Skip to content
 

'Tin Tin': aventura a lo Indiana Jones

Spielberg es fiel a los libros, ¿pero dónde está el argumento?

   

Director: Steven Spielberg
Clasificada: PG (menores acompañados) Duración: 107 minutos
Protagonistas: Jamie Bell, Andy Serkis y Daniel Craig

In English | Un amigo mío me asegura que la adaptación —rebosante de acción y aventuras— que ha hecho Steven Spielberg de la serie de historietas de Tintín es un fiel homenaje al original, auténtico tanto en estilo gráfico como en argumento. No dudo que esté en lo cierto, pero para mí las aventuras del juvenil detective Tintín, creación del artista y autor belga Hergé, siempre fueron el tipo de lectura que imponía a desventurados niños el tipo de padre sobreprotector que hallaba seguridad estética en tales cosas como juguetes de madera, cereal de salvado y Pippi Longstocking.

Vea también: La magia de Hugo.

Esta encarnación de Tintín está definitivamente bien lograda. La historia la presentan mediante animación tipo "captura de movimiento", ese proceso algo perturbador en que los actores representan sus escenas cubiertos de sensores reflectantes que lee una cámara digital especial que entonces transfiere la acción a figuras animadas por computadora. En un pasado, los resultados fueron desiguales: The Polar Express, el histórico largometraje filmado con "captura de movimiento" por Robert Zemeckis hizo que hasta el mismo Santa Claus pareciera un autómata inexpresivo, sin duda el Papá Noel más temible después de Silent Night, Deadly Night (Noche de paz, noche de muerte). La tecnología ha mejorado y Spielberg se ha beneficiado. Las decenas de personajes que figuran en Tintín parecen respirar a la vez que realizan hazañas que hubieran dejado sin aliento a un Douglas Fairbanks de carne y hueso.

Si la cámara (así como es) se detiene un instante en The Adventures of Tintin (Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio), no lo recuerdo. Desde las primeras imágenes, nuestro punto de vista se acerca, se aleja, gira, vuela y penetra tan temerariamente que empezamos a sospechar que alguien dejó de tomar su dosis de Ritalin. Cuando se añaden anteojos de 3D a la mezcla, es hora de pedir Dramamina. Spielberg debería comparar notas con Martin Scorsese, quien descubrió nuevas formas de aprovechar la profundidad adicional en su infinitamente superior Hugo (La invención de Hugo).

¿Y la trama? No me acuerdo. Tenía algo que ver con un mapa, un tesoro y piratas. En realidad, esta era un pretexto para ponernos a volar por todo el mundo detrás de Tintín, participando en desenfrenadas persecuciones en auto, colosales choques aéreos y feroces batallas navales. La secuencia culminante —una carrera espectacular con un mapa que se agita en el viento, un vehículo fuera de control y un dique roto— es alucinante en su complejidad pero a la larga desconcertante.

Creo que Spielberg quisiera que viéramos The Adventures of Tintin como una versión moderna de la saga de Indiana Jones. Pero hasta Indy se detenía a leer un libro de vez en cuando.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO