Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Don Quijote ingresa al ciberespacio

La versión digital de la obra de Miguel de Cervantes tiene mucho que ofrecer.

Mis hijos me llevaron al Quijote. Mi afán por querer exponerlos a lo mejor de nuestra cultura hispana me hizo comprar en España hace años una versión de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha para niños. Así leí yo esta gran novela por primera vez y comprendí la grandeza de su autor, Miguel de Cervantes: el sentido del humor, las lecciones de vida, la extraña belleza de las obsesiones y la dulzura de las ilusiones, la amistad y la lealtad.

Vea también: El club de lectura de Las Comadres.

Primera página del libro Don Quijote de la Mancha obra de Miguel de Cervantes Saavedra

Foto: Cortesía de la Biblioteca Nacional de España

Primera página del libro Don Quijote de la Mancha, obra de Miguel de Cervantes Saavedra.

Con el paso de los años descubrí otras versiones, pero no la original hasta hace unas semanas, cuando llegó a mis manos una maravillosa versión digital de este libro de más de 400 años. La primera de las dos partes de la versión original del Quijote fue publicada en 1605. Gracias a los expertos de la Biblioteca Nacional de España, con apoyo económico del sector privado, la digitalización del Quijote es una obra tan impresionante que ha de engatusar hasta a los que se niegan a leer un libro que no le haya costado la vida a un árbol.

Para los no iniciados, la novela de Cervantes narra las aventuras de Alonso Quijano, un hidalgo jubilado que vive “en un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme” —sin duda, una de las más memorables oraciones del castellano. Quijano se ha leído demasiadas novelas de caballerías y decide vivir las experiencias de los caballeros que revolotean por su mente febril, acompañado por Sancho Panza y una yegua flaca a quien llama “Rocinante”.

El Quijote es considerado uno de los libros más influyentes en la literatura mundial y precursor de la literatura moderna occidental. En su versión digital, el libro es precioso y la letra del tamaño que quiera y necesite el lector. El texto está en dos versiones: la original del español antiguo y la del español moderno. Se cambia de una versión a otra con solo apretar un botón. Al “pasar” las páginas se oye un sonido exacto al que hacen las páginas de papel. Y, mientras lee, hay música de época como acompañamiento.

Pero lo verdaderamente hermoso del proyecto es lo que han agregado a esta versión digital. Para comprenderlo mejor y ponerlo en el contexto de su época, los expertos de la biblioteca han añadido un mapa interactivo de las “aventuras” del Quijote, una lista de las ediciones más importantes del libro y una relación de libros clásicos de caballería. También hay una sección realmente extraordinaria sobre la vida en España en el siglo XVII, incluyendo música, indumentaria, danza y juegos.

Hay incluso una sección sobre la gastronomía en la época del Quijote. Se comía una vez al día y la población se alimentaba fundamentalmente de pan y cereales, poca carne. Fue justamente en esta época que se empezó a asociar la comida con un acto no sólo necesario para la vida sino también placentero.

Siguiente: El esfuerzo que requirió la edición digital. »

Desde la primera página del libro se aprecia la importancia de la comida: “Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomillo de añadidura los domingos”.

Y lo bueno es que no hay que sentarse y verlo todo en un día. Yo tengo el enlace, http://quijote.bne.es/libro.html en mi ordenador. A la hora del almuerzo en la oficina, me leo varias páginas mientras como mi ensalada diaria —aunque creo que uno de estos días dejaré la ensalada por un plato de duelos y quebrantos (huevos revueltos con chorizo y tocino)— por aquello de mantenerme inmersa en la época. 

Isabel Bordes Cabrera, de la Biblioteca Nacional de España, cuenta que el libro se digitalizó gracias a un convenio firmado en 2008 entre la biblioteca y Telefónica, la compañía de comunicaciones más grande de España. El acuerdo es por 10 millones de euros para digitalizar un mínimo de 200.000 obras. La obra cumbre de Cervantes fue la primera lanzada como parte del proyecto en octubre del 2010.

“En su preparación y desarrollo se han invertido más de 5,000 horas de trabajo de casi 20 profesionales entre bibliotecarios, expertos en literatura, arte y música de la época, programadores, analistas y diseñadores gráficos”, dice Bordes Cabrera, jefe de servicio en el área de biblioteca digital. Agrega que la edición utilizada para el proyecto es la primera, lo cual no es frecuente, ya que no todas las bibliotecas del mundo tienen el texto original de Cervantes. Hasta hoy, agrega, más de 2 millones de usuarios han visitado la página.

En la época en que leíamos El Quijote en casa, el interés de los niños fue tal que nos fuimos a La Mancha en excursión familiar buscando las huellas del Quijote. Luego nos enteramos que hay agencias de viajes dedicadas a tales paseos, pero nosotros fuimos por nuestra cuenta, alquilando coche en Madrid y bajando hacia La Mancha desesperados por encontrar por lo menos un molino. Nos costó trabajo, pero lo logramos.

Ah, y que placer una vez encontrado el pueblito con los molinos —de cuyo nombre no puedo acordarme, aunque quiera— poder sentarnos a tomar un tinto de verano pensando en la literatura y agradeciéndole a Cervantes habernos dejado tan monumental obra.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO