Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Preguntas y respuestas con Arthur Laurents

El autor revela una realidad emocional.

Nota del editor:  Arthur Laurents, reconocido por su larga trayectoria en Broadway y Hollywood —entre los que se destacan Amor sin barreras, Gypsy, y los filmes Anastasia y The Way We Were— falleció a los 93 años de edad en su residencia en Manhattan, Nueva York, en mayo del 2011.

In English | Arthur Laurents, de 91 años, libretista original de Amor sin barreras, presentó en la primavera de 2009, en Broadway, una nueva versión de su famoso musical de 1957. Pero no se trata simplemente de otra puesta en escena del aclamado guión que ganó dos premios Tony y dio origen al film ganador de numerosos premios Óscar en 1961; esta vez, dijo, “voy por la realidad emocional”.

En esta producción, el escenario resuena con una representación mucho más realista de la vida en un sector del West Side de Manhattan, conocido como la “Hell’s Kitchen”, atemperada por la fuerza redentora del amor.

“El teatro es contacto con la gente, está vivo —dice Laurents—. El amor es la fuerza más positiva del mundo, si uno puede sacar esta fuerza, entonces lo negativo queda atenuado”.

Desde su hogar, en Quogue, Nueva York, el notable autor y director le contó a AARP VIVA acerca de la génesis de esta producción y por qué ha llegado la hora de una nueva versión de Amor sin barreras.

Todos se refirieron a la nueva versión de Amor sin barreras como un reestreno, pero usted no usa ese término cuando habla de ella. ¿Por qué no lo hace?

No es un mero reestreno. Es verdaderamente una producción nueva. ¿Por qué repetir algo que ya fue hecho? Esto es muy diferente.

¿En qué modo es diferente?

Es bilingüe, y voy a mostrar una actitud diferente en estos muchachos. Ambos lados se comportaban como villanos; eran tan pobres que peleaban para ver quién sería el rey de esa calle, y eso los tornaba viciosos. Pero esa conducta no se limita a ninguna nacionalidad en particular; todos los pandilleros eran viles asesinos.

No es fácil representar todo eso: que, si bien son tan diferentes superficial y lingüísticamente, son, en realidad, todos iguales. Tendrán más sentimientos, más pasión de lo que se mostró en aquel momento. Estos muchachos nunca fueron adorables, sino despiadados, y un tremendo ejemplo de lo que la sociedad les había hecho padecer; eran producto de la cultura. Es muy duro cuando uno ha sido obligado a vivir como un forastero..
 
¿Por qué no fue eso reflejado en el musical original?

Debido a nuestros propios prejuicios y a las convenciones culturales de 1957, fue casi imposible que los personajes de Amor sin barreras resultaran más auténticos.

[Esta vez] insistí en seleccionar a actores de ascendencia latina o que fueran de América Latina [para los papeles de los Sharks y sus novias], de modo que pudieran representar —cantar, actuar y bailar— mejor a sus personajes; además, ellos saben lo que es el prejuicio, cómo se siente.
 
Entonces, en esta nueva producción, ¿usted está procurando darle contexto al motivo por el que se convirtieron en los pandilleros que veremos en el escenario?

Sí. No creo que ellos supieran, intelectualmente, que eso que deseaban con tanto anhelo no era otra cosa que amor; amor de todos. Les decían permanentemente que eran algo malísimo y una verdadera desgracia. Ambos grupos de muchachos, los Jets y los Sharks, sufrieron esto. En aquellos tiempos, todos los tildaban de vándalos. Un muchacho surgido de y criado en semejante contexto socioeconómico se siente “sucio”, y esa sensación lo acompaña en toda circunstancia de vida.

El musical fue un gran éxito y la película fue galardonada con la abrumadora cantidad de 10 premios Óscar. Sin embargo, algunas personas, en particular, algunos puertorriqueños, pensaron que Amor sin barreras los estereotipaba. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Hace unos pocos años, en Amherst, Massachusetts, una escuela secundaria iba a representar Amor sin barreras. Jóvenes de origen puertorriqueño la boicotearon; dijeron que la obra presentaba una visión estereotipada de los puertorriqueños. Estábamos disgustados, porque para nosotros, la obra era contra los prejuicios.

Cuando se le preguntó a una mujer, que se encontraba entre los que protestaban contra la producción de la escuela secundaria, si había visto la obra, ella respondió: “Vi la película”.

Nunca me gustó la película; presenta la visión más estereotipada de los hispanos, de los puertorriqueños. Los representan con acentos y dialectos ficticios; al ver la película, no se cree lo que se ve ni por un segundo..
 
¿Cómo surgió la idea de hacer una nueva producción de Amor sin barreras?

Tom Hatcher, que fue mi pareja durante 52 años, me contó que vio Amor sin barreras en Colombia… y, en Colombia, los Sharks eran los héroes, la audiencia los vitoreaba. Entonces, Tom dijo: “¿Por qué no hacer que los Sharks hablen español?”.

Tomé el guión en español y lo hice revisar, completo, por Lin-Manuel Miranda; él escribió la música para In the Heights. Quería que la viera un puertorriqueño, para aconsejarnos; él conoce el dialecto boricua.
 
¿Cuánto español hay en esta versión?

Es totalmente bilingüe; algunas partes son sólo en español —se proporcionarán traducciones al inglés a los espectadores—; cuando Maria y Anita están solas, hablan español; ellas cantan en español; es una conversación entre amigas.

[Pero] el musical tendrá un nuevo estilo y sonido que es más que lo meramente bilingüe. Lo escribimos en 1957; todo era diferente entonces.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO