejé llevar por la experiencia. Oscar te da una tranquilidad enorme. Y así, dejarme mecer por una formidable Big Band y los arreglos de Pepe Rivero y Alain Pérez. ¡Chico, tenía que salir bien! La nominación es producto también del trabajo de Omer Pardillo, que apostó por promocionar este disco y facilitó —como albacea del legado musical de Celia Cruz— el poder contar con la voz de mi admirada Celia. Oscar fue el productor musical de algunos de los trabajos más importantes de Celia y pudimos incluir su voz y hacer dúo con ella. Por si fuera poco, tener el privilegio de que participara Andy García, quien se animó hasta a cantar conmigo. Oye, un lujo.

Es su primera nominación al Latin Grammy, ¿cómo la ha asimilado?

Todavía lo estoy asimilando y disfrutando, ¿qué te crees? Fue una gran sorpresa y una alegría tremenda. Imagínate que durante la grabación del álbum, nosotros nos divertíamos y yo hasta dije que me pondría los tacones más altos para desfilar por la alfombra de los Grammy si nos nominaban. ¡Y mira tú! Se hizo realidad, allí estaré con mi Álbum de Cuba, en Las Vegas, feliz y dando gracias a Dios por esta dicha.

Durante 5 años fue la animadora Los Lunnis, repartiendo sus populares “besitos de chocolate” a los niños españoles. ¿Fue por eso que publicó libros infantiles y grabó un disco con rondas y cuentos infantiles latinoamericanos?

Fue al nacer mi hijo. Los niños me encantaban de siempre, pero ese momento me sensibilizó más aún. Mi paso por Los Lunnis fue una experiencia que ha marcado no sólo mi imagen, sino mi vida. Y al darse lo de ser la presentadora, pues propuse a RTVE mi primer libro que partía de recuerdos de mi infancia: Besitos de chocolate. Más tarde escribí El valle de la ternura y Todos los colores del mundo, en colaboración con Los Lunnis. En todo este trabajo, el estar yo como latinoamericana, como caribeña, ha permitido hacer énfasis en la integración de culturas y razas en España, impulsando además el buen uso del castellano como idioma aglutinador y de intercambio. Y el disco infantil fue otro reto, esta vez económico. En los tiempos que corren, el director de Warner España, le dijo a Oscar Gómez, ‘bueno Oscar, tendrás que hacer dos discos con el presupuesto de uno’ y él, sin dudarlo, dijo, ‘sí’. Esa producción La casita de Lucrecia saldrá en diciembre con el cuarto libro para niños.

Su trabajo a favor de los niños no se ha quedado sólo en sus actuaciones en televisión.

No. Lógicamente, hay un compromiso. Suelo ir a visitar a los pequeños en hospitales, darles un poco de alegría. Los adoro. Y no sólo a los niños, me siento también comprometida con las personas que sufren enfermedades, con las campañas de prevención del cáncer de mamas, una problemática con la que todas las mujeres debemos identificarnos. De la misma forma hago actividades para enfermos mentales y en apoyo de las mujeres maltratadas, un tema que en España tiene mucha importancia y urgencia por la cantidad de casos, sobre todo, entre los inmigrantes. Igualmente he participado cada año en el Maratón de la Liga contra en Cáncer que se hace en Miami, como hacía Celia. Ella es una inspiración para mí, no sólo como cantante, sino también como mujer. Es un deber al que no puedo faltar.

Su carrera no se detiene.

¡No, cómo detenerme! Además del lanzamiento del disco infantil y el cuarto libro, comenzamos a principios de año la grabación de Álbum de Cuba 2, hay mucha música de Cuba que no pudimos incluir. La nominación ha sido un estímulo tremendo para seguir en esa línea.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO