Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

El duque de la bachata

Joan Soriano y su familia rinden culto a lo tradicional en su nuevo disco.

Joan Soriano: Ernesto Lechner conversa con Joan Soriano: el Duque de la Bachata

Foto: Alicia Santistevan

Joan Soriano

Hace algunos años, la bachata apenas llamaba la atención. Hoy, es la princesa de la música latina. Pero su éxito no debería sorprender. Hay algo irresistible en los sonidos de la bachata —o “música del amargue”, como se la conoce en la República Dominicana—. Es la combinación de letras románticas, guitarras ondulantes y los golpes de bongó rodeando con elegancia las voces empalagosas de los cantantes.

Vea también: Las divas de la música brasileña.

En Estados Unidos, la bachata es conocida mayormente a través de su fusión con el pop, de la mano de artistas como Prince Royce y el grupo Aventura. O también gracias a las innovaciones estilísticas de Juan Luis Guerra.

Pero en la República Dominicana, todavía hay artistas que le rinden culto a la bachata tradicional. Uno de ellos es Joan Soriano, “el duque de la bachata”, que en los últimos años ha lanzado una serie de discos acompañado por integrantes de su familia.

Este mes sale su más reciente producción, La Familia Soriano, con la participación de su hermano Fernando en la guitarra y sus hermanas Amparo, Griselda y Nelly en las voces. Grabado en Nueva York y la República Dominicana, el disco es excelente, dulce como una brisa con aroma tropical. Grabado a la antigua, con todos los músicos presentes, el disco se destaca por las melodías en la guitarra de Soriano, más impresionante aún considerando que es un músico autodidacta.

“No sé cómo aprendí a tocar la guitarra; no tengo explicación”, cuenta Soriano mientras camina por las calles de Santo Domingo. “Yo nací con eso. Me lo mandó Dios para que por lo menos pueda ganarme la vida. No he trabajado nunca en otro trabajo que no sea la bachata”.

Cuando era niño, Soriano encontró una guitarra casera que había fabricado su hermano mayor con una caña de pescar y una lata de aceite. Empezó a rasguñarla. Tenía miedo de que su hermano lo regañara al volver a casa, pero le fue tan bien con la guitarra que recibió el apoyo no sólo de su familia, sino también de sus vecinos.

“La gente del campo le insistió a mi papá para que me comprara una guitarra de verdad”, dice Soriano. “Pero él no tenía dinero en ese tiempo. Entonces los vecinos hicieron una colecta y juntaron la cantidad necesaria. A los 12, me fui de casa. Me hice hombre rápido, tocando bachata por dondequiera”.

Ahora, Soriano ha recibido la recompensa soñada de todo músico: una vida llena de vértigo, viajando por Europa y Estados Unidos, tocando con su familia.

Y después de tantos años dedicado a la bachata, el cantante entendió perfectamente por qué es conocida como “música del amargue”.

“El hombre siempre sufre por la mujer”, explica entre risas. “Cuando una mujer se porta mal, cuando se va de la casa y decide partir con otro, el hombre se pone a tomar, lamentándose. Empieza a escribir y le salen letras así. Palabras de amargue... para amargarte la vida”.

videos relacionados

más videos »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO