Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Sacando el juego a la calle Skip to content

Basta ya de medicamentos costosos. ¡Únete a la campaña de AARP!

 

Sacando el juego a la calle

De la rayuela al X-Box

In English | Había una vez, antes de Twitter y Wii, cuando los niños de las ciudades salían de sus casas por la mañana a jugar en la calle y regresaban ya de noche para cenar en familia. Stick­ball, rayuela, escondidas —sin omitir ninguno, el nuevo DVD, New York Street Games, los celebra­—. Narrado por el actor Hector Elizondo, este documental intercala entrevistas a celebridades que crecieron jugando estos juegos en Nueva York (desde Whoopi Goldberg hasta Regis Philbin), con fotos antiguas y películas de niños jugando en las calles. Pero, a pesar del título, este DVD se trata de niños de todas partes.

“Yo siempre andaba corriendo por las calles”, dice Rene Soto, 51, oriundo de Chicago. “Jugábamos muchísimo a correr las bases, al freeze tag o al softball”. Lo importante, dice, era “estar afuera, disfrutando de lo que la naturaleza ofrecía e interactuando con otros niños”. Soto cree que estas interacciones llevaban a los niños a un entendimiento cultural, en la calle o fuera de ella, de su barrio multicultural. “Pude observar las distintas culturas de primera mano”, dice. “Uno podía visitar a la gente en sus casas y ver cómo vivía. Cuando venían amigos a mi casa, les ofrecíamos comida latina a los que no eran latinos”.

En cuanto a Elizondo, él recuerda no sólo los dulces sonidos de canciones en español que salían por las ventanas del barrio mientras los niños jugaban al punch­ball —su juego favorito—, sino, también, las destrezas de la vida que los juegos enseñaban. “Negociación, alianzas, justicia —‘No puedes hacer eso, eso no es justo’ ”, recuerda—. “Y a eso, súmale que te mantenías en forma, podías seguir sin parar, y te conservabas delgado y fuerte”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO