Skip to content
 

¿Cuán fiel a la realidad es la película ‘Blonde’ sobre Marilyn Monroe?

Su biógrafo compara las escenas con los hechos verídicos y las califica.

Ana de Armas como Marilyn Monroe en "Blonde".

Netflix

Ana de Armas como Marilyn Monroe en "Blonde".

In English

“Por favor no me conviertas en un hazmerreír”, le suplicó Marilyn Monroe a un periodista poco antes de morir. Todo lo que ansiaba era el respeto y el amor del público. El nuevo filme Blonde (en inglés) la reduce a un retrato sórdido y sin gracia. La película crea situaciones ficticias extremas para degradarla y humillarla. Para ser justos, tanto el director Andrew Dominik como Joyce Carol Oates, autora de la novela que él adaptó, han sido francos en afirmar que Blonde es un relato totalmente ficticio. Los lugares, la vestimenta y los peinados se ven auténticos. Con habilidad, el cinematógrafo Chayse Irvin recrea visualmente los momentos icónicos de su vida. Pero no hay ni una línea dicha por Marilyn en el filme que sea verdad.

La película te podría hacer creer que Marilyn era una mujer tonta y desorientada, demasiado estúpida para rebelarse contra las viles violaciones de las que era presa; tan solo una pieza de ajedrez que movían hombres abominables, violentos, pervertidos y libidinosos. Sin duda la acechaban enormes problemas y fue una figura trágica. Se crio en un sistema abusivo de cuidado temporal y sufría de depresión crónica e insomnio. Pero tenía una pasión indomable por mejorar su vida, superar sus demonios y por atreverse a trepar más alto y ser famosa. Blonde la despoja de su conocido ingenio, encanto e inteligencia. Amaba a los niños y fue una de las primeras celebridades en hablar públicamente sobre el abuso infantil. Con una astucia política innata, desafió al Comité de Actividades Antiestadounidenses del Congreso y tuvo las agallas para exigir mejores guiones y la autoridad para aprobar a los directores de sus películas. La película omite que fue una de las primeras mujeres en resistirse al sistema de los estudios cinematográficos y en formar su propia empresa de producción.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Era sensible y vulnerable, pero podía ser decidida y tenaz. La usaron, pero también sabía usar expertamente a otros, y se ocupaba de averiguar quién podía ayudarla. Desde un principio, fotógrafos, periodistas y profesores de actuación percibieron su cualidad especial e hicieron todo lo posible por promoverla. En Blonde, se retrata a Marilyn únicamente como una mujer obsesionada por el sexo, degradada por cada hombre que conoce, jamás digna de la más mínima apreciación o admiración.

Analicemos algunas de las escenas para separar la verdad de la ficción, calificándolas con una escala del 0 al 10.

Julianne Nicholson como Gladys en "Blonde".

Matt Kennedy/Netflix

Julianne Nicholson como Gladys en "Blonde".

Gladys, la madre de Marilyn, intenta ahogarla en la bañera

Lo que ocurre en la película: Gladys mantiene sumergida en la bañera a su hija de 8 años mientras le grita que su padre se marchó sin casarse con ella por culpa de Marilyn.

Lo que ocurrió en la vida real: la abuela materna, Della Monroe, irrumpió en la casa e intentó sofocar con una almohada a Marilyn cuando era bebé mientras desvariaba sobre el pecado de haber nacido fuera del matrimonio. Más tarde, Gladys —con un cuchillo en la mano— enloqueció frente a la niña. Posteriormente pasó la mayor parte de su vida en un hospital psiquiátrico, pero no hubo ninguna escena en la bañera y Gladys no culpó a Marilyn por el abandono de su padre.

Puntaje de veracidad: 5 de 10

(De izquierda a derecha) Xavier Samuel como Cass Chaplin, Ana de Armas como Marilyn Monroe y Evan Williams como Eddy G. Robinson Jr.

Matt Kennedy/Netflix

(De izquierda a derecha) Xavier Samuel como Cass Chaplin, Ana de Armas como Marilyn Monroe y Evan Williams como Eddy G. Robinson Jr.

Marilyn tiene un ménage à trois

Lo que ocurre en la película: durante la filmación de Gentlemen Prefer Blondes en 1952, Marilyn queda embarazada después de participar en un trío sexual con un asqueroso, siniestro, pretencioso y necio Charles Chaplin Jr. y con Edward G. Robinson Jr. Ella desea desesperadamente quedarse con el bebé, pero hace lo que le dicen y aborta.

Lo que ocurrió en la vida real: Marilyn tuvo un romance breve con el actor triste y atormentado Charles Chaplin Jr. en 1948, con quien mantuvo una amistad de toda la vida. Años más tarde, entabló amistad con Eddie Robinson Jr., otra alma atormentada que vivía bajo la sombra de su padre. Nunca formaron un trío sexual, ninguno dejó embarazada a Marilyn y no hay fuentes confiables que confirmen que alguna vez tuvo un aborto.

Puntaje de veracidad: 0 de 10

Un ejecutivo de cine viola a Marilyn

Lo que ocurre en la película: una joven Marilyn se presenta a una reunión, pensando que es una entrevista que podría asegurarle un contrato cinematográfico; en cambio, el ejecutivo la viola. Como es habitual, ella se muestra débil, banal y conformista durante el ataque sexual. Más tarde le sorprende saber que le ofrecen el contrato.

Lo que ocurrió en la vida real: Marilyn fue víctima de la práctica común en esa época de solicitar favores sexuales, como lo fueron muchas mujeres (y algunos hombres). Pero lo enfrentó a su manera y trató de mantener cierta apariencia de dignidad. Después de su primera película, Ladies of the Chorus, el director del estudio Harry Cohn se le insinuó en su oficina y le exigió que pasara el fin de semana con él en su yate. “Me encantaría pasar tiempo con usted en su yate, Sr. Cohn”, respondió Marilyn con dulzura. “En especial porque estoy muy ansiosa por conocer a su encantadora esposa. Ella también va a estar allí, ¿verdad?”. No le dieron el contrato. Al respecto dijo: “Hollywood es un lugar donde te pagan $1,000 por un beso y cincuenta centavos por tu alma. Lo sé porque rechacé la primera oferta muchas veces y preferí quedarme con los cincuenta centavos”. Milton Berle, quien conocía a Marilyn, comentó: “Quizás ella no sabía quién era exactamente como persona, pero sabía que valía algo. Tenía respeto por sí misma. Marilyn era toda una dama”.

Puntaje de veracidad: 0 de 10


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Bobby Cannavale (izquierda) como "el exdeportista" y Ana de Armas.

Netflix

Bobby Cannavale (izquierda) como "el exdeportista" y Ana de Armas.

Joe DiMaggio le da una paliza a Marilyn

Lo que ocurre en la película: el esposo de Marilyn, Joe DiMaggio, le da una paliza cuando los amantes del ménage à trois lo chantajean con fotos pornográficas y otra vez después de filmar la famosa escena con la falda al vuelo de la película The Seven Year Itch.

Lo que ocurrió en la vida real: el chantaje es puro invento. Algunos dicen que DiMaggio la golpeó porque varios testigos le vieron magulladuras el día después de la famosa escena con la falda. Ella dijo que fueron por una pelea en la que él la agarró apasionadamente. No se puede saber si la golpeó. Pero la amaba y era uno de los pocos que siempre le fue leal. Mucho tiempo después de divorciarse, Marilyn se refugiaba en él cuando tenía problemas o necesitaba ayuda. Cuando su psiquiatra la confinó a un hospital psiquiátrico, DiMaggio voló a Nueva York desde Florida y exigió que la dieran de alta o amenazó con desmontar el edificio “ladrillo por ladrillo”. Marilyn despilfarró su fortuna. Cuando compró su primera casa hacia el final de su vida, DiMaggio le prestó los fondos para el pago inicial. Y cuando el cadáver de Marilyn yacía en la morgue sin reclamar, DiMaggio lo hizo y se encargó de pagar el funeral y el entierro. En su lecho de muerte, dijo: “Al menos ahora me voy a reencontrar con Marilyn”.

Puntaje de veracidad: 5 de 10

(De izquierda a derecha) Ana de Armas y Adrien Brody como "el dramaturgo".

Netflix

(De izquierda a derecha) Ana de Armas y Adrien Brody como "el dramaturgo".

Marilyn sufre un aborto espontáneo

Lo que ocurre en la película: con su tercer esposo, Arthur Miller, Marilyn queda embarazada y mantiene una conversación sincera con su futuro bebé. Luego aborta espontáneamente después de tropezarse en la playa mientras lleva una bandeja de comida para sus invitados. Miller es el único hombre que es retratado en la película en forma algo favorable.

Lo que ocurrió en la vida real: Miller era muy altivo con Marilyn y dejaba abierto su diario a propósito para que leyera los comentarios despreciativos que hacía sobre ella. El embarazo de 1957 no terminó en una caída y aborto espontáneo como en la película. Fue un embarazo ectópico y la trasladaron de urgencia al hospital con grandes dolores y sin invitados presentes. La terminación del embarazo le salvó la vida, pero a pesar de las cirugías, no pudo tener más hijos y sufrió un aborto espontáneo en 1958. 

Puntaje de veracidad: 4 de 10

Ana de Armas como Marilyn Monroe en una escena de Blonde.

Matt Kennedy/Netflix

Marilyn odiaba su trabajo

Lo que ocurre en la película: Marilyn odia su profesión, se odia a sí misma y se avergüenza de sus películas. Se comporta de manera demente y aterradora mientras filma Some Like It Hot, huye de la filmación en un berrinche histérico durante el número “I Wanna Be Loved by You” y despotrica contra el director y el equipo, gritando que su rol es degradante. La única forma en que pudo filmar una escena es después de clavarle una gigantesca aguja en el cuello para sedarla.

Lo que ocurrió en la vida real: a Marilyn le encantó el guion de Some Like It Hot y se enorgullecía de su trabajo. Pero estaba embarazada y se sentía mal, era difícil trabajar con ella, a menudo llegaba tarde o faltaba y algunos afirman que tenía dificultades para recordar las líneas. Sus inseguridades y el deseo de ser perfecta le impedían afrontar las cámaras. Sin embargo, salvo por Tony Curtis, la mayoría de las personas en la filmación coincidieron en que valía la pena esperarla, y gran parte del éxito de la comedia se debe a ella. Marilyn trabajaba con una intensidad extrema en cada escena en la que actuaba. Jane Russell dijo que Marilyn se quedaba en el estudio hasta muy tarde en la noche, perfeccionando cada movimiento y paso de baile de Gentlemen Prefer Blondes. En entrevista tras entrevista, Marilyn dijo que la única vez que se sentía realmente feliz era cuando trabajaba.

Puntaje de veracidad: 1 de 10

Ana de Armas como Marilyn Monroe en una escena de Blonde.

Netflix

La relación de Marilyn con John F. Kennedy

Lo que ocurre en la película: Marilyn viaja invitada de Los Ángeles a Nueva York, se desmaya por las píldoras y el alcohol y, en un estado de confusión, los agentes del Servicio Secreto la llevan rápidamente a la habitación de JFK mientras ella murmura: “¿Soy un pedido de carne?”. Satisface sexualmente a JFK mientras él habla por teléfono, a la vez que el cohete fálico Friendship 7 despega en televisión. Él la besa y, con la cara manchada de lápiz labial rojo, la subyuga violentamente en la cama.

Lo que ocurrió en la vida real: el único encuentro amoroso entre JFK y Marilyn presenciado por otros fue en Rancho Mirage, la hacienda de Bing Crosby. “Lo estaban pasando muy bien”, dijo Philip Watson, tasador de Los Ángeles y otro de los huéspedes. En una cena formal y una recepción informal, dijo Peter Summers, estratega de JFK, “Marilyn mostró ser encantadora, tal vez un poco nerviosa, pero creo que fue porque estaba en un territorio nuevo y rodeada de personajes políticos.  Pero se defendía perfectamente bien en las conversaciones; era muy inteligente”. Meses más tarde, en un estado mental sumamente frágil, recurrió a JFK para que la salvara. Ella había dado mucha más importancia a la relación que él, lo cual la dejó herida y enojada y contribuyó a su desesperación final.

Puntaje de veracidad: 0 de 10

Charles Casillo es el autor de Marilyn Monroe: The Private Life of a Public Icon (St. Martin’s Press).