Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Poncho Sánchez, puro ritmo

El maestro conguero de 60 años se presentó en la conferencia nacional de AARP en Los Ángeles.

El 23 de septiembre, el percusionista Poncho Sánchez se presentó junto a su banda en la conferencia anual de AARP en Los Ángeles. El público tuvo la oportunidad de presenciar a una de las orquestas tropicales más versátiles de Estados Unidos: Los conciertos de este maestro conguero —ganador en 1999 del Grammy a la mejor interpretación de jazz latino— exploran una amplia gama de géneros bailables, desde la salsa y el jazz latino hasta las sabrosas sonoridades del Latin Soul, el bolero y el boogaloo. 

Sánchez, que nació en los Estados Unidos en una familia de raíces mexicanas, lanzó su nuevo disco en septiembre. Titulado Chano y Dizzy! (Concord Picante), es un excelente homenaje a las fuentes de la música afro-cubana, repasando la histórica colaboración entre el músico de jazz Dizzy Gillespie y el conguero cubano Chano Pozo. Sánchez empezó su carrera acompañando al legendario vibrafonista Cal Tjader. Su carrera como solista abarca 25 discos, la mayoría de ellos conceptuales. 

Durante un almuerzo en la ciudad de Pasadena interrumpido por algunas carcajadas y su afable sentido del humor, Sánchez habló con AARP en español sobre el pasar de los años y los secretos detrás de su formidable carrera musical.    

En octubre cumplirá 60 años. ¿Cuáles son las lecciones musicales que conoce hoy, pero quizás no había aprendido hace 30 años?  

Es una pregunta difícil. Cuando grabé mis primeros discos a principios de los años 80, realmente no tenía idea de lo que estaba haciendo (risas). Por suerte, (el arreglista) Clare Fischer me ayudó bastante. Esos primeros discos tienen un sonido crudo. Sin embargo, ya en ese entonces sentía que el fuego de la música ardía dentro de mí. Sabía que era capaz de crear, de lograr algo tan difícil.   

Creo que con el paso del tiempo aprendí a grabar buenos discos. Con la tecnología digital y sistemas como pro tools, es increíble todo lo que se puede hacer hoy técnicamente. También aprendí sobre los gustos de la gente. Hoy tengo una idea general de los temas que apreciará mi público, ya sea en disco o en concierto. Por ejemplo, a la gente le gusta escuchar canciones clásicas interpretadas de una manera novedosa. Les gusta reconocer el material. Si llenas un disco de material nuevo, es muy difícil popularizarlo, por más que seas un gran compositor, algo que no siempre es cierto. Algunos músicos amigos míos creen ser geniales, pero cuando me pasan su material...  ay ay ay. Hay que volver a empezar, amigo (más risas).

La mayoría de la gente no sabe que tocar las congas requiere un tremendo esfuerzo físico. ¿Cómo se las ingenia para seguir tocando con tanta pasión a pesar del paso de los años?

Gracias a Dios ahora que voy a cumplir 60 presento menos conciertos que antes. Antes tocaba todos los días. Pero ya no tengo 20 años. Trato de comer bien. Durante los días de semana, mi esposa y yo tomamos una copa de vino tinto, algo bien tranquilo. Los fines de semana me permito algunos gustos culinarios, pero sin exagerar. Así logro controlar mi peso. Estoy casado con mi mujer, Stella, hace ya 39 años. Ella me vigila. 

En cuanto a las congas, mantengo control de la intensidad dentro de un recital. En todos mis conciertos toco un par de buenos solos de conga, fuertes y aguerridos. Pero también me pongo de pie y canto algún bolero, toco güiro, maracas y un poco de timbales. Es necesario moverse dentro del escenario y variar un poco.

Poncho, recuerdo muy bien los días en que usted tocaba todas las noches, inclusive en clubes de salsa que son conocidos por compensar inadecuadamente a los artistas. ¿Qué lo motivaba a tener una agenda tan frenética?

Era el amor por la música, nada más. Era lindo eso de tocar todos los días. Además me preocupaba mucho por mi banda. Quería que mis músicos pudieran seguir trabajando, aunque ganaran $75 ó $100 en una noche. Creo que soy el único líder de una banda de jazz latino en Los Ángeles que les paga jubilación y seguro médico a sus músicos. Soy socio del sindicato de músicos desde 1975. Quiero que no le falte nada a los muchachos.

Hoy tocamos un poco menos. Nos concentramos mayormente en los festivales de jazz y las giras por las universidades. Pero cuando estamos en Los Ángeles, todavía tocamos en algunos clubes de jazz. Es lindo tocar en un lugar pequeño y que los fanáticos de la banda vengan a verte. Disfrutamos mucho de esos conciertos.

La consistencia de su carrera artística es envidiable. ¿Cuál es su secreto?

Soy el más joven de once hijos. Me educaron como se debe y me enseñaron a portarme bien. Es así de simple, no importa cuál sea el negocio en que te muevas. He viajado a través del mundo con mi banda y nunca tuve problemas. Soy un ser humano y tengo mis defectos, pero me enseñaron a respetar a la gente y trato de hacerlo todos los días. Gracias a Dios, me ha ido bastante bien.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO