Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

¿De qué color es tu paracaídas?

El clásico manual para buscar empleo llega en una nueva edición con nuevos consejos y recursos.

Hay más de 12 millones de desempleados en este país y más de 8 millones de trabajadores empleados a tiempo parcial porque no pueden encontrar trabajos estables de 40 horas a la semana o más. Muchos de los afectados por la crisis económica son mujeres y hombres de 50 años o más, con hijos, hipotecas y responsabilidades. En estas circunstancias, buscar trabajo se puede convertir en una constante preocupación y una verdadera obsesión.

Vea también: 5 negocios para hacer desde su casa.

Persona con un paracaídas - Reseña del libro ¿De qué color es tu paracaídas?

Foto: Sujith Varma/Getty Images

Richard N. Bolles, el autor de ¿De qué color es tu paracaídas? Un manual práctico para personas que buscan empleo o un cambio de profesión, tiene un remedio que él asegura es infalible. Para los no iniciados, Bolles es autor de 10 libros, pero este en particular ya lleva 40 ediciones. Claro, cada año lo tiene que actualizar con nuevas cifras y nuevos conceptos, pero la idea es la misma: cómo buscar empleo, cómo reinventarse, cómo saber lo que realmente  podemos hacer, y, tal vez lo más importante, cómo descubrir lo que verdaderamente queremos hacer.

¿Y cuál es su cura infalible? Mantener la esperanza, la alegría y la energía, y, cuando las cosas se ponen difíciles, sonreír y salir a caminar. Según Bolles, la esperanza se logra cuando tenemos opciones: “No tener una sola manera de buscar empleo, sino dos, por lo menos. No buscar un sólo consejo de empleo, sino dos, por lo menos. (…) No tener un sólo sitio donde nos gustaría trabajar realmente, sino dos, por lo menos. Y así sucesivamente”.

No son conceptos fáciles y, de hecho, a mí me costó leer este libro con el cuidado que merece. No es que sea aburrido o que esté mal escrito. Es que me resistía a entender que buscar trabajo es una ciencia. En mi mundo, y en el de casi todas las personas que conozco, cuando nos falta trabajo, nos ponemos nuestro mejor traje o vestido, nos damos un buen corte de cabello, compramos los mejores zapatos que podamos y, con una sonrisa en el rostro y el currículo en el maletín, salimos a buscarlo. Punto.

Pero para Bolles, todo esto es una ciencia que requiere diagramas, listas, lápiz, papel y mucho esfuerzo personal para determinar quiénes somos y cuáles son nuestras opciones. Sin embargo, el libro también contiene un sinfín de consejos prácticos y una serie de ejercicios que, si los tomamos en serio, nos ayudarán a conocernos mejor. No por nada Bolles ha vendido 10 millones de libros.  

En cuanto a consejos, hay de donde escoger. Este me pareció uno de los más lógicos, pero uno que en ocasiones, desesperados por encontrar empleo, se nos olvida:

“En la búsqueda de empleo y el cambio de profesión, la clave para la ‘entrevista informativa’ no está en memorizar una decena de preguntas acerca de lo que se supone debe decir. No, la clave es sólo una cosa: ahora y siempre, asegúrese de que habla de algo que le apasiona.”

Es decir, no sería buena idea ir a una entrevista de trabajo en una empresa que no nos inspira entusiasmo, o, peor aún, que nos desagrada. 

Qué hacer y qué evitar

Bolles también nos indica cuáles son los errores principales de los que buscan trabajo:

1.     Buscar sitios de anuncios en internet. (Dice que de cada 100 personas que buscan empleo a través de la red, sólo de cuatro a 10 lo logran (índice de éxito: del 4 % al 10 %).

2.     Colocar en internet o enviar su currículo por correo postal a los empleadores (índice de éxito: 7 %).

3.     Responder anuncios en revistas profesionales o comerciales (índice de éxito: 7 %).

4.     Responder a los anuncios en periódicos locales (índice de éxito: del 5 % al 24 %).

5.     Acudir a agencias privadas en busca de ayuda (índice de éxito: del 5 % al 28 %)

 

En cambio, Bolles nos explica lo que sí debemos hacer:

1.     Pedirle pistas de empleos a familiares y amigos (índice de éxito: 33 %).

2.     Visitar las empresas para las que le gustaría trabajar, aunque no tengan plazas vacantes (índice de éxito: 47 %).

3.     Identificar especialidades o campos de interés en la ciudad donde quiera vivir y llamar y visitar a los empleadores en esa zona para ver si tienen plazas (índice de éxito: 65 %).

4.     Asociarse a un grupo de apoyo para identificar lo que le interesa y lo que hace falta en la zona donde vive (índice de éxito: 70 %).

5.     Hacer un inventario de sí mismo (índice de éxito: 86 %). Esto significa preguntarnos qué sabemos hacer, dónde queremos trabajar y vivir, y cómo llegar a donde nos proponemos.

Sin embargo, es en este último punto que el libro empieza a parecerse a un tratado de psicología, con un toque de religión. Bolles quiere que investiguemos cuál es nuestra misión en la vida. Preguntas importantes, pero que yo creo que es mejor hacerse cuando tenemos trabajo. Desesperados por un empleo, es muy difícil detenerse a recalibrar la misión de nuestras vidas. Por eso creo que este libro es útil también para los que tenemos la suerte de estar empleados.

Hay muchos más consejos; por ejemplo, sobre cómo enfrentar situaciones donde puedan haber prejuicios contra las personas mayores de 50. Y que no vaya a una entrevista sin haber investigado bien la empresa.

Pero, sobretodo, Bolles nos insta a ser persistentes y a no perder el optimismo ni la pasión. El paracaídas que Bolles visualiza es siempre color de rosa.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO