Skip to content
 

<i>Tower Heist</i>, risas ante la desgracia

Una comedia para el 99 % de la población que no es rica y sufre las consecuencias de los desmanes de Wall Street.

   

Director: Brett Ratner
Clasificación: PG-13
(mayores de 13 años y menores acompañados)
Duración: 104 minutos
Protagonistas: Eddie Murphy, Ben Stiller, Casey Affleck, Téa Leoni, Alan Alda y Matthew Broderick


In English | La comedia de embrollos Tower Heist (Un golpe de altura) no nos hará mejores personas y al final no habremos aprendido nada nuevo sobre la condición humana. Pero hay que reconocerle este mérito: nos permite disfrutar de la encantadora presencia de Alan Alda en un papel de verdad, más allá de una breve aparición, y la de Eddie Murphy interpretando a algo que no sea un burro hablante.

Vea también: Kevin Spacey y Demi Moore en Margin Call

Por ambas cosas hay que dar gracias, aunque Tower Heist se limita a colorear dentro de las líneas cuando debería garabatear a su gusto fuera de los márgenes. Hay momentos de mucha risa y, hacia el final, una situación verdaderamente emocionante, y sospecho que eso es exactamente lo que pretendían los cineastas.

Al estrenarse la semana después que la esposa e hijo de Bernie Madoff lo hicieron trizas y entregaron los restos ensangrentados a Morley Safer en el programa 60 Minutes, Tower Heist tiene un argumento muy oportuno: un legendario agente financiero llamado Arthur Shaw (Alda) ha sido detenido por despilfarrar los ahorros de miles de inversionistas, entre ellos los empleados de la elegante casa de apartamentos de Nueva York donde él ocupa el penthouse. Mientras que Shaw permanence bajo arresto domiciliario en el último piso, una variopinta colección de gente que este estafó se confabula para entrar a su apartamento, encontrar el alijo de dinero que están seguros tiene escondido y devolverse ellos mismos los fondos que les timó.

La simpática banda incluye al encargado del edificio (Ben Stiller), el conserje (Casey Affleck, excelente actor que aquí desempeña un papel por debajo de su condición), un corredor de bolsa venido a menos (Matthew Broderick) y una corpulenta camarera jamaiquina (Gabourey Sidibe, nominada para el Oscar, quien nos desgarró el alma en Precious (Preciosa)). Desde luego, ninguno de ellos nunca ha robado ni siquiera un beso, así que se buscan un verdadero delincuente de la calle llamado Slide (Murphy) para que los instruya en la comisión de robo de mayor cuantía.

Los torpes intentos del grupo de convertirse en bandidos —y la exasperación de Slide— provocan las mejores carcajadas del filme. En el papel de una bella agente del FBI que sospecha que algo se está tramando, Téa Leoni nos muestra de nuevo que es una de las más atractivas comediantes de la pantalla y suscita la eterna pregunta: ¿Por qué no vemos más a Téa Leoni?

Stiller representa el papel de estupefacto inocente mejor que nadie, y Affleck y Broderick compiten a ver quién se queda más boquiabierto.

Son Alda (de villano tan encantador que lo saca a uno de quicio) y Murphy (interpretando una versión de su avispado Alex Foley) quienes hacen que Tower Heist resulte más divertida de lo que era de esperar.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO