Skip to content
 

Raphael vive la vida que quiere

El cantante español de 69 años dice que nunca le importó el dinero sino cantar.

Desde que lanzó su primer LP en 1965, el cantante español Raphael se ha consagrado como un pionero de la música popular iberoamericana. Su particular forma de cantar —como si estuviera viviendo en carne propia los avatares románticos de sus baladas— y un notorio carisma lo transformaron en una figura inconfundible de nuestra cultura. Pese a que experimentó serios problemas de salud hace unos 10 años, Raphael sigue promocionando su obra con incansables giras a través del mundo. En mayo, se presentará en varias ciudades de Estados Unidos. Hablamos con Raphael, repasando su carrera y el estilo musical que ha hecho suspirar a millones a través de las décadas.

Vea también: 10 boleros de todos los tiempos.

El cantante español Raphael lanza gira internacional 2013 a los 69 años.

Foto: Cover/Getty Images

El cantante español Raphael es un enamorado de la música y a los 69 años se prepara para una gira internacional.

P: Con 69 años de edad y una carrera legendaria en el mundo de la música, es evidente que usted no continúa su actividad artística por el dinero...

R: Nunca canté por el dinero, la reputación o el prestigio. Canté porque es mi pasión, mi vida. Nací artista. Cantar es mi forma de batallar en la vida. Hace mucho tiempo que no busco nada. No me mueve la notoriedad. Simplemente vivo la vida que quiero vivir.

P: A punto de comenzar otra gira internacional, ¿qué lo motiva a seguir cantando? ¿Un día más?

R: Un día más, ésa es una canción mía. [risas] Habla justamente de esto que me estás preguntando. ¿Qué me motiva? Me motiva el público, todo lo que he ido consiguiendo de amor alrededor mío, de respeto, de estar bien ubicado en lo que elegí libremente. Haberme realizado en la vida como quise hacerlo. Haber trabajado para mí mismo de una forma altruista, porque sólo he vivido para mi familia, para el público y para mí mismo.

P: Ese camino empezó en dos décadas que me parecen extraordinarias para la música latina: los años 60 y 70. ¿Esa época fue tan increíble como parece hoy?

R: Sí lo fue. Musicalmente hablando, fue una maravilla. Unas melodías increíbles. Desafortunadamente, lo de esas dos décadas no se ha vuelto a repetir. La semana pasada estuve grabando un disco nuevo que se llama Mi Gran Noche, como el espectáculo que estoy presentando de gira. En él vuelvo a grabar algunas canciones mías que han estado a la sombra de los grandísimos éxitos que conocí. Y justamente en este proceso, he comprobado que hoy se graba mejor, con más medios. Hasta los músicos son mejores ahora. Pero las melodías no. Eran mejores las de antes.

P: Es muy interesante lo que dice. Quizás entonces había menos medios, pero más creatividad.

R: Exacto. Si yo actúo de la forma que actúo y camino por todo el escenario, es porque me acostumbré a que los micrófonos [fueran] tan sumamente malos que yo me iba a cantar a capella y el público me escuchaba perfectamente. Esa costumbre se me ha quedado. En el escenario, no estoy sujeto al micrófono, me voy de un sitio para el otro. Como en esa época no había nada, era necesario inventar e ir encima de las carencias.

P: Y también estaba el cine, claro, como herramienta para promocionar sus canciones.

R: Tuve la suerte de hacer películas bastante decentes, en el sentido de que los directores eran buenos, la fotografía era maravillosa y eran películas muy cuidadas. El cine era millones de carteles míos pegados por todo el mundo sin tener que ir yo por todo el mundo, lo que sería un trabajo tremendo. Dejé de hacer películas cuando los guiones no me llenaban más. Eso no quiere decir que no vuelva a hacer cine, porque yo no estoy cerrado a nada. A lo mejor podría hacer una película sin cantar, o sin tener el papel principal.

P: Si me permite caer en un lugar común: ¿Cómo hizo para desarrollar esa manera tan especial de cantar? Parece un actor interpretando sus papeles

R: Siempre sostuve que soy un actor, pero como tengo un poco de voz, la uso. En vez de hablar, canto. Mis canciones son comedias, dramas y melodramas. No está premeditado; nació conmigo.

P: A través de la fama, usted ha ganado dinero, poder, acceso. ¿Hay algo que le provoque miedo?

Actualmente no. Antes le tenía miedo a la muerte y esas cosas, pero como ya pasé por ahí —o estuve muy cerquita— le perdí el respeto (*). Mi lema en la vida es siempre pa'lante. No soy una persona miedosa. Soy atrevido, pero sin faltarle nunca a los demás. No voy por ahí pisando a las personas. Al revés, me gusta ponerme a la altura de los demás y que juzguen el arte que yo pueda tener, o no.

P: Conozco a varios hijos de personas famosas y sé que no es una situación fácil para ellos. ¿Usted cree que es difícil ser hijo de Raphael?

Mis hijos lo han llevado muy bien eso. Después me dijeron que la época escolar fue un poquito difícil, porque los otros niños hablaban bastante de Raphael. Pero lo han sabido madurar bien. Son chicos muy normales, maravillosos. Tengo la suerte inmensa de tener una familia muy bonita.

(*) Nota del editor: El cantante alude a los problemas hepáticos que sufriera y que derivaron en un transplante de hígado en el 2003.

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO