Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Lin-Manuel Miranda, alcanzando nuevas alturas

El compositor lírico y actor, ganador de un premio Tony, Lin-Manuel Miranda no se detiene, al tiempo que “In the Heights” asciende a la pantalla grande.

"Cuando [los latinos] pintamos nuestros propios retratos, a menudo lo hacemos con amor”, sostiene Lin-Manuel Miranda, de 29 años de edad, quien concibió In the Heights, un musical que cuenta la historia de su vecindario neoyorquino, cuando aún estaba en la universidad. A su vez, el público se enamoró de este espectáculo, que fue un éxito instantáneo cuando se estrenó en el circuito “off-Broadway”, en 2007. Y los críticos elogiaron las composiciones de Miranda y la innovadora partitura, con ritmos de merengue, salsa y hip-hop.

Un año después, el musical, con guión de Quiara Alegría Hudes, se estrenó en Broadway con Miranda en el papel de Usnavi, un bodeguero que hereda las ganancias de lotería de su abuela sustituta. En tanto Usnavi hace planes para volver a República Dominicana, se da cuenta que su verdadero hogar se encuentra en Washington Heights. En 2008, In the Heights ganó numerosos premios incluyendo cuatro premios Tony, y la grabación del espectáculo con el elenco original de Broadway ganó un Grammy en 2009. En abril, resultó finalista para un Premio Pulitzer, en drama.

Los productores recuperaron la inversión de $10 millones —una rara proeza— en tan sólo diez meses, y el espectáculo continúa a sala llena en el Teatro Richard Rogers. Actualmente, se prepara una gira nacional para 2010, y se está desarrollando una versión para el cine.

En febrero de 2009, después de haber actuado por un año, Miranda dejó la obra. AARP VIVA habló con Miranda, hijo de inmigrantes puertorriqueños, acerca del éxito de la obra, de sus lazos familiares, de sus otros proyectos y de su regreso al viejo barrio.

¿Cómo fue el saludo final en Broadway?

Fue irreal. Cuando salí, hubo una ovación de pie que duró cinco minutos, lo cual fue muy sorprendente. Como había representado esta obra por un año, había aprendido a hacerlo de un modo tal que podía hacer ocho espectáculos por semana sin temor a equivocarme, pero pensé: “No habrá otra vez, así que esta noche voy a dejar todo en el escenario.” Realmente, fue una noche especial.

¿Qué hizo la primera semana después de dejar el espectáculo?

Tomé prestada una página de la obra y llevé a mi abuelita a Las Vegas por un par de días, lo cual fue fantástico. Uno de los primeros recuerdos que tengo son nuestras visitas a las máquinas tragamonedas, que estaban en el fondo de la bodega local. Fuimos al Bellagio por un par de días,  la llevé en su silla de ruedas a cada tragamonedas que pude encontrar, y la pasamos muy bien.
 
 ¿Vive de nuevo en la zona “Uptown” de la ciudad?  

Vivo a tres cuadras de donde vivía cuando escribí la obra. Realmente es algo que me da vida. Miro las fotos en blanco y negro de mi abuelo, que falleció una semana después de que la obra se estrenara en Broadway, y es como mirar fotos de mí mismo en blanco y negro. Y, francamente, las historias que mi padre y mi abuelo me contaban son piezas claves de In the Heights. Se aprende mucho de uno mismo conectándose con las personas con las que compartes la mayoría de tu material genético. Ellos siguen siendo una parte importante de mi vida.  

Cuando eras niño, deseabas hacer cine. ¿Por qué elegiste el musical como forma de arte?

Un musical tiene música, tiene danza, tiene drama, ¡tiene todo! Me enamoré de los musicales de muy joven. No soy de esas personas a las que les gusta cualquier musical; soy muy exigente. Sin embargo, cuando un musical puede desarrollar toda su potencia, no creo que exista una forma de arte más conmovedora.

Algunos críticos opinaron que el espectáculo, al parecer, ignora muchos de los problemas sociales que afectan a los vecindarios de la ciudad, como Washington Heights. 

Aquí es donde puedes ver la diferencia realmente interesante entre los medios de comunicación latinos y los principales. Estos últimos dicen que es un espectáculo maravilloso, que tanto el baile como el canto son grandiosos, pero que es poco realista. Por su parte, los medios latinos dicen que es un gran espectáculo, la música y el canto son sensacionales, y —por último— que es realista. Realmente, muestra la diferencia entre la manera en que los latinos son vistos por el grueso de la opinión pública y por nosotros mismos. Y cuando [los latinos] pintamos nuestros propios retratos, a menudo lo hacemos con amor.

No creo que sea poco realista describir dos días de la vida en Washington Heights sin mencionar una pelea con cuchillos. Creo que es un condicionamiento por lo que estamos acostumbrados a ver en los principales medios. Tampoco creo que ser preciso y ser positivo se excluyan mutuamente.
 
Usted escribió la letra en español para la nueva producción de Amor sin Barreras, que actualmente se presenta en Broadway.

Como actor latino, siempre describí Amor sin barreras como nuestra bendición más grande y nuestra maldición más grande. Para algunos, es una obra maestra. Cuando hablo de musicales que desarrollan toda su potencia, no creo que exista una mejor síntesis de música, danza, drama y contenido. Por 52 años, ha sido la imagen predominante de los latinos sobre el escenario. Si fueras detrás del escenario de In the Heights y comenzaras a batir palmas marcando el ritmo de “América”, cada una de las personas que están allí podrían acompañarte, porque todos hemos interpretado a Bernardo, Consuelo o Anita. Ha sido nuestro punto de partida para ingresar en el mundo de la actuación.

Cuando [el libretista y el director] Arthur Laurents me abordó, tenía una idea muy audaz para esta reposición. Dijo: “Quiero que los Sharks hablen en español entre ellos y que canten en español cuando sientan que deben cantarse el uno al otro en español”. Luego me preguntó: “¿Crees que puedes hacerlo?” A lo que yo respondí: “Creo que nací para hacerlo”.
 
¿Trabajó con el autor de la letra de la obra, Stephen Sondheim?

Nos encontramos un par de veces. Fue muy generoso con respecto a permitirme encontrar el lenguaje necesario para expresar los sentimientos de las canciones. En lo que fue inflexible, fue en lo relativo a la estructura y a la rima. Como sucede con muchas traducciones al español, la rima es lo primero que se sacrifica para que la composición tenga sentido en español, de modo que, realmente, intenté llegar a un equilibrio que honrara la estructura de la letra original manteniendo el sentido, y que fuera tan ingenioso y fluido en español como lo es en inglés.

Interpreto que está satisfecho con el resultado

Sondheim está satisfecho, y mi papá, que creció en Vega Alta, Puerto Rico, estuvo satisfecho, y esto es todo lo que me preocupa. Ellos son mis dos puntos de referencia.

También escribió nuevas canciones para una reposición de Working, de Studs Terkel.

[El compositor y director Stephen Schwartz] me solicitó que aportara dos canciones nuevas. Me convertí en Studs Terkel completamente y entrevisté a trabajadores de McDonald’s. Una de las canciones trata del trabajo de realizar entregas para una cadena de comida rápida, que fue mi primer empleo como adolescente.

Y en lo que respecta al otro tema, realmente queríamos escribir una canción nueva acerca de lo que es la experiencia laboral del inmigrante en este país, y, hoy en día, una gran cantidad de inmigrantes trabaja cuidando a personas mayores o niños. Entrevisté a algunos de ellos y escribí una canción sobre cómo cada grupo de inmigrantes se abre paso, haciendo el trabajo que nadie más quiere hacer.
 
¿Y futuros proyectos? Usted ha mencionado indirectamente otro musical completo para dentro de 10 años.

¡Ajá! Sin revelar la idea, es un libro enorme que deseo adaptar. Es una biografía histórica que leí y que me atrapó totalmente; me di a mí mismo diez años, porque todavía no tengo idea de cómo avanzar. Es una historia increíble. Creo que si logro dilucidar cómo hacerla cantar, será asombrosa.

En realidad, hay otro libro que es uno de mis favoritos desde que tengo 14 años, en el que estoy trabajando para adquirir los derechos, y espero que sea el próximo musical que ponga en escena. Pero, como soy supersticioso, no me gusta anunciar algo antes de que ocurra.
 
¿Cuándo entra en producción la versión cinematográfica de In the Heights?
 
Esta es la gran pregunta. Las películas desarrollan su propia vida, y esto es algo que estoy aprendiendo. Por nuestra parte, Quiara está trabajando en el libreto, de modo que nos llamamos por teléfono un par de veces al día e intercambiamos ideas, pero ella lo está pasando muy bien, creando esta tercera versión de este mundo. Es divertido dedicarnos a escribir otra vez. En este momento, ella está trabajando en el libreto.

Estoy de verdad obstinado en que filmemos en Washington Heights y, realmente, espero filmar la historia en la comunidad que aceptó la obra y que aceptó nuestro retrato.
 
¿Cuánto tiempo más cree que In the Heights seguirá en Broadway?
 
Mientras la gente continúe comprando entradas, estará allí.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO