Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Pasión con compasión - AARP Everywhere Everywhere Everywhere Skip to content
 

Pasión con compasión

Sonia Braga no es el producto final. Y así es como le gusta.

“Amo la filosofía. Amo a la gente. Amo la historia. Ojalá pudiera estar aprendiendo todo el tiempo”, comenta una de las actrices más veneradas de Brasil. Sus ojos se iluminan ante la posibilidad: “Ojalá pudiera estar en la NASA, hacer un viaje a la luna”.

Mientras se esfuerza por ampliar su propia percepción del universo, esta mujer, de 56 años, trabaja para expandir los horizontes de la gente joven. A veces, eso significa asegurarse de que tengan comida y un lugar para dormir; otras, es ayudarlos para que reciban educación o un trabajo como actor. Cada acción está relacionada con la compasión, “el elemento básico que hace a una persona cabal”, dice.

Hoy, Braga, alguna vez conocida como “El encanto brasilero” (“The Thrill From Brazil”), se encuentra en la habitación de un hotel situado frente a la playa, en Río de Janeiro, tras haber pasado toda la noche aprendiendo sus líneas para una próxima escena de la exitosa telenovela “Páginas de vida”. Pero está lista para conversar, largo y tendido, sobre temas más cercanos a su corazón.

Toma I: Educación
Su padre murió cuando ella tenía ocho años, y abandonó la escuela a los 14 para comenzar a trabajar como actriz y ayudar a mantener a su madre y a sus seis hermanos. Si bien no se lamenta al respecto, promueve activamente la educación, sirviendo como vocera del programa UN Works for Children, para educar a niñas en India.

SB: “Todo niño debería tener la oportunidad de recibir la educación necesaria para hacer realidad su destino. Eso es lo más importante: poder lograr ser aquello a lo cual estamos destinados, dice Braga.

“Pero la educación no es lo más importante. Sin comida, sin dignidad, la educación no significa nada. Fui a India y volví más materialista que nunca. Comprendí cuán importante es tener una cama donde dormir, agua limpia para beber, comida fresca para comer. Necesitamos el agua tanto como la comida, la educación tanto como el papel para escribir. La educación está garantizada en cada constitución de cada país que conozco. Cada vez que un niño debe elegir entre educación y comida, ese país está cometiendo un delito”.

Toma II:  Su carrera
Siendo adolescente, Braga ya trabajaba en telenovelas brasileras; para sus 20 años, había llegado al teatro y a la pantalla grande. Llegó al nivel internacional en 1985, cuando protagonizó El beso de la mujer araña. Entre sus últimas interpretaciones está Teresa, en Bordertown, una película sobre el asesinato de mujeres en Juárez, Chihuahua, México. Ha estado nominada para los premios Golden Globe y Emmy.

SB: “En Brasil, no decimos que uno tiene ‘un don’, sino que a uno se le ha dado una ‘oportunidad’. Yo tuve la oportunidad de ser actriz. A veces me pregunto si hubiera podido ser cualquier otra cosa —jugadora de tenis, arquitecta, pintora, dentista—. No sé. Yo tuve la oportunidad de ser actriz y la aproveché.…

No me preparo para los papeles que debo interpretar. Si están —los papeles— preparados para mí, es porque los encarno. Nunca estuve en una escuela de actuación. Para mí, la vida es mi escuela; es lo que brinda la preparación técnica necesaria para actuar. Y todo lo que hago, cada bocanada de aire que respiro, todo lo que veo, cada persona con la que entro en contacto es una fuente de inspiración para meterme en el personaje. Si no estoy preparada para un personaje, es porque no lo he experimentado. No puedo fingirlo”.

Toma III:  Activismo
De todos sus roles, uno que ella valora mucho es el de activista. Junto con su trabajo en la ONU, ha cofundado —con los actores Esai Morales y Jimmy Smits y el abogado Felix Sanchez— la National Hispanic Foundation for the Arts, que apoya a los aspirantes a artista y artistas afianzados de origen hispano ofreciéndoles becas y oportunidades para expandir sus carreras en Estados Unidos.

SB: “Soy muy afortunada. En Brasil decimos: ‘Você fala de barriga plena’ (‘Te quejas con la panza llena’). Pero no estoy luchando por mí. Lo estoy haciendo por los actores más jóvenes, por la próxima generación. Aun siendo la actriz más contratada en Brasil, siempre luché por mejores condiciones para los que trabajan en esta industria.

Estoy convencida de que todos deberían ser activistas y levantar sus voces para mejorar las cosas en el mundo. No veo a demasiadas personas luchando por el derecho de trabajar como actor”.

Toma IV:  Espiritualidad
Cuando se le pregunta en qué cree, la respuesta es tan compleja e intuitiva como ella misma. No es que ella no crea en Dios, aclara. Es, simplemente, que cree en la gente buena, gente como Jesús, Gandhi y Buda.

SB: “Si existe un Dios, espero que me esté buscando. Respeto profundamente todo credo y religión. Todos buscamos algo que nos traiga paz. Cuando miro la naturaleza, cuando miro el espacio, pienso que, tal vez, mi religión sea la ciencia. Todo aquello que elucida quiénes y qué somos... me encanta”.
 
Toma V:  Amor
Para Braga, no se trata de sexo, a pesar de los papeles sexy. Ella ama el amor y ha tenido a Robert Redford rendido a sus pies. Fidelidad, integridad y compasión son cualidades que busca en sus relaciones.

SB: “No creo que uno elija a una persona. Uno es sorprendido por el amor. Ha habido veces en que me he enamorado simplemente para estar enamorada. Lo que sí puedo decir es que mi mejor amigo es mi ex novio, Mark Lambert. Comprendí, gracias a él, que lo más importante en la vida, aparte de estar enamorado y de la pasión del amor, es tener verdaderas amistades”.

Toma VI:  Salud y belleza
A medida que envejece, Braga descubre que es más responsable con su cuerpo. No permanece durante tanto tiempo al sol como alguna vez lo hizo, bebe apenas moderadamente y rehúye al tabaco y a las drogas. Y duerme, por lo menos, ocho horas diarias.

SB: “Soñar es lo mejor que le puede pasar a una persona. Es como si una superproducción tuviera lugar en su cabeza. Y comencé tai chi. Es todo un nuevo universo. Yo estoy sana. Ésta es una gran etapa de aprendizaje en mi vida. No soy el producto final, no aún”.

Toma VI:  Salud y belleza
A medida que envejece, Braga descubre que es más responsable con su cuerpo. No permanece durante tanto tiempo al sol como alguna vez lo hizo, bebe apenas moderadamente y rehúye al tabaco y a las drogas. Y duerme, por lo menos, ocho horas diarias.

SB: “Soñar es lo mejor que le puede pasar a una persona. Es como si una superproducción tuviera lugar en su cabeza. Y comencé tai chi. Es todo un nuevo universo. Yo estoy sana. Ésta es una gran etapa de aprendizaje en mi vida. No soy el producto final, no aún”.

La escuela de la vida
Al igual que Sonia Braga, muchos hispanos han tenido que abandonar sus estudios.

Margaret Aguinaga
60, Ennis, Texas

“Los  jóvenes jamás piensan en el futuro ni en la  importancia de la educación. Uno quiere seguir al montón, aunque esté errado. Cuando mis amistades comenzaron a casarse y a abandonar la escuela, yo hice lo mismo. Ahora que tengo mi equivalencia, me siento digna”.

Tony Reyes
58, Woodbridge, Virginia

“Estaba enfadado por tener que dejar la escuela, pero sabía que estaba haciendo lo correcto [cuando mi padre perdió la vista]. Ojalá hubiera terminado, porque, de haberlo hecho, podría haber sido seleccionado más temprano en mi carrera para más ascensos y proyectos especiales”.

Lydia Rosa
54, Long Island, Nueva York

“La experiencia de ir a la universidad cuando nadie en mi familia lo había hecho fue algo nuevo. Al tener que lidiar con eso y compartir con mi hermana las tareas domésticas [después de que nuestra madre muriera], pensé: ‘No puedo hacer ambas cosas’. La decisión de dejar [mis estudios] fue el deseo de mi madre de que yo cuidara a los niños”.

 

___________________________________________________

¿Luchó usted por su educación? Encuentre discusiones y consejos prácticos en nuestro tablero de mensajes.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO