Skip to content
 

Fede Álvarez, el director uruguayo que se abre paso en Hollywood

Con ‘The Girl in the Spider’s Web’, da el salto de películas de horror a grandes producciones.

Fede Álvarez, director de cine

NADJA KLIER/SONY PICTURES ENTERTAINMENT INC.

El director uruguayo Fede Álvarez empezó su carrera en Hollywood con películas de horror, y ahora incursiona en un nuevo género.

Para Sony Pictures, el estreno de The Girl in the Spider’s Web: A New Dragon Tattoo Story es la oportunidad de validar su inversión en la adaptación de The Girl with the Dragon Tattoo (2011) después de que los actores Rooney Mara y Daniel Craig, y el director David Fincher, optaran por no completar la exitosa trilogía del novelista Stieg Larsson. Para el director uruguayo Fede Álvarez, que inició su carrera en Hollywood con el remake de Evil Dead (2013), el borrón y cuenta nueva del estudio fue una oportunidad para dejar atrás el género de horror y enfrentar una nueva serie de retos. En esta entrevista, realizada durante una rueda de prensa como parte del estreno del filme en el Festival de Cine de Roma, el realizador compartió los detalles de cómo su filme reanuda la saga de Lisbeth Salander en la pantalla grande.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El salto a este universo con los personajes de Larsson trae un cambio de género a tu filmografía. ¿La propuesta del estudio siempre fue adaptar el cuarto libro o en algún momento se consideró completar la trilogía original primero?

Yo nunca hubiera hecho ni el segundo ni el tercer libro. Primero que nada, porque son una continuación directa de la primera película. Y como director, hubiera tenido que usar el mismo tono y el mismo estilo, que sería continuar lo que hizo David Fincher y él es uno de los maestros de este medio. Hubiera sido imposible para mí hacer eso. Este libro es otro autor, lo cual para mí lo convierte en un texto menos sagrado (sonríe). Pero más importante es que no hay reglas establecidas para adaptarlo. Siempre y cuando uno sea fiel al personaje de Lisbeth y no la traiciones, eso te da el espacio para adueñarte del material como director.

Y precisamente eso te dio la oportunidad de seleccionar una nueva Lisbeth Salander. ¿Cómo fue escoger tu versión de ese personaje icónico? 

Bueno, eso era muy importante para mí desde el principio. He tenido la suerte, en todas las películas que he hecho, de tener total control creativo; poder elegir mi elenco y ser guionista de todas las películas que hago. Eso hace que todas sean un poco más personales. Y el elenco lo es todo, seleccionarlo es la mitad del trabajo del director. Así que cuando buscaba una actriz para el rol, lo más importante era primero que evocara lo que imaginé cuando leí el libro y vi ese personaje por primera vez en mi cabeza. Pero al mismo tiempo, que tuviera la habilidad de hacer lo que se requiere del papel, que no muchas pueden hacer eso. No cualquier actriz puede expresar tanto haciendo tan poco. 

¿Cuándo fue evidente que Claire Foy era esa persona?

Creo que fue la combinación de conocerla personalmente y ver la cantidad de cosas que tiene en común con el personaje. La pasión brutal que tenía por el mismo. Ella tiene un fuego interno brutal por lo que hace. Es una perfeccionista cuando se trata de trabajar y al mismo tiempo es muy impredecible. Nunca sabes para qué lado va a ir o cuál va a ser su decisión bajo mucha presión. Eso es algo que Lisbeth siempre hace. Así que fue el poder conocerla y sobretodo poder ver su trabajo, su habilidad actoral, que es brutal. Realmente es una de las mejores actrices trabajando hoy en día. 

El ritmo de la trama es intenso. ¿Fue difícil lograr el desarrollo del personaje con una trama que se mueve de un punto de acción a otro con tanta rapidez? 

Sí, siempre lo es. Sobre todo con personajes como Lisbeth, porque no importa cuánto uno se esfuerce en bajar las revoluciones de la trama, ella no va expresar nada. Ella no es el tipo de personaje que se para y dice, “¿Sabes qué? Estaba pensando…” y te dice algo. Así que el reto es encontrar la forma de hacerlo con este personaje. Y la clave es conseguir a una actriz del calibre de Claire Foy. Ella se especializa en poder expresar una emoción que está reprimida y que no hay que verbalizar porque lo vemos en sus ojos. El personaje puede actuar como alguien muy fuerte o valiente, pero en sus ojos vemos el miedo que tiene.

Mencionaste lo importante que es para ti tener autonomía sobre los proyectos que diriges. ¿Cómo balanceas eso con tus gustos personales al seleccionar las películas que vas a dirigir?

Creo que he podido canalizar mis gustos porque si tienes la oportunidad de escribir los guiones que vas a dirigir, pues puedes infiltrar eso sin que se den cuenta. Uno no le dice al estudio, “Esta película va a ser extremadamente pesimista”. Uno se encarga de darle la visión a gran escala y después hacer un poco de contrabando con la temática que va con la trama. Eso es algo que todos los cineastas han hecho durante la historia de Hollywood, siempre con la esperanza de que, aunque los temas que te interesen no sean explícitos, el público los pueda percibir. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.