Skip to content
 

'Last Vegas', en busca de la eterna juventud

Cuatro adultos mayores reviven viejos tiempos en Las Vegas cuando uno de ellos decide casarse.

Director: Jon Turteltaub
Guión: Dan Fogelman     
Elenco: Michael Douglas, Robert De Niro, Morgan Freeman, Kevin Kline, Mary Steenburgen y Michael Ealy
Duración: 105 minutos

.

Last Vegas surge del mismo aliento de otras películas que se han estrenado últimamente; primero, sobre amigos de la infancia que se reencuentran años después para una última gran parranda como The World’s End. Segundo, en filmes donde sexagenarios y/o septuagenarios, otrora invencibles y llenos de vitalidad, se reunen para cumplir una gran misión, al estilo de la series Red o The Expendables. La buena noticia de que Last Vegas entronque con ese tipo de cintas es que el cine comercial y de gran presupuesto se esté ocupando cada vez más y tenga como protagonistas a personas de la tercera edad, un segmento de la población que tenía muy abandonado. La mala noticia es que en lugar de aportar algo nuevo y diferente, Last Vegas se parece más a The Hangover y comedias de ese estilo que presentan un prototipo de masculinidad basado en el consumo de grandes cantidades de alcohol y sexo fácil.

 

Billy (Michael Douglas), Archie (Morgan Freeman), Sam (Kevin Kline) y Paddy (Robert De Niro), deciden reunirse para darle una despedida de soltero en Las Vegas a Billy, quien está a punto de casarse con una mujer de 32 años (Weronika Rosati). Billy tiene casi 70. 

En el prólogo de la película, vemos a los cuatro protagonistas cuando tenían alrededor de 10 años en el barrio de Brooklyn donde crecieron. Juntos se enfrentan a una pandilla de niños más fuertes que ellos. La idea que se pretende comunicar es que los cuatro unidos son capaces de superar cualquier obstáculo. La historia arranca 58 años después, cuando cada uno está enfrentando su proceso de envejecimiento de diferente manera. Aunque todos tienen supuestamente la misma edad en la historia, Freeman, de 76 años, es mayor que los otros actores. De Niro tiene 70;  Douglas, 69 y Kline, 66.

Kevin Kline, Morgan Freeman, Robert DeNiro, Michael Douglas en la película Last Vegas

CORTESÍA DE CHUCK ZLOTNICK/CBS FILMS

Cuatro amigos hacen una despedida de solteros en Las Vegas.

Archie vive en Nueva Jersey y debido a que ya ha sufrido un infarto, su hijo, Ezra (Michael Ealy), lo sobreprotege y lo mantiene prácticamente como un prisionero en su propia casa. Paddy, quien enviudó hace un año, sigue sin resignarse a la muerte de su adorada mujer y se la pasa encerrado en su departamento de Nueva York en piyama. Sam vive en una comunidad de retiro en Florida con su esposa desde hace 40 años y se muere de tedio.

Douglas tuvo el valor de hacer el personaje de Billy casi como una parodia de su figura pública. Billy es el clásico soltero empedernido que piensa que relacionándose con jovencitas, mantendrá a raya su propia vejez. Billy es el más exitoso económicamente de los cuatro amigos y decide casarse un fin de semana en Las Vegas después de asistir al velorio de un amigo de su misma edad.  

La premisa hasta aquí es la misma que la de The Hangover, pero Last Vegas tiene el mérito de que ridiculiza la aspiración de los cuatro amigos haciendo lo que hubieran hecho de jóvenes. En uno de los chistes mejor logrados, Sam, cuyo sueño es tener relaciones sexuales con una jovencita, le informa en plena seducción que estará listo después de que se tome su pastilla de Viagra. Además, la cinta juega con las referencias pasadas de moda de los amigos. Cuando ven a Curtis Jackson (el rapero más conocido como 50 Cent), piensan que es uno de los miembros de los Jackson 5. Last Vegas aprovecha también las memorias cinematográficas que el público tiene de los protagonistas y en una escena, De Niro hace alusión al  papel de mafioso que ha hecho en tantas películas. Hay otras secuencias bien logradas como cuando los cuatro amigos son elegidos como jueces de un concurso de bikinis en el vulgar contexto del hotel donde se hospedan.

Quizá el elemento menos afortunado de la película es la inclusión de Diana (Mary Steenburgen), una cantante de cabaret que se convierte en parte del grupo como una especie de ángel de bondad y belleza que dará lugar a un forzado triangulo amoroso. Finalmente, Last Vegas tiene muchos elementos para elevarla de ser simplemente un Hangover para septuagenarios, pero no suficientes para revertir la ilusión creada por el cine que ser joven y ser hombre es aguantar borracheras espectaculares y tener sexo a destajo.  

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO