Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Recordando a Jairo Varela y su Niche

El recientemente fallecido fundador del Grupo Niche dejó un legado musical que perdura.

La música colombiana está de luto. En julio del año pasado, falleció el gran Joe Arroyo, uno de los cantautores fundamentales de Latinoamérica. Y en agosto de este año, una nueva tragedia: el maestro Jairo Varela, fundador y director del conocidísimo Grupo Niche, murió en Cali a los 62 años.

Vea también: Diez clásicos de la salsa.

Grupo Musical Grupo Niche toca en la fiesta después de la 12ª Entrega Anual del Latin GRAMMY - Recordando a  Jairo Varela

Foto: Maury Phillips/WireImage/Getty Images

El Grupo Niche fue fundado y dirigido por Jairo Varela, quien falleció hace algunas semanas por problemas de salud.

Fuera de Colombia, son pocos los que reconocen el nombre de Varela. Pero los éxitos de Niche le agregaron un toque de pop a la salsa y dieron la vuelta al mundo. Desde el atrevido himno a la infidelidad de Una aventura hasta el ritmo contagioso de La negra no quiere, estas canciones han sido coreadas entre risas y pasos de baile desde el Perú hasta los Estados Unidos, pasando por Europa y Japón.

Desde sus comienzos en la década de los 80 con éxitos como Buenaventura y Caney y Cali pachanguero, Grupo Niche buscó la aceptación masiva. La consiguió sin problemas, experimentando con el sonido suave de la salsa romántica, agregando cumbias a su repertorio (la deliciosa Canoa Rancháa del disco Etnia) y usando un lenguaje pueblerino —y por momentos hasta vulgar— en algunas de sus letras.

Sería injusto, sin embargo, no incluir a Niche entre los grandes de la música afrocaribeña. Un compositor tan brillante como intuitivo, Varela perfeccionó un sonido rebosante de swing que hubiera hecho delirar a los próceres de la música tropical como Arsenio Rodríguez o Beny Moré. En sus orquestaciones, Varela favoreció una percusión tensa y liviana, complementada por una sección de trompetas que llenan el aire de adrenalina. El director fue especialmente astuto al contratar cantantes con carisma y personalidad, como el puertorriqueño Tito Gómez y Willy García.

Tuve la oportunidad de entrevistar a Varela en 2005. Durante nuestra conversación, el maestro parecía gratamente sorprendido de encontrar un interlocutor interesado en las sutilezas que encierra el cancionero de Niche. Hablamos, por ejemplo, de uno de los artilugios musicales favoritos de Varela: en temas como A golpe de folklore del disco homónimo y Hola rola de Alive, la canción original se interrumpe sorpresivamente, hay una breve pausa y aparece una melodía nueva – como una canción dentro de una canción, un tesoro escondido.

El año pasado, Varela llegó a celebrar los 30 años de Grupo Niche con un concierto en Colombia. El día que lo encontró la muerte –de un paro cardiaco– estaba ocupado grabando la nueva producción de Niche. Podemos imaginar que se trataba de una nueva reinvención del sonido de la banda, algo que para Varela era una sana costumbre.

No nos podemos quejar: la discografía de Niche es extensa. Todavía quedan muchos tesoros por descubrir, mientras recordamos el genio incomprendido de un autodidacta que cambió para siempre el curso de la música latina.

 

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

video extra

más videos »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO