Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Ingrid Bergman: ‘una actriz a prueba de balas’

El embrujo y la pasión de un gran talento, vigente a 100 años de su natalicio.

  • Glasshouse Images/Alamy

    El centenario de su nacimiento

    El 29 de agosto de 1915 —hace exactamente 100 años— nace en Estocolmo una de las actrices que mejor representan la era dorada de Hollywood y el embrujo de sus primeros planos en brilloso blanco y negro. Hija de una madre alemana y un padre sueco, Ingrid Bergman los perdió cuando tenía dos y 13 años, respectivamente. Creció con sus tías, pero durante la adolescencia ganó una beca que le permitió realizar su sueño de toda la vida: ser actriz. A partir de 1935, participa con éxito en varias películas del cine sueco, incluyendo Intermezzo, de 1936. A los 21 años se casa con un dentista, el padre de su primera hija, Pia.

    1 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    Primer éxito en Hollywood

    En 1939, el famoso productor David O. Selznick contrata a Bergman como protagonista de una versión hollywoodense de Intermezzo. En su primera reunión, Selznick sugirió cambiar el apellido de la actriz, además de criticar sus dientes, sus espesas cejas y su maquillaje. Bergman se negó a cambiar su imagen y sugirió cancelar el contrato. Selznick aceptó la derrota para después comprobar que la actriz se ganó la admiración de todos sus colegas en la filmación con su profesionalismo, carisma y sentido del humor. Intermezzo: A Love Story fue un rotundo éxito de taquilla y Bergman se convirtió en una estrella del cine internacional.

    2 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    ‘Casablanca’: el resto es historia

    1942. Después de haber filmado una película en Suecia y tres en Hollywood, Ingrid reacciona con ansiedad al leer el guión de su siguiente producción, Casablanca. No logra compenetrarse con las motivaciones de su personaje, Ilsa Lund. Gracias a su insistencia, el guión continúa siendo elaborado y la producción —donde comparte el protagónico con Humphrey Bogart— padece de complicaciones hasta el final. El resto es historia. Casablanca termina siendo una película dotada de una mística propia, un encanto eterno. Y pensar que hasta el último momento, los productores consideraron quitar la canción As Time Goes By de la versión final.

    3 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    Nominada al Oscar

    Después de Casablanca, Bergman aterriza en una producción que también está plagada de problemas. For Whom the Bell Tolls —lujosa adaptación de la novela de Ernest Hemingway sobre el romance entre un estadounidense y una enfermera durante la Guerra Civil española— fue dirigida por Sam Wood, realizador que no tenía la visión artística para crear una obra maestra. Bergman se cortó el pelo para interpretar a María, y algunos comentarios que compartió con sus amigos sugieren que se enamoró perdidamente de su compañero de reparto, Gary Cooper. Por primera vez, es nominada a un Oscar como mejor actriz.

    4 of 17
  • Alamy

    Obra maestra: ‘Gaslight’

    En 1944, Ingrid Bergman retorna a su nivel más inspirado con una nueva obra maestra, Gaslight, adaptación de la obra teatral del mismo nombre sobre una joven cuyo esposo la manipula lentamente, intentando convencerla de que está perdiendo la razón. Acompañada por grandes actores (Charles Boyer como el siniestro marido, Joseph Cotten como su joven salvador), Bergman interpretó el papel con envidiable intensidad, ganando su primer Oscar a mejor actriz. En esta época, se presentó junto a Cotten en una fiesta del productor Selznick, disfrazada de mesera y fingiendo una repentina borrachera. Una broma que no divirtió demasiado al anfitrión del evento.

    5 of 17
  • Alamy

    Una ‘monja’ gana un Golden Globe

    Al año siguiente llega su tercera nominación consecutiva al Oscar como mejor actriz: su rostro se ve particularmente hermoso enmarcado en el hábito de una monja. Dirigida por el productor Leo McCarey, The Bells of St. Mary’s (1945) trata sobre un cura poco convencional (Bing Crosby) que se gana la rivalidad de una monja mientras ambos intentan evitar que cierren las puertas de una escuela. Gana también un premio Golden Globe como mejor actriz. Sobre su naturalidad para actuar en la pantalla grande, el director McCarey opinó: “Cuando aparece en una escena y dice ‘Hola’, la gente se pregunta, ‘¿Quién escribió este maravilloso diálogo?’”.

    6 of 17
  • Cortesía Everett Collection

    Musa de Hitchcock, amante de Gregory Peck

    Ese mismo año, Bergman colabora por primera vez con Alfred Alfred Hitchcock, maestro del suspenso. Inspirado por la belleza radiante y la inteligencia de la actriz, Hitchcock la considera una de sus musas creativas. Sin embargo, pese a estar casada, es con su compañero actoral Gregory Peck que Ingrid mantiene un apasionado romance durante la filmación de Spellbound. Una compleja historia de misterio basada en el psicoanálisis, la película incluye una escena de alucinaciones creada en colaboración con el artista plástico Salvador Dalí.

    7 of 17
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y diviértete cada día con reseñas de cine, música y libros y juegos.
    Únete a AARP hoy mismo y disfruta la vida un poco más.

    8 of 17
  • Alamy

    ‘Notorious’ y el melodrama de su propia vida

    1945. Bergman viaja a Europa para entretener a las tropas estadounidenses que celebran el final de la Segunda Guerra Mundial. Durante este viaje, vive apasionados romances con el fotógrafo Robert Capa y el músico Larry Adler. Mientras tanto, Hitchcock escribe un guión para que Ingrid interprete a una espía parecida a Mata Hari. Estrenada en 1946, Notorious —con Cary Grant— es quizás la mejor película de Hitchcock, un extraordinario caleidoscopio de sensualidad arrebatada, melodrama tortuoso y una tensión insostenible. Uno de los momentos más memorables en la filmografía de la actriz.

    9 of 17
  • Alamy

    ‘Joan of Arc’, la decepción y el neorealismo

    Ahogada por la rutina familiar y una breve etapa de inactividad, en 1947 Ingrid se dedica plenamente a la producción de Joan of Arc, proyecto que había albergado durante mucho tiempo. La película no fue un éxito comercial y la actriz quedó decepcionada, pese a que su trabajo sólo cosechó halagos y una nueva nominación al Oscar. “Es una actriz a prueba de balas”, comentó el director Victor Fleming. “A Ingrid uno la puede filmar desde cualquier ángulo”. Mientras tanto, Bergman queda fascinada por Roma, ciudad abierta, la película italiana que inaugura el neorealismo italiano. Le escribe a su director, Roberto Rossellini, invitándolo a colaborar en un proyecto.

    10 of 17
  • Getty Images

    Rossellini, matrimonio e hijos

    La colaboración con Rossellini va más allá de lo profesional. Ingrid abandona a su familia y comienza un tórrido asunto con el director italiano, provocando un escándalo internacional en una época conservadora. Tiene tres hijos con Rossellini y termina casándose con él en 1950. Colaboran juntos en cinco películas —incluyendo Stromboli y Viaggio in Italia— adoptando la estética improvisada e iconoclasta del director. Todo termina cuando Rossellini se traslada a la India para trabajar en un proyecto y comienza un extenso romance con una mujer casada.

    11 of 17
  • INTERFOTO/Alamy

    Vuelve a Estados Unidos y gana otro Oscar

    Después de filmar una película en Francia con el director Jean Renoir, Bergman regresa triunfalmente a Hollywood —perdonada por el público estadounidense— y gana un nuevo Oscar por su papel en Anastasia (1956). Su interpretación es maravillosa en el papel de Anna Koreff, que podría (o no) ser heredera de la realeza rusa. Compartiendo escenas con grandes actores como Yul Brynner y Helen Hayes, Ingrid confesó estar feliz de abandonar el neorealismo y regresar a una producción más convencional.

    12 of 17
  • 20th Century Fox/Everett Collection

    Comienza otra etapa para Bergman

    Después de interpretar a una santa y una monja, Bergman emprende una de las últimas grandes producciones de su carrera con The Inn of the Sixth Happiness (1958), basada en la vida de Gladys Aylward, una misionera inglesa que rescató a más de 100 huérfanos en China antes de la Segunda Guerra Mundial. Una vez más, la actriz mostró su ductilidad para este tipo de papeles y fue recompensada con nominaciones al Golden Globe y otros premios. Terminaban los años 50, y con ellos la etapa juvenil de Bergman, así como la era dorada de Hollywood.

    13 of 17
  • ‘Murder on the Orient Express’

    En 1974, antes de cumplir los 60, Ingrid recibe su tercer Oscar —esta vez como mejor actriz de reparto— por su deliciosa actuación en Murder on the Orient Express, una de las mejores adaptaciones de Agatha Christie, con el detective belga Poirot como protagonista. Durante los años anteriores, había estado ocupada con trabajos en cine, teatro y televisión, además de su matrimonio con el productor sueco Lars Schmidt, que duró desde 1958 hasta 1975.

    14 of 17
  • Alamy

    Bergman y Bergman

    Los dos se llamaban Bergman, eran suecos y cambiaron la historia del cine. Pero Ingrid y el extraordinario director Ingmar Bergman terminaron colaborando juntos recién en el tramo final de sus respectivas carreras. El realizador se inspiró en la vida íntima de la actriz para escribir Sonata otoñal (1978), un asfixiante drama sobre una pianista famosa confrontada por su hija después de años de abandono. Las comparaciones con Ingrid y su hija mayor Pia eran inevitables e inicialmente la actriz discutió amargamente con Bergman sobre el guión. Pero también lo convenció de que la película terminara con una sutil nota de esperanza.

    15 of 17
  • Ronald Grant Archive/Alamy

    El otoño de su vida y carrera

    Sonata otoñal le proporcionó a Ingrid Bergman su séptima nominación al Oscar, mientras que su último papel, en la miniserie A Woman Called Golda (1982) resultó en un segundo premio Emmy, otorgado póstumamente. La actriz había ganado un duelo contra el cáncer en 1974, pero el tumor regresó con violencia. Ingrid soportó valientemente los estragos de la quimioterapia. En 1979 visitó a Hitchcock, y estos dos genios del cine compartieron su miedo e incertidumbre ante la sombra de la muerte. Ingrid falleció en Londres, el día de su cumpleaños número 67. Esa tarde, rodeada de sus hijos y su ex esposo Lars, antes de cerrar los ojos y dormirse por última vez, insistió en compartir con sus invitados una botella de champán.

    16 of 17
  • Michael Ochs Archives/Getty Images
    17 of 17

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO