Skip to content
 

Rubén Blades de nuevo en el barrio

El legendario artista trae salsa, música afrocubana y ritmo mundial a la generación de Shakira.

In English | Luego de un paréntesis de cinco años —durante el cual se desempeñó en el gabinete de gobierno de Panamá—, el legendario artista trae salsa, música afrocubana y ritmo mundial a la generación de Shakira.

Músico, cantor, compositor, poeta, abogado egresado de Harvard y, hasta el último verano, Ministro de Turismo de Panamá, Rubén Blades hizo el mes pasado un retorno triunfal a la ciudad de Nueva York, donde hace tres décadas comenzó su aventura musical.

Vea también: 10 boleros para recordar.

En el teatro United Palace, una de las escalas en su gira "Todos vuelven", Blades, de 61 años, intercaló anécdotas con los ritmos calientes de un grupo acompañante formado musicalmente en las calles de Nueva York, combinando los sonidos de salsa, música afrocubana y ritmo mundial. Desafiando toda posible clasificación, transformó cada estilo en un cuerpo de trabajo colectivo en el que el sentimiento y la sustancia prevalecieron sobre lo deslumbrante.

Situado en Washington Heights, un barrio predominantemente dominicano en la punta Norte de Manhattan, el teatro United Palace ostenta paredes adornadas con citas del Reverendo Ike, el extravagante predicador convertido en celebridad a partir de sus sermones televisados en los ´70. El enorme y vistoso escenario de los recientes conciertos de Neil Young y Bob Dylan proveyó una onda casi celestial a la noche de fiesta musical de más de dos horas y media de duración. Independientemente de cómo uno clasifique a Blades —leyenda de salsa, estrella de cine o político (también aspiró, sin éxito, a la presidencia de Panamá en 1994)—, quedó claro a partir de la reacción de sus fanáticos que lo más importante esa noche fueron las canciones.

Con el respaldo del trombonista Jimmy Bosch, el legendario timbalero Ralph Irizarry y el pianista/arreglista Oscar Hernández (mejor conocido por su trabajo en la Spanish Harlem Orchestra y, junto con Blades, en el desafortunado musical de Broadway, Capeman, de Paul Simon), la banda de diez integrantes creó un sonido gloriosamente fuerte y metálico, y logró desarrollar su ritmo desde los ensordecedores golpes de salsa hasta la íntima, tranquila y lenta música folclórica.

Siguiente: Donde todo comenzó para Blades. >>

Blades lució como un maestro en ambos extremos, desde el pomposo y pretencioso repique de "Plástico", de Siembra, al solo de "Adán García", de su álbum Amor y Control de 1992. En "Plástico", los metales se arremolinaban y rebotaban al ritmo de los balseros a la vez que Blades terminaba la canción con un llamado a la unidad Panamericana mientras "Una sola casa" comenzaba a sonar en el escenario. Lo único que faltaba era una bola de espejos para completar el viaje sónico al pasado. Cuando interpretaron "Adán García", se podía oír un alfiler caer al suelo mientras Blades punteaba suavemente las cuerdas de nylon de su guitarra.

Paseándose sobre el escenario vestido de negro, Blades parecía copiar su interpretación directamente de un escenario de Hollywood, ligeramente recargada y dramática. Estuvo de muy buen humor buena parte de la noche, contando anécdotas sobre cuidados de la salud, sus comienzos en la sala de correo de Fania Records, donde ganaba $70 semanales, y su primera gran presentación en el Madison Square Garden, donde se le olvidaron las letras de sus canciones.

Ahora la presentación no tuvo nada de amateur. Sus dominantes canciones transmitían la garantía que puede trasmitir la voz de un mejor amigo a quien no hemos visto en mucho tiempo. "Decisiones" fue cantada a coro por todo el público mientras flameaban banderas panameñas y dominicanas. "Buscando guayaba", la más reciente "Pedro Navaja", que presentó con algunos versos de "Mack the Knife", y "Todos vuelven" completaron su viaje al pasado en las calles de la ciudad de Nueva York, donde todo comenzó para Blades.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO