Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Qué películas ver en el cine

'Once Were Brothers', 'Emma', 'Ordinary Love ', 'Portrait of a Lady on Fire', 'The Assistant', 'The traitor', '1917', y más.

 Once Were Brothers: Robbie Robertson and The Band, R (restringida)

Esta película biográfica de The Band será fascinante para los fanáticos mayores de la música, aunque hay quejas de quienes opinan que es una versión de Marriage Story en la que solo un integrante del matrimonio divorciado tiene la oportunidad de hablar. Robbie Robertson, de 76 años, cuenta su versión con elocuencia (con ayuda de George Harrison, Eric Clapton, Taj Mahal y Martin Scorsese). Hijo único nacido en la Reserva de las Seis Naciones en Canadá, Robertson tuvo una conexión con Levon Helm cuando eran adolescentes integrantes de una banda de rockabilly y escribían canciones como "The Night They Drove Old Dixie Down", sobre la Arkansas natal de Helm, con la ayuda de Helm y para que Helm la cantara. Con Garth Hudson, Rick Danko y Richard Manuel, ayudaron a Bob Dylan a adentrarse en lo eléctrico, y después comenzaron el género americana con Dylan y por su cuenta. Helm, Danko y Manuel eran, como dice Bruce Springsteen en la película, "tres de los mejores cantantes blancos en la historia del rock". Todos contribuían ideas para sus canciones inmortales, pero por ser el escritor, Robertson era quien obtenía el dinero. Y era un ambicioso adicto al trabajo que soñaba con trabajar con Ingmar Bergman y terminó siendo amigo de Dylan y Martin Scorsese, quien dirigió The Last Waltz, la película sobre el concierto de despedida de la banda. Tres de los otros eran adictos que acostumbraban chocar contra autos de la policía y cuyas enfermedades hicieron que fueran menos productivos. La exesposa de Robertson, Dominique Bourgeois, quien vivió con el grupo y sobrevivió uno de estos choques, se convirtió en terapeuta en adicciones y tiene opiniones perspicaces sobre su psicología. Es una película emocionante y al mismo tiempo desgarradora, como dice la letra de la canción que le da el título: "Once were brothers, brothers no more". En la opinión de Robertson sobre el grupo: "Era tan hermoso que se destruyó". — Tim Appelo (T.A.)

También en salas de cine


 Emma, PG (control parental)

Toma un descanso de los tiempos difíciles con esta versión exquisita de la novela de 1815 de Jane Austen sobre los modales y el romance. Con sus ojos tiernos, Anya Taylor-Joy (The Witch) te cautivará como Emma Woodhouse, la adinerada, mimada y hermosa abeja reina de 21 años de su pequeña villa, quien vive con su padre hipocondríaco (Bill Nighy, de 70 años, de Love, Actually). Tras haber intermediado exitosamente entre su institutriz y un viudo adinerado, Emma cree que puede encontrar el esposo perfecto para la dulce e inocente Harriet Smith (Mia Goth). Johnny Flynn aporta un carisma desaliñado como el moral (y atractivo) Sr. Knightley, quien constantemente regaña a Emma, para luego darse cuenta de que está perdidamente enamorado de ella.

Si bien aportan una visión fresca con vestuario hermoso, cinematografía magnífica, diseño de producción colorido y composición brillante, la directora primeriza Autumn de Wilde y la escritora Eleanor Catton —la ganadora más joven del prestigioso Booker Prize— en realidad no reinventaron la rueda con esta versión. No te hará olvidar a Clueless de 1995, inspirada en Amy Heckerling, ni a Emma de 1996 con Gwyneth Paltrow antes de Goop. Pero es similar a un delicioso pastel cubierto de crema de limón y acompañado de una perfecta taza de té Earl Grey. —Susan King (S.K.)


Aún en cartelera


 Ordinary Love, R (restringida)

En la mejor película que jamás se haya visto sobre los efectos que tiene el cáncer de seno en un buen matrimonio, los increíbles actores Lesley Manville, de 63 años, y Liam Neeson, de 67, demuestran una química emocional y erótica; su amor provoca una sensación de familiaridad, como el suéter favorito que te calienta como si la lana te abrazara. Escrita por el distinguido dramaturgo Owen McCafferty (cuya esposa también padeció la enfermedad, al igual que la hermana de Manville), esta no es una historia sobre el cáncer, sino una conmovedora historia de amor en la mediana edad. Perdieron a una hija hace años, pero la conexión que comparten los mantuvo juntos durante su duelo, y ahora son una feliz pareja de Belfast cuyas inquietudes incluyen sus dispositivos Fitbit y la cantidad de cafeína que consumen, y que desvanece sus tensiones con bromas afectuosas. Durante el diagnóstico y el año de tratamiento, las emociones se intensifican. Cuando discuten sobre qué van a cenar, en realidad se trata de la determinación de ella de mantener la vida lo más normal posible. Neeson, cuya actuación conmovedora nos recuerda que puede hacer más que agarrarse a golpes con terroristas, está determinado a hacer algo —lo que sea— para luchar contra el cáncer. Los hombres quieren ser héroes de acción. Pero no puede darle un golpe a un carcinoma. Se pelean por el olvido de una dosis de medicamento. "Los dos estamos pasando por esto", dice él. "¡No, no es cierto!", contesta ella. Ambos tienen razón. La noche antes de la mastectomía que le programaron, la escena en la que se despiden de sus senos, es posiblemente una de las escenas de sexo más dulces, cariñosas y realistas del año. Si bien la película es triste, te dejará con un espíritu elevado, e incluso con un sentimiento de fortaleza. — Tim Appelo (T.A.)

 Portrait of a Lady on Fire, R (restringida)

Esta romántica película sexy, intelectual y con actuaciones brillantes conecta a dos fuertes mujeres: la pintora Marianne (Noémie Merlant) y la musa de su retrato, la futura esposa Héloïse (Adèle Haenele). En una remota isla de Francia en 1770, la artista intenta capturar la esencia fugaz de la aristócrata en el lienzo. La pintura es para el prometido de Héloïse, un adinerado milanés desconocido a quien nunca ni siquiera vio y con quien no se quiere casar. La honestidad emocional de las mujeres y el despertar de su conexión sensual evocan aquellos hermosos momentos cuando Romeo y Julieta se encontraron en la magníficamente romántica película de Franco Zeffirelli, la cual ganó un Óscar en 1969. Con diálogo mínimo de la guionista galardonada en el Festival de Cine de Cannes, Céline Sciamma, y las doradas imágenes perfectamente serenas de la cinefotógrafa Claire Mathon, la película presenta un banquete para la vista y un remedio para el corazón. A medida que Marianne captura a Héloïse —y a su vez resulta seducida—, la escritora y directora Sciamma crea un retrato maravilloso de dos mujeres insaciables a la sombra de una sociedad masculina que les niega su igualdad artística y emocional bajo su propio riesgo. — Thelma M. Adams (T.M.A.)


 The Assistant, clasificación R (restringida)

The Assistant es similar a Working Girl para la era del movimiento #MeToo. Sigue el día a día en el trabajo de la empleada administrativa Jane (Julia Garner, ganadora del Emmy por su actuación en Ozark), quien trabaja para un tiránico magnate de la industria cinematográfica en Tribeca. Su jefe, un hombre casado, la hace cómplice de su vida laboral llena de drogas y sexo.

Es la adaptación de las acusaciones sobre Harvey Weinstein desde la perspectiva de un infiltrado, con nombres y detalles diferentes para darle un giro astuto. La escritora y directora Kitty Green mantiene al jefe fuera de cámara, lo representa con una voz incomprensible en el teléfono, una risa pícara detrás de una puerta cerrada. En vez, Green centra el corto y estático drama en la impotente empleada. Vemos que cada insulto se refleja en los ojos de Jane, pálidos y llorosos. Cuando se dirige a recursos humanos después de llevar a una "asistente" nueva a un hotel de lujo a lo que ella sabía era una tarea con el jefe, Wilcock, un empleado de ese departamento (interpretado magníficamente por Matthew Macfadyen, de Succession), la avergüenza desagradablemente y juega con ella como una araña con una mosca. En lugar de poner en descubierto al agresor sexual que es el jefe, Wilcock la envía a disculparse con él por haberle sido desleal. La elegante Garner es quien sostiene la película, con una excelente interpretación de la inteligencia y ambición de esta ingenua profesional que negocia con el diablo para avanzar en su carrera. Sobresale en sus tareas, pero ¿a dónde la llevarán las decisiones éticas que toma? — T.M.A.

 The Traitor, clasificación R (restringida)

Si te gustó The Irishman, te recomiendo esta historia real de Tommaso Buscetta, el jefe siciliano de la Cosa Nostra que se convirtió en informante después de que sus colegas traicioneros de Corleone asesinaron a su familia. En las escenas del juicio que hacen ver la justicia italiana como un extraño circo, los mafiosos bien vestidos, encerrados en jaulas en el tribunal, les gritan a sus acusadores e incluso logran que el juez se altere. Pierfrancesco Favino (de 50 años) realiza una excelente interpretación del héroe de moralidad ambigua de un cuento extraño, pero verdadero. — T.A.


 The Gentlemen, clasificación R (restringida)

Si te gustó Oceans 11, probablemente te guste esta película de Guy Ritchie; un filme de enredos criminales con un diálogo exuberante sobre un traficante de marihuana que quiere dejar ese negocio (Matthew McConaughey, 50) y su ruda esposa, interpretada por Michelle Dockery, estrella de Downton Abbey. Destrozando con gusto sus acostumbradas imágenes están Hugh Grant, 59, como un vil chantajista, Henry Golding, de Crazy Rich Asians, como el villano que no respeta a sus mayores, y Colin Farrell como un criminal entrenador de boxeo cuyo estilo en ropa deportiva es un crimen por sí solo. Un filme enrevesado, vulgar y muy británico. — Thelma M. Adams (T.M.A.)

 Just Mercy, clasificación R (restringida)

Si Richard Jewell te indignó contra el sistema judicial, espera a que veas Just Mercy. Trata sobre un caso real de 1986 en Monroeville, Alabama, donde ocurre la trama de Matar a un Ruiseñor (To Kill a Mockingbird). Walter McMillian (Jamie Foxx, 52, ganador de un Óscar) es un traficante de marihuana de poca monta que salía con una mujer blanca. Fue encontrado culpable de matar a una adolescente blanca, aun cuando se encontraba en ese momento comiendo pescado junto con muchos testigos. Un juez coloca a McMillian en el corredor de la muerte incluso antes de que el juicio de dos días se llevara a cabo. Su historia es conmovedora e importante, y el elenco es de primera. — T.A.

 1917, R (restringida)

Qué mal que Roger Deakins, de 70 años, ganara el premio Óscar por cinematografía el año pasado con Blade Runner 2049 en su decimocuarta nominación, porque esta película épica es una hazaña aún más impresionante. Es, básicamente, una toma continua que le da seguimiento a dos jóvenes soldados británicos (George MacKay y Dean-Charles Chapman), quienes están en una misión al estilo de Saving Private Ryan detrás de las líneas enemigas para prevenir la masacre de 1,600 soldados en una emboscada, incluido el hermano de uno de los jóvenes soldados. De camino, se topan con aliados de más experiencia, Benedict Cumberbatch, Andrew Scott (el guapo cura de Fleabag), Colin Firth, de 59 años, y alemanes excelentes en su labor de eliminar británicos. Es una película tan abrumadora como Dunkirk e infinitamente más personal. (Estrena el 25 de diciembre) — T.A.

 Little Women, PG (Control parental)

Puede que Meryl Streep, de 70 años, sea la tía March más formidable en la historia de las adaptaciones de la clásica historia de Louisa May Alcott sobre una familia de Massachusetts que pelea, se quiere y se apoya entre ellos, y cuyo padre (Bob Odenkirk, de 57 años) está luchando en la Guerra Civil. Laura Dern, de 52 años, es quizás la primera Marmee que admite que su sacrificio, autoimpuesto y santificante, la llena de un continuo estado de ira. Aunque tiene predilección por las escenas retrospectivas, la directora/escritora Greta Gerwig ha creado una película ambiciosa y a tono con nuestros tiempos. — T.M.A. 

Adam Sander in a poster for 'Uncut Gems'

A24

 Uncut Gems, R (restringida)

Adam Sandler, de 53 años, nunca logró nada que igualara esta interpretación impresionante de un joyero jugador que cada vez debe más a prestamistas, corredores de apuestas y gente muy peligrosa. Apuesta su vida en la subasta de una piedra preciosa de Etiopía, la que imprudentemente presta a la estrella de los Celtics, Kevin Garnett (que se interpreta a sí mismo sorprendentemente bien), quien piensa que es un amuleto para la buena suerte. La película es una obra de arte del ritmo frenético, como Goodfellas si la hubiera dirigido Robert Altman. Tensa, con mucha acción, emocionalmente dramática e impredecible, también es divertida (de un modo Tarantinesco). — T.A.

 Knives Out, PG-13 (Control parental para menores de 13 años)

El guionista y director Rian Johnson, de 47 años, cuyas grandes películas de género se burlan juguetonamente de los clichés (Looper, Brick), presenta un elenco estelar de adultos para esta parodia de Murder on the Orient Express, que tiene una vibra moderna y sarcástica. Alguien degolló a un tirano (Christopher Plummer, 89) en su mansión victoriana. ¿Acaso fue su hija plutócrata (Jamie Lee Curtis, 60) quien estaba en el pasadizo secreto? ¿Su marido infiel (Don Johnson, 69)? Un detective a lo Poirot (Daniel Craig, 51), que tiene un acento tan sureño que alguien le pregunta sarcásticamente si es de CSI: KFC, intenta averiguarlo. — T.A.

 A Beautiful Day in the NeighborhoodPG
(Bajo supervisión de los padres)

¿Tom Hanks, de 63 años, como Mr. Rogers? Perfecto. Desde el momento en que se pone su distintivo cárdigan y mira la cámara, se convierte en el cálido presentador de TV. En este drama emocional adaptado del artículo de Tom Junod en Esquire de 1998, Rogers es el jugador de apoyo que rehabilita al escritor destrozado Lloyd Vogel (el irritable Matthew Rhys de The Americans), a quien le asignaron escribir sobre el amable héroe de niños. — Thelma M. Adams (T.M.A.) 

 Ford v Ferrari, PG-13 (público general, mayor de 13 años)

Además de las emocionantes escenas de la pista de carreras en las que sientes que estás al volante conduciendo a 230 mph, Ford v Ferrari destaca la amistad entre un diseñador de autos (Matt Damon, de 49 años) y un conductor irascible (Christian Bale, de 45 años) —además de su rival italiano Ferrari, cuyos autos siempre ganan en Le Mans, y sus desagradables jefes de Ford, quienes exigen que le ganen a Ferrari o se atengan a las consecuencias—. ¿Quién gana? Tú, el espectador. Abróchate el cinturón en la silla del cine: es un viaje salvaje. — T.A.

 

 Jojo Rabbit, Clasificación: PG-13 (Público general, mayor de 13 años)

Esta audaz, ridícula y controvertida comedia, en la tradición del simulacro musical Springtime for Hitler, venció a las aclamadas finalistas al Óscar Marriage Story y Parasite de Bong Joon-ho en el Premio Grolsch People's Choice Award del Festival de Cine de Toronto. El joven berlinés sin padre, Jojo (el encantador y expresivo Roman Griffin Davis), está en constante conversación con Adolf, su amigo imaginario —sí, el mismo Hitler— (el diabólicamente atractivo Taika Waititi, que escribe, dirige y coprotagoniza). Amado por su distinguida y misteriosa madre (Scarlett Johansson en una actuación de espíritu libre mejor que su papel en Marriage Story), Jojo finalmente aprende a superar su adoración ciega por el Führer. El ganador del Óscar Sam Rockwell, de 50 años, logra una actuación de reparto brillantemente alocada y dulce como el perpetuamente degradado capitán Klenzendorf. — T.M.A.

 Parasite, Clasificación: R

Bong Joon-ho, de 50 años, hace su regreso más grande imaginable después de un par de desaciertos comerciales (Snowpiercer y Okja) con esta oscura y cómica pieza de comentario social en forma de una película de suspenso de invasión doméstica. Ganó el principal premio en el Festival de Cine de Cannes y es probable que gane el Óscar a la mejor película extranjera y sea nominada a la mejor película y al mejor director. Más de 130 críticos la calificaron al 100% en Rottentomatoes.com. No te la pierdas. — T.M.A. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO