Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Las mujeres del sexto piso

En el París de los 60, unas criadas españolas le desordenan la vida a un matrimonio conservador.

In English | Las comedias románticas tienden a depender de tramas formulistas; pero en las hábiles manos del director francés Philippe Le Guay la fórmula se convierte en inspiración para una deliciosa comedia social. Ambientada en Francia a principios de los sesenta, donde la aparentemente insalvable brecha entre clases sociales se hace sentir, Las mujeres del sexto piso narra la historia de un grupo de criadas españolas que escapan del régimen de Franco en busca de una vida mejor en París. Las mujeres rentan minúsculos cuartos en el último piso de un edificio, propiedad del acartonado agente de bolsa Jean-Louis Joubert (protagonizado por Fabrice Luchini, cuya más reciente aparición para el público estadounidense fue en Portiche (2010), junto a Catherine Deneuve y Gérard Depardieu).

Vea también: La piel que habito, la última película de Pedro Almodóvar

Mujeres del sexto pisso

Foto cortesía de: Strand Releasing

Fabrice Luchini (izquierda) es un aburrido corredor de bolsa hasta que la criada española Natalia Verbeke le cambia la vida.

Joubert y su fría esposa Suzanne (Sandrine Kiberlain) llevan una protegida vida de confort burgués unos pocos pisos más abajo. Él trabaja en una corredora de bolsa fundada por su abuelo, y ella llena su día con citas en la peluquería, almuerzos y compras. Cuando su mucama de toda la vida los deja, la pareja decide contratar un reemplazo español. Entra María, interpretada con una mezcla de candor y chispeante ingenio por la actriz argentina Natalia Verbeke. Joubert se siente atraído de inmediato por esta nueva empleada, que sabe cómo llevar la casa y, a la vez, atender las constantes exigencias de Suzanne.

María también vive en el último piso. Esto lleva a Joubert a preguntarse, por primera vez, acerca de estas mujeres que limpian las casas de la clase alta francesa y hablan el idioma local con un gracioso acento.

"Viven encima de nosotros y no sabemos nada de ellas", comenta a su esposa de la alta sociedad, quien parece más perpleja por el despertar de su esposo de su habitual estupor que por cualquier interés en las criadas españolas.

Puede que la película de Le Guay recurra a la caricatura por momentos — las mucamas son fieles estereotipos españoles: emocionales, ruidosas e inexorablemente joviales; los franceses son estirados — , pero el resultado general es una comedia que alude a cuestiones más profundas sin darle al público en la cabeza con esos temas.

Inevitablemente, Joubert se enamora de María, pero casi en la misma medida se ve seducido por la vivacidad de las criadas, que lo invitan a ruidosas comidas donde el vino fluye y la paella abunda, y recurren a él por ayuda para cualquier asunto, desde arreglar un baño viejo hasta consejos sobre inversiones. A medida que Joubert se involucra más en sus vidas, se va apartando de su mujer, de su obsesión por redecorar el departamento y sus chismosas amigas.

Pero cuando todo en la historia parece apuntar hacia una dirección, el director Le Guay nos recuerda que no se trata de una comedia romántica de Hollywood destinada a un final feliz. El enamoramiento de Joubert con María no es recíproco, y ella tiene sus propios asuntos de familia no resueltos en España. Pese a que las nuevas amigas de Joubert parecen saber del problema de María, a él se le mantiene deliberadamente en la ignorancia. La forma en que este problema se resuelve aporta una nota sombría a una comedia que, de otro modo, sería totalmente liviana, y por eso mismo la vuelve más cautivante.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para más información sobre entretenimiento y descuentos. »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO