Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Peores películas del 2012

Tenían un buen elenco o buena dirección, pero por diversos motivos no estuvieron a la altura.

Esta lista no pretende ser exhaustiva ni inclusiva. El criterio para la selección de las películas fue relativo, ligado más  a una expectativa no cumplida que a su calidad artística. En ese sentido, ninguna de las cinco que presentamos es absolutamente pésima (muchas otras de las que ni merece ocuparse se ajustarían mejor a ese calificativo), pero si decepcionantes en cuanto a lo que se hubiera esperado del talento involucrado. Por último, hay que recordar que en las listas como en las cárceles, “ni son todos los que están, ni están todos los que son”.

Vea también: ¿Dónde comenzar cuando busca su media naranja?

Friends with Kids

Esta película pretende desde su titulo ser una visión diferente y hasta crítica de una idea típicamente hollywoodense: que toda historia de amor debe llegar a su propia conclusión feliz de matrimonio e hijos. Sin embargo, termina por ser una comedia convencional en la que la pareja protagónica no tiene la menor química y ni siquiera es graciosa. Friends with Kids  marca el debut como directora de la también actriz y guionista, Jennifer Westfeldt (mejor conocida como la novia de Jon Hamm de Mad Men). Julie (la misma Westfeldt) y Jason (Adam Scott) son parte de un grupo de seis amigos inseparables. Los otros cuatro son parejas (Chris O’Dowd y Maya Rudolph) y ( Kristen Wiig y Jon Hamm). Cuando las otras dos parejas comienzan a tener hijos, Julie y Jason se horrorizan de ver cómo se erosionan las relaciones amorosas de sus amigos con el estrés de lidiar con los niños.  Es así como Julie y Jason deciden hacer un experimento: tener un hijo juntos, pero sin una relación que pueda verse perjudicada. El tema de tener relaciones entre amigos que no sienten ni las menor atracción por el otro ha sido llevada a la saciedad en el cine desde  When Harry Met Sally (Cuando Harry conoció a Sally) y, más recientemente, en Friends with Benefits.

Dirección: Jennifer Westfeldt
Guión
: Jennifer Westfeldt
Elenco
: Jennifer Westfeldt, Adam Scott, Maya Rudolph, Chris O’Dowd, Kristen Wiig y Jon Hamm

Salmon Fishing in the Yemen

Esta es muy fácil de explicar: es tan mala como su titulo. ¿A quien le podría interesar la pesca de salmón en el Yemen y encima, en relación a una historia de amor?  Pero, conservar el nombre de la novela homónima de Paul Torday en la que está basada, es solo el principio de lo que actúa en contra de este filme. La decisión más grave se relaciona con lo que sí excluyeron y que mejor hubieran conservado: las connotaciones políticas de la historia. El libro de Torday tuvo un éxito espectacular en Inglaterra porque jugaba con las nociones Occidentales de lo que representa el Medio Oriente y estas no incluyen ni el amor ni la comedia. El director sueco, Lasse Hallström es generalmente bueno en manejar este tipo de historias, pero aquí no consigue ni sacar la menor chispa de sus actores (Ewan McGregor y Emily Blunt). Un burócrata en salmón que trabaja para el gobierno inglés (McGregor) es enviado al Yemen como parte de una estrategia para mejorar las relaciones diplomáticas británicas con la región. Blunt interpreta a la empleada del jeque árabe que esta empeñado en cultivar salmón en el desierto. Si esto suena como un pobre argumento para sostener una película, es porque lo es.   

Dirección: Lasse Hallström
Guión
: Simon Beaufoy y Paul Torday (basado en su novela)
Elenco
: Ewan McGregor, Emily Blunt y Kristin Scott-Thomas

Siguiente: The Words. »

The Words 

Película pretenciosa y supuestamente “artística”. La anécdota central del guión escrito por Brian Klugman y Lee Sternthal, dos amigos de Bradley Cooper, es tan buena que el mismo actor decidió impulsar su producción dándole a los novatos la oportunidad de dirigir.

Bradley Cooper y Zoe Saldana en una escena de la película 'The Words' - Peores películas del 2012

Foto: Cortesía Becker Film Group

Bradley Cooper y Zoe Saldaña en una escena de 'The Words'.

Durante su luna de miel en Paris, Dora (Zoe Saldaña) encuentra en una tienda de antigüedades un portafolio que le regala a su esposo Rory Jansen (Cooper), un escritor fracasado. Rory encuentra en el forro del maletín el manuscrito de una novela brillante. Obviamente, decide adjudicarse su autoría y consigue un gran éxito que para su mala suerte llega a oídos del verdadero autor (Jeremy Irons), quien persigue a Rory para hacerle saber que sabe que le robó su historia. La cinta intercala los tiempos presentes en Estados Unidos con el París de finales de la Segunda Guerra Mundial. En estas últimas secuencias, un soldado estadounidense se enamora y casa con una joven francesa. El gran amor por esta mujer pasa por una dura prueba cuando ella, sin querer, olvida en un tren la única copia de una novela en la que había estado trabajando su marido. El anciano que persigue a Rory es el escritor que de joven perdió el manuscrito. La anécdota es extraordinaria, sobre todo si sabemos (aunque nunca lo dicen en los créditos) que algo similar le ocurrió nada menos que al genio de las letras de Estados Unidos, Ernest Hemingway. La novela de Paula McLain, The Paris Wife describe el incidente en detalle. Lo único que cambia es que sucedió en los años 20 y no los 40, y que el escritor nunca pudo recuperar su manuscrito. No tiene nada de malo tomar la anécdota “prestada” si por lo menos Klugman y Sternthal le hubieran dado el crédito. Hasta eso se les perdonaría si hubieran logrado una buena película, pero lo único bueno que se le puede alabar a The Words es justamente lo que no es de la autoría de sus creadores.

Dirección: Brian Klugman y Lee Sternthal
Guión: Brian Klugman y Lee Sternthal
Elenco: Bradley Cooper, Dennis Quaid y Olivia Wilde

Anna Karenina

Esta es quizá la película que —en relación a sus propias ambiciones— es la más decepcionante. ¿Cuál es el punto de llevar al cine la adaptación de un clásico, si no es para darle un nuevo soplo de nueva vida? Wright lo hizo brillantemente en Pride and Prejudice (2005), la mejor adaptación del clásico llevado a la pantalla, pero algo le falló en Anna Karenina. Mientras que en su versión de la novela de Jane Austen, Wright logró convertir a los personajes en figuras de  “carne y hueso”, su afán por innovar llegó demasiado lejos, sobre todo porque no respetó la esencia del libro. Su Anna Karenina es tan estilizada y teatral que los personajes nunca cobran vida. Más que un drama, Anna Karenina parece  un ballet o un "tableau vivant". Por alguna extraña razón, Wright decidió hacer Anna Karenina como si fuera un montaje teatral en el que se nos permite ver los entretelones donde se mueven los protagonistas cuando no están en “escena”. Según Wright la idea era revelar que en la Rusia Imperial la aristocracia se movía siempre como en un escenario donde le tocaba jugar un rol especifico. Un gran concepto, pero que no funciona ni bajo su propia lógica, la cual sería que Anna (Keira Knightly),  al hacer público su amor adultero por el Conde Vronsky (Aaron Taylor-Johnson), se saliera de su “papel”, lo cual no ocurre. En la novela se especifica que tener un amante era lo común en ese entonces y en ese medio, pero que el gran crimen de Anna fue negarse a ocultarlo.

Lo peor es que siendo un director muy superior, Wright parece estar copiando en Anna Karenina el tramposo y artificial “estilo” con que el australiano, Baz Luhrmann, “moderniza” a los clásicos.  Esto a pesar de que la Anna Karenina de Wright tuvo en Taylor-Johnson —por mucho— al mejor conde Vronsky de cualquier otra adaptación del cine, donde invariablemente los actores habían sido pésimos.

Dirección: Joe Wright
Guión: Tom Stoppard. León Tolstoy (novela)
Elenco: Keira Knightley, Jude Law y Aaron Taylor-Johnson

Siguiente: Bel Ami. »

Bel Ami

Otra adaptación fallida de un clásico. Basada en la novela del escritor francés  Guy de Maupassant, Bel Ami es la crónica de la ascensión y caída de un joven bello (como su apodo lo indica, bello amigo) en el corrupto ambiente periodístico de París en el siglo XIX.

Esta nueva versión cinematográfica dirigida en tándem por Declan Donnellan y Nick Ormerod, no le debe envidiar nada a las anteriores en cuanto a la dirección de arte, ambientación de época y reparto multiestelar. El problema es que, a diferencia de Anna Karenina, Bel Ami no funciona precisamente por culpa del protagonista. Robert Pattison se ha robado el corazón de millones de jovencitas en todo el mundo por su participación en la serie de Twilight y tal vez como vampiro es perfectamente creíble y adecuado. Pero su actuación en Bel Ami también parece la de un muerto-vivo. El complejo protagonista de Maupassant, requería de un histrión que pudiera darle todos los matices a los variados estados emocionales por los que atraviesa en su accidentado camino al éxito. Además de una gran belleza, Georges Duroy tiene que proyectar la enorme ambición que lo lleva de ser un soldado de clase humilde a un sofisticado dandi. Duroy es un veterano de la guerra de Argel que llega a París sin la menor perspectiva de triunfar. Valiéndose de su atractivo, seduce a las esposas de hombres influyentes en los altos círculos sociales, y poco a poco va escalando en su carrera como periodista. Entre las conquistas de Duroy se encuentran mujeres encarnadas por actrices de la talla de Uma Thurman, Christina Ricci y Kristin Scott-Thomas, pero Pattison jamás da la impresión de que podría siquiera desviar su mirada, mucho menos convertirse en su amante. 

Dirección: Declan Donnellan y Nick Ormerod
Guión
: Rachel Bennette.  Guy de Maupassant (novela)
Elenco
: Robert Pattinson, Uma Thurman y Kristin Scott-Thomas

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO